Teoría de la historia

Universidad Nacional de General Sarmiento. Instituto de Ciencias. Área de Historia. Director del área de investigación "Poéticas de la historiografía". BUENOS AIRES ❖ ARGENTINA

✍ La historiografía entre la República y la Nación. El caso de Vicente Fidel López [2005]

414969g0Roberto Madero propone en este libro un novedoso conjunto de perspectivas que busca complejizar las imágenes cristalizadas en torno de los modos de historiar de quien fuera una de las figuras fundacionales de la historiografía argentina: Vicente Fidel López. Madero procura desestabilizar el lugar de “mal historiador” que la historia de la historiografía argentina canónicamente le ha reservado a López en su contienda con Mitre, en particular, debido a su desdén por los documentos. Frente a ese juicio, el autor de este libro busca restituir historicidad al tema, reinscribiendo las prácticas de escritura histórica de López en las más abarcadoras que dan cuerpo a la figura del letrado. Así, el privilegio de la tradición oral y los relatos y memorias de miembros de la élite, como instrumentos legítimos para la reconstrucción del pasado, deben leerse como un resultado de la mayor autoridad que a los ojos de López surge del testimonio directo de las figuras patricias a las que tiene natural acceso; o, de un modo similar, la manera de juzgar hechos pretéritos con arreglo a los modos de la casuística -selección y juzgamiento de diversos testimonios en función de extraer una verdad sin la cual no se constituye un hecho- no es sino una extensión de los hábitos del letrado, entre los que el procesamiento de la realidad en términos jurídicos y el peso otorgado a la ley resultan configurantes del modo de aproximación a la historia de López. Esta relativización del paradigma -frecuentado por Mitre- de una verdad objetiva pasible de ser extraída de los documentos, se continúa en López en un apaciguamiento de la mirada romántica y organicista que asediaba sus escritos en torno a 1880, y que ciertamente preside la mirada de su contrincante. Un corolario de ello, que Madero escruta en sus matices, es la diferencia entre la historia mitrista -historia que es inevitablemente la historia del despliegue necesario de una nación- y la de López, en la que el marco de análisis ya no le ofrece la nación, sino una república elitista y porteñocéntrica que los diversos registros de escritura deben ayudar a consolidar políticamente.

[Martín BERGEL y Ricardo MARTÍNEZ MAZZOLA. “Roberto Madero, La historiografía entre la república y la nación. El caso de Vicente Fidel López, Buenos Aires, Catálogos, 2005” (reseña breve), in Prismas. Revista de historia intelectual (Bernal), nº 10, 2006, p. 290, col. b y c]

Anuncios

✍ The Poetry of History. The Contribution of Literature and Literary Scholarship to the Writing of History since Voltaire [1947]

12498060In the beginning was the word, and the word was a song, a song of war and victory. Poetry and history grew out of the same root, emotion and imagination; they were the inspired words of the seer, the heroic song of the bard, and they glorified the king or the Lord, for he had thrown the horse and his rider in the sea. The author of our book, however, does not deal with this primitive stage of history and poetry. He discusses “the contribution of literature and literary scholarship to the writing of history since Voltaire”, as is explained in the subtitle. The book has been called The Poetry of History because to the author “poetry seems the most adequate symbol for the quintessence of the human spirit”. Some readers might perhaps have their doubts about that, and the reviewer is one of them. Poetry may be described as the primitive or childish form of expression of the human mind, but it is hardly its quintessence or a symbol for its quintessence. But, after all, the reader need not spend too much time on the title, the choice of which was not very happy. Let him rather proceed to the book itself and there he will find a series of stimulating and delightful essays on some of the leading historians of the last 200 years who were also distinguisheda s men of letters, like Gibbon and Niebuhr, Renan and Michelet, Burckhardt and Green, and on some of the great men of letters who at the same time made contributions to the philosophy of history, such as Voltaire, Vico, Goethe, Herder and Carlyle. Voltaire was the great shatterer of tradition, the spiritual revolutionary who blazed a new trail. He reproached Bishop Bossuet for having omitted in his Universal History (1681) China and India, and for having spoken of the Arabs “only as a deluge of barbarians”. To Voltaire Christendom was not the entire human race. While ignorance reigned in Europe, and the West stood out darkly as a heap of crimes and follies, China and India had flourishing civilizations and the Arabs cultivated the arts and sciences throughout an empire from Baghdad to Granada. It will be interesting to note that an historian of science living in our times is still compelled to deplore the lopsidedness of the judgment of those who describe the 7th century as the nadir of the human mind, even though the first half of this century was a golden age in at least four countries: Arabia, Tibet, China and Japan (see Sarton, Introduction to the History of Science, I, 460). Some people like to date the beginning of our modern age with the discovery that the earth is not the center of the universe. It was a discovery of the same importance perhaps to discuss the Bible not as the absolute truth of revelation, as the hub of the spiritual world, but as a human work dealing with the history and literature of the Jews. In a sense, Voltaire may also be considered one of the pioneers of Biblecriticism. But whereas his theories were merely amateurish suppositions, Dr Neff uses the occasion −while discussing Herder− to give us a brief but excellent account of the rise of Bible-criticism as one of the great disciplines of the modern science of history (see pp. 51-64). Even as the two epics of Homer, so were also the historical books of the Bible transmitted by word of mouth for many centuries. Similarly, Jesus left nothing in writing, and Renan was justified in treating the New Testament as an example of popular literature and of the growth of legend out of oral tradition. The Gospels were composed by men who thought not in Greek but in Aramaic, and they told a story completely to the taste of the masses, a story “in which the priest is always wrong, respectable people are all hypocrites, the lawful authorities exhibit themselves as scoundrels and all the rich are damned”. The outbreak of the French revolution in 1789 moved the aging Gibbon to deplore the conspiracy of numbers against rank and property. Later historians, however, felt obliged to pay more attention to popular movements and changes in the social structure of the peoples. It was Michelet in particular who chose as his main theme the French masses, the oppressed populace, inarticulate but growing toward self-consciousness and self-defense. Dr Neff selected among the historians those who represent the highest synthesis of literature with historical genius and social consciousness, and he certainly displayed fine judgment and discernment in his selection. However, the reviewer is afraid that Voltaire and Gibbon, Renan and Burckhardt, and even Herder and Goethe will raise startled eyebrows when, all of a sudden, they will find in their company “the formidable and ambiguous figure” of Herr Oberlehrer Oswald Spengler. Even though a scholar and historian of the rank of Eduard Meyer described the Decline of the West as a lasting contribution to the scholarship and literature of the Germans (in Deutsche Literaturzeitung, 1924, nº 25), the reviewer feels strongly that this ambiguous figure does not belong in the circle of those illustrious philosophers and writers who are generally recognized as an ornament of the great Republic of Letters and whose brilliant ideas constitute the beauty and charm of Dr Neff’s learned and delightful volume.

[Solomon GANDZ. “Emery Neff, The Poetry of History, viii + 258 pp. New York: Columbia University Press, 1947” (reseña), in Isis. A Journal of the History of Science Society, vol. XXXIX, nº 3, agosto de 1948, pp. 198-199]

✍ El sentido del pasado en el Renacimiento [1969]

El sentido del pasado en el Renacimiento.inddEl historiador británico Peter Burke analiza cómo el Renacimiento inició una mirada al pasado basada en el rigor científico y el respeto a la cronología. De entre los acontecimientos que precipitan o acompañan la llegada del mundo moderno, el descubrimiento de la Historia -de la Historia tal y como hoy la concebimos-, es quizá el menos conocido. Panofsky relacionó oportunamente esta nueva perspectiva temporal con el hallazgo de la perspectiva pictórica, formulada por Filippo Brunelleschi. Y Erich Fromm recordaba, en imagen memorable, que los relojes de Nuremberg sólo comenzaron a dar los cuartos a principios del siglo XVI. Sin embargo, dada la magnitud de tal suceso, una visión anecdótica o parcial resultaría insuficiente, y debe ser el análisis historiográfico, como el que ofrece Burke aquí, el que clarifique una revolución -pues de una revolución se trata-, de la que somos sus inmediatos herederos y tributarios. Según Burke, el sentido de la Historia, la percepción del pasado, la propia temporalidad del tiempo, varían sustancialmente en entre los siglos XIV y XVI. De este cambio se derivaría una nueva forma de acercarse a los hechos que, para el hombre del medievo, resulta inconcebible. Pero resulta inconcebible no porque no existieran crónicas y libros de Historia en la Edad Media, sino porque el modo en que se narran los sucesos prescinde voluntariamente de lo que hoy llamaríamos verosimilitud y rigor científico. Para el hombre del medievo la Historia es un continuo en el que Carlomagno y César son émulos y compañeros en la flor de la caballería. Por los mismos motivos, los hechos de las Escrituras se darán en ese tiempo sin tiempo de los mitos. Para Spinoza, sin embargo, y para toda la historiografía posterior, la Biblia será sólo un documento histórico. Un documento de primer orden, si se quiere; pero documento al cabo y obra de los hombres. ¿Qué ha ocurrido, pues, para que la percepción del pasado se deslice desde la acogedora, desde la promiscua intemporalidad del mito a la minuciosa cronología moderna? Burke advierte un primer cambio en la figura de Petrarca y su admiración por la Antigüedad pagana. Porque son, en efecto, el redescubrimiento de la cultura clásica, junto a la emulación de historiadores como Heródoto y Tito Livio, los que propician, en definitiva, tanto un mayor respeto a la cronología y los hechos, como la súbita conciencia de que la Antigüedad es antigua. Vale decir, irrecuperable, nebulosa, sumida en una profundidad histórica. Se da así la circunstancia, paradójica en apariencia, de que la admiración por el mundo clásico fue lo que reveló al hombre del Renacimiento la enorme distancia que lo separaba de su objeto de admiración. Si a ello le añadimos el nuevo modo en que el Renacimiento observa y analiza la Naturaleza, comprenderemos que la labor histórica del mundo moderno era una subespecie de la ciencia, adornada con sus mismas virturdes: la exactitud, el distanciamiento, la veracidad, unidos al análisis de las causas. Solo más tarde, en el XVIII, los historiadores tendrán en cuenta el clima, la417NT6AwmdL._SL500_ cultura, el idioma, la religión y cuantos factores hoy se consideran determinantes de los acontecimientos históricos. No en vano, Gianbattista Vico, que fue junto a Herder el padre de esta nueva concepción del pasado, llamará a su método la Ciencia Nueva. Un método que daría pie a la historiografía romántica del XIX, y del que es fácil calcular sus implicaciones. Quedan por explicar, en cualquier caso, las causas de aquel interés por la Antigüedad del Renacimiento, así como ese nuevo aislamiento en el que el hombre se situó para escrutar objetivamente la Naturaleza y el Pasado, el espacio y el tiempo. Por el propio objeto de estas páginas, Burke sólo apunta sumariamente dichas causas. Causas que el gran historiador de la Cultura analiza con mayor detención en su obra El Renacimiento, y entre las que se incluyen el auge de las ciudades-estado, la Reforma, la imprenta, el descubrimiento de América, la caída de Constantinopla, el Saco de Roma y otro número de sucesos del que saldrá, trémulo y sobrecogido, el hombre moderno. Un hombre que, como recuerda Burckhardt y Burke repite, no es sólo ya un súbdito, un fiel, un miembro de la gleba. Se trata, nada menos, que de un individuo. De dicha individualidad se derivará, necesariamente, un concepto agónico del tiempo. Se derivará una temporalidad, una historicidad y, en suma, un modo profundo y lejano de contemplar a quienes le precedieron en otra hora del mundo.

[Manuel Gregorio GONZÁLEZ. “La hendidura del tiempo”, in Diario de Sevilla, 11 de abril de 2016]

✍ La mesa está servida. Doña Petrona C. de Gandulfo y la domesticidad en la Argentina del siglo XX [2013]

9789876284035Su libro “Las recetas de Doña Petrona” se publicó por primera vez 1934, vendió más de 3 millones de ejemplares y fue la Biblia culinaria de varias generaciones de mujeres. Por aquel entonces el colesterol no se había convertido todavía en un fantasma generador de culpa gastronómica, por lo que Petrona C. de Gandulfo practicó una cocina de la abundancia rica en manteca, huevos y otros ingredientes que hoy se han transformado en los archienemigos de las arterias. Sus recetas dan cuenta de la forma de comer de los argentinos en el siglo XX, pero, según parece, también de otros datos de orden sociológico. El año pasado, en “Delicias y sabores” la socióloga Andrea Matallana, leyó a través de sus recetas desde el fenómeno de la inmigración hasta el peronismo. Recientemente la editorial Edhasa publicó “La mesa está servida” de Rebekah E. Pite, Doctora en Historia y Estudios de mujeres por la Universidad de Michigan. “En 2002 –cuenta la autora– en uno de mis viajes a Buenos Aires un sabio librero de los que abundan en las librerías de usados de la Ciudad depositó una copia de El libro de Doña Petrona en mis manos. (…) ‘Este es el libro de cocina que usted anda buscando’, me explicó. ‘Es la Biblia de la casa.’ Yo era una académica en los Estados Unidos, empecinada en convertirme en una historiadora de la Argentina, pero nunca había oído nombrar este libro de cocina y no estaba segura de que el librero me dijera la verdad. Compré el libro (…) y muy pronto descubrí que, publicado por primera vez en 1934, había tenido más de 100 ediciones. En Buenos Aires, la gente me explicaba que ‘estaba en todos los hogares argentinos’ y yo me preguntaba si eso era posible: pero a la vez pensaba qué podía contarnos ese libro de cocina, y todo lo que se decía de él y de la mujer que lo escribió, sobre la Argentina del siglo XX’. El libro es a la vez una biografía y un estudio sobre cuestiones de género, de consumo y de política”. Para la autora, 1930 fue un año clave. Si hasta entonces la cocina era para la mujer es un saber heredado de generación en generación o el resultado de una práctica que se iba perfeccionando a fuerza de prueba y error, ya existía una carrera de ecónoma, aunque estaba más pensada para las empresas que para los hogares. Ya a fines de los años ’20, Doña Petrona trabajaba en su profesión en una compañía británica, pero era todavía una perfecta desconocida. Según Pite, durante la llamada “década infame” el componente conservador no se limitó a la política sino que influyó 51RKzRjRi8L._SY344_BO1,204,203,200_en la vida doméstica misma. Un artículo de la revista El Hogar de 1931, citado por la autora, resume este criterio: “el hombre aporta el dinero de su trabajo. La mujer, por su parte, mediante su concurso asiduo y su infatigable previsión debe duplicar el valor de estas ganancias y traer el bienestar a la casa”. La palabra “debe” señala el carácter obligatorio del rol instituido socialmente a la mujer en el hogar, y para cumplirlo con eficacia la cocina es un punto clave. El éxito del libro publicado en el ’34 y la posterior aparición de la televisión sellaron la consagración de Petrona, aunque siempre trabajó para adaptarse a la demanda de los tiempos. Su libro de cocina económica, por ejemplo, fue una respuesta a las demandas de sus seguidoras. Siempre encontró el modo de nadar a favor de la corriente. Para conmemorar la victoria argentina en el Mundial de Fútbol de 1978 puso una fotografía de su Torta Mundial en la tapa de la edición ’73 de su famoso libro y la preparó en vivo ante las cámaras de televisión. La adaptación a las circunstancias políticas fue uno de los ingredientes de sus platos y de su éxito.

[Mónica LÓPEZ OCÓN. “Doña Petrona, diva de las ciencias sociales”, in Tiempo Argentino (Buenos Aires), 14 de mayo de 2016]

✍ Historia y mito de la Revolución francesa [1988]

UnknownPara los historiadores la Revolución francesa no es hoy exactamente lo que fue ayer. No obstante disponían desde hace mucho tiempo de una explicación seductora. El suceso de 1789, episodio máximo del ascenso de la burguesía en Occidente, provenía, en primer lugar, de la lenta debilitación de la aristocracia feudal bajo el peso del desarrollo capitalista. El progreso del pensamiento de la Ilustración había expresado, sobre el plano de las ideas, transformaciones económicas y sociales, mientras que la crisis de la monarquía francesa del Antiguo Régimen estaba atada a la incapacidad de adaptarse a él. La Revolución de 1789 había correspondido, después de una imprudente provocación aristocrática, al éxito de una burguesía apoyada por el pueblo. El nuevo orden que resultó de ello llevó, en un principio, esa doble huella. No obstante tuvo que enfrentarse al desarrollo del espíritu revolucionario y también a las consecuencias de su enfrentamiento con Europa. Así pues, en 1792 empezó una segunda Revolución francesa, que condujo a la proclamación de la República, a la dictadura del Comité de salvación pública y al Terror. La caída de Robespierre sólo impulsó a la incapacidad de la burguesía dirigente a fundar un régimen político estable hasta el golpe de Estado de Bonaparte en 1799. Pero ése pudo construir unas estructuras inéditas sobre la base de la obra revolucionaria, destructoras de la antigua sociedad corporativa. En un mundo dividido entre la expansión de sus ideas y las de la reacción, la Francia de la libertad y la igualdad proponía a los pueblos la imagen de su porvenir (1). Esos proyectos, que se imponen siempre a la mayoría del gran público, se ligaban al conjunto de una tradición favorable a la Revolución. De acuerdo en ese punto, los liberales y los socialistas lo estimaron constantemente necesario, a la vez que bienhechor. Esa fue, desde un principio, la opinión de Barnave o de Madame de Stael. Bajo la Restauración, Mignet, Thiers y Guizot vieron en el suceso de 1789 el acto fundador del inevitable dominio burgués. Los historiadores románticos, como Michelet, sólo añadieron a ese juicio la situación de las dimensiones populares y nacionales de la Revolución. En el momento de la fundación de la Tercera República, esa transfiguración épica condujo directamente a la visión de Aulard que identificaba la historia de la Revolución francesa con la elaboración de las ideas democráticas del siglo XIX. Junto a esa corriente liberal, luego republicana, creció la del socialismo, más admirador de los jacobinos y más comprensivo de las necesidades del Terror. Hacia 1900, Jaurès añadió al aspecto político de esos análisis la aplicación de las tesis de Marx a la Revolución, tesis relativas a la importancia de los fenómenos económicos y sociales. Dirigido por la Sorbona y difundido por los manuales escolares, el relato emocionado, a la vez que detallado, de los sucesos revolucionarios de 1789 a 1794 ha dominado realmente nuestra conciencia histórica durante la primera mitad del siglo XX. ¿Cuántos lectores de Mathiez no se han sentido unos Saint-Just o unos Robespierre? ¿Cuántos, después de 1917, o todavía más, luego de la Segunda Guerra Mundial, no han visto en la Revolución rusa y su ineluctable triunfo universal, la realización tan esperada de las promesas proféticas de 1793? Es lo mismo que decir, el desgarramiento de sus costumbres mentales por la revisión historiográfica actualmente en curso. Se debe sobre todo a los investigadores anglosajones, desde hace una veintena de años, una renovación casi completa de nuestras perspectivas sobre los orígenes, el desarrollo y los resultados de la Revolución. El dinamismo de los departamentos universitarios de Estados Unidos o de Gran Bretaña, recoge unos frutos análogos a los que se hallan en otras disciplinas. Sería estúpido sentirlo o que nos irritara debido a un nacionalismo estrecho (2). Durante largo tiempo se ha limitado ese ensanchamiento de la problemática a la tesis que propone ver, en la Revolución francesa, un simple episodio de un vasto movimiento atlántico que, a finales del siglo XVIII, estremeció al conjunto de las sociedades aristocráticas en los países de civilización europea. Más fecundo había sido el asalto frontal, dirigido por Alfred Cobban a partir de 1955, contra la interpretación clásica de 1789. Este historiador inglés rehusaba llamar “burguesa” a una Revolución que jamás había sido dirigida por los representantes del capitalismo mercantil o industrial. Y amplió esa crítica estimando que, durante toda la Revolución, la mayor contradicción había opuesto no a la burguesía a la nobleza o41V7KVDRZZL._SX282_BO1,204,203,200_ a las clases populares, sino el mundo del campo al de las ciudades (3). El despliegue de encuestas o de hipótesis que siguió durante una veintena de años, más allá de la Mancha y del Atlántico, contribuyó a renovar completamente nuestra comprensión de los sucesos acaecidos en Francia entre 1787 y 1799. Ya no se cree, por ejemplo, en la imagen de una nobleza “feudal” decadente y atada al pasado ni tampoco en la lucha contra ella, desde hace mucho, por una burguesía “ilustrada”. Se ha aprendido a relacionar los levantamientos populares, urbanos o rurales, de la época revolucionaria, con la larga y secular práctica, bajo el Antiguo Régimen, de la impugnación y de la sublevación. Se ha puesto en duda la índole reformadora de la monarquía francesa del siglo XVIII así como el carácter reaccionario de la aristocracia de ese tiempo (4). Hoy en día se comprende más el aspecto minoritario de los grupos que, a partir de 1789, fueron responsables de los principales episodios revolucionarios, así como la importancia de las oposiciones que encontraron frecuentemente en las distintas regiones del país. Al radicalizarse, la Revolución multiplicó los descontentos: acabó por movilizar a las masas tanto contra ellas como a su favor y desde esta perspectiva, la contrarrevolución en si misma y por las reacciones que ocasionó, parece constituir el elemento politico más importante del período revolucionario. Sus dirigentes aparecen como bajo el influjo de una crisis generalizada que, en gran parte, ellos habían provocado y que no pudieron dominar más que imperfectamente al precio de una violencia a menudo ciega. Su incapacidad de dar una salida constitucional legal a la Revolución, nació de esa situación y condujo al establecimiento de la dictadura de Napoleón, producto y heredero de una fase de desintegración del poder, más que de los principios de 1789. Su reconstrucción autoritaria no olvidó jamás la lucha contra los enemigos del interior y del exterior, inaugurada en tiempos del Terror (5). El período revolucionario, estudiado sin prejuicios nacionales, se parece menos a la instauración gloriosa de un nuevo orden, que a la más espantosa y contusa de las guerras civiles. Esa constante científica había sido establecida ya, de manera polémica, por la corriente historiográfica hostil, desde siempre, a la Revolución francesa. La ha denunciado constantemente como inevitable y maléfica, alternativamente. De ahí, sobre el primer punto, la tesis cómoda del complot, faccioso o masónico, presentado desde los orígenes por Rivarol o Barruel. Esa hipótesis conspiradora, conforme a una mitología política universalmente extendida, hubo de ser renovada a principios de este siglo por Augustin Cochin, atribuyendo a la influencia mecánica de las sociedades pensantes, el conjunto de los discursos y de las prácticas revolucionarias que desde 1788 hasta 1794 (6) dominaron a Francia. La cima de la denuncia de la Revolución se halla, por otra parte, en la obra de Taine aparecida entre 1876 y 1893, en la que el historiador de los “Orígenes de la Francia contemporánea” estigmatiza la anarquía popular y a la vez la dictadura jacobina o napoleónica. Es cierto que ese pesimista, más biólogo que sociólogo, consideraba que las fallas del Antiguo Régimen conducían necesariamente a su caída y a la construcción deplorable del Estado moderno (7). Parte de ese análisis no habrá de ser retomado por los sucesores a los cuales la Acción francesa había enseñado a venerar la monarquía. Entre ellos, Gaxotte opuso a los éxitos de la realeza declinante el sistema estúpidamente “comunista” establecido en 1793 (8). El eco de esas exageraciones no llena hoy en día, por casualidad, las columnas de los periódicos o las emisiones de la televisión. En 1981, momentáneamente victoriosa sobre el plano político, la izquierda ya no ocupa en el mundo intelectual francés la posición dominante que tuvo durante largo tiempo. Su prolongada idolatría a la Revolución, lógicamente se vuelve contra ella. Y a la hora peligrosa del bicentenario, son muchos los que vuelven a hallar, contra la obra descristianizadora y terrorista de los años 1790, los acentos de un Joseph de Maistre dirigidos contra Satán. Las desilusiones derivadas del destino prosaico u horrible de las revoluciones del siglo XX facilitan también esa tarea. No obstante, sería un error utilizar sin crítica, al servicio de tal empresa, las investigaciones recientes sobre la Revolución de 1789. Rasgando el ícono, ellas no han hecho más que hacer resaltar su grandeza y su importancia, puesto que, para lo mejor y para lo peor, buena parte de nuestras divisiones ideológicas y de nuestras aspiraciones políticas han nacido en esa década sorprendente. Sin detenernos en enfrentamientos estériles, puede ser útil indicar hasta qué punto nuestros conocimientos sobre eso han progresado en poco tiempo. Es la gran ley de la investigación y todos los historiadores se han solidarizado con este trabajo. El gran público los conoce, sobre todo, por sus discusiones más o menos altisonantes. En Francia, han opuesto a los detentadores de la interpretación tradicional, relacionados de maneras diversas con el marxismo, a François Furet y a sus amigos. El autor de “Penser la Révolution française”, no se ha contentado con difundir las tesis de Cobban y de sus sucesores. Seguro de sus conocimientos en la historiografía de los siglos XIX y XX, nos ha pedido a propósito de 1789, dejar de conmemorar un patrimonio o de pronunciar un anatema (9). Ese llamado a privilegiar, imitando a Tocqueville (10), la difícil conceptualización de la Revolución francesa, continuidad y ruptura al mismo tiempo, recupera, de hecho, la rica cosecha de nuevas interpretaciones aportadas por los historiadores anglosajones de las últimas décadas. Poco marcados por las tradiciones ideológicas de la lucha entre el comunismo y sus adversarios, han sido más sensibles que nosotros al peso de las circunstancias y al de las variantes regionales, a la importancia de la contrarrevolución popular, lo mismo que a gran número de hombres y grupos, decepcionados por la Revolución. Una tal resurrección, más concreta, más individual y más afecta a la vez a las múltiples contradicciones de una sociedad que distaba de someterse al gran teatro parisiense, parece preferible a nuestras discusiones habituales, relativas a la naturaleza de clase de la Revolución o al origen del “discurso revolucionario”. Tales búsquedas no tienen nada que ver con las preocupaciones actuales de algunos 41jc5C5edHL._SX323_BO1,204,203,200_impacientes por acabar con la Revolución y por enterrarla lo más pronto posible. Siempre viva, da lugar, en efecto, a debates científicos que más bien son testimonio de su fecundidad. Son ésos los que pretendemos resumir en las páginas siguientes. No tienen más ambición que la de la inquietud pedagógica de vulgarizar conocimientos, adquisiciones o hipótesis, que no se encuentran a menudo más que en trabajos sólo accesibles a los especialistas. La información objetiva nos parece más importante a la hora de la celebración del bicentenario, que la polémica estéril. La reflexión sobre la Revolución no gana nada, por ott:a parte, con ser ahogada en la perspectiva ecuménica o en el enfrentamiento ideológico. Nuestra modesta contribución a la difusión de investigaciones recientes, que la conciernen, desearía mostrar su convergencia. La Revolución francesa, bajada de su pedestal mítico y reducida a sus realidades complejas, no es sino más interesante para todos aquellos que desean comprender una de las fuentes más importantes de la historia contemporánea.

NOTAS. (1) Georges Lefebvre, La Révolution française, PUF, 1951. (2) Alice Gérard, La Révolution française. Mythes et interprétations (1789-1970), Flammarion, 1970. Según Jeremy Popkin, “Recent West German Work on the French”, JMH, 1987, pp. 737-750, los historiadores actuales de Alemania occidental insisten en la oposición entre Ilustración y Revolución así como niegan el carácter fundamentalmente “burgués” de la segunda. Buena presentación de Barnave, sobre todo como historiador de la Revolución, en François Furet, Dictionnaire critique de la Révolution française, Flammarion, 1988, pp. 206-215. Cf. para Guizot, ibid., pp. 967-973. F. Furet, ibid., pp. 979-997, proporciona un excelente punto de vista de la “Histoire universitaire de la Révolution”. Cf. para Jaurès, Mona Ozouf, ibid., pp. 998-1007; para Michelet, F. Furet, ibid., pp. 1030-1040. (3) Alfred Cobban, Le sens de la Révolution française, Julliard, 1984. George C. Comninel, “Rethinking the French Revolution. Marxism and the revisionist challenge”, Verso, 1987, reconoce, desde un punto de vista marxista, el carácter insostenible de la tesis clásica que interpreta a 1789 como una revolución burguesa. Atribuye este error de Marx a la demasiado grande influencia ejercida en él por historiadores liberales como Mignet o Guizot. Interesante informe de esta obra es el de Gwynne Lewis en el Times Literary Supplement, 11-17 de marzo de 1988. Bajo el rubro “en curso de revisión”, él recuerda con buen sentido que el conjunto de las interpretaciones de la Revolución francesa está sometido a la verificación constante por la investigación de primera mano. Cf. después de eso las observaciones de Bill Edmonds, “Successes and excesses of revisionist writing about the French Revolution”, European History Quarterly, 1987, pp. 195-218. (4) William Doyle, Origins of the French Revolution, Oxford University Press, 1980. (5) Donald M. G. Sutherland, France 1789-1815: Revolution and counterrevolution, Fontana, 1985; cf. Jacques Godechot, RH, 1986, pp. 197s. Importante contribución bibliográfica a este tipo de renovación historiográfica en R. J. Caldwell, The era of French Revolution, Garland Publishing, 1985. Como útil instrumento de trabajo véase Jean Tulard, Jean-François Fayard y Alfred Ferrio, Histoire et dictionnaire de la Révolution française 1789-1799, Robert Laffont, 1987. Se sabe también que Colin Lucas dirigió la impresionante publicación de 1.000.000 de microfichas y de 35.000 retratos para Pergamon Press con el título de The French Revolution research collection and video-disk, la cual aparecerá de 1989 a 1992. L’État de la France pendant la Révolution, publicada bajo la dirección de Michel Vovelle, en Éditions La Découverte, en 1988, da una buena idea de la evolución reciente de la historiografia. Véase en este sentido Gwynne Lewis, EHR, 1988, pp. 746s. Útil film de los sucesos en Jean Favier, comp., Chronique de la Révolution, Larousse, 1988. (6) Augustin Cochin, L’esprit du jacobinisme. Une interprétation sociologique de la Révolution française, PUF, 1979. Interesante testimonio de la permanencia de la hostilidad intelectual hacia la Revolución en Vu de Haut, núm. 5: “1789: l’injustice”, Éditions Fideliter, 1986; allí colaboran historiadores tan serios como René Pillorget o Jeau de Viguerie. (7) Hippolyte Taine, Les origines de la France contemporaine, 2 vols., Laffont, 1986. Un punto de vista sensible y diferente es el de Mona Ozouf en su Dictionnaire critique de la Révolution française, Flammarion, 1988, pp. 1061-1071, de ese “monumento medio arruinado”. Ella observa que su autor “ha puesto al día ideas que nosotros reconocemos todavía”: “la amenaza que hacen pesar sobre la experiencia democrática el aislamiento y el anonimato que confiere a los individuos” y también “la extrema fragilidad del tejido culturar”. Es verdad que Taine anuncia, ya desde entonces el triste siglo de Lenin y de Hitler cuando muestra que Robespierre asemeja a los prisioneros del año II con “inmundicias” o “desechos de la humanidad” y a las vandeanas fusiladas, desnudas, por decenas, en cadáveres apilados. (8) Pierre Gaxotte, La Révolution française, reedición universitaria de Jean Tulard, Fayard, 1975, nuevamente reeditada en 1988 por Éditions Complexe, con una presentación y notas complementarias. (9) François Furet, Penser la Révolution française, Gallimard, 1978. Excelente introducción a los debates más recientes en T. C. W. Blanning, The French Revolution aristocrats versus bourgeois?, Mac Millan, 1987. Blanning ve a la Revolución más como una transformación política, con consecuencias sociales, que a la inversa. Véase también, Louis Trénard, “Le bicentenaire de la Révolution française”, L’Information Historique, 1988, pp. 26-32, y François Furet y Mona Ozouf, comps., Dictionnaire critique de la Révolution française, Flammarion, 1988. El primero de estos autores acaba igualmente de presentar “La Révolution de Turgot à Jules Ferry, 1770-1780, Hachette, 1988. (10) Alexis de Tocqueville, L’Ancien Régime et la Révolution, 2 vols., Gallimard, 1952-1955. Un muy buen punto de vista es el de F. Furet sobre Tocqueville en su Dictionnaire critique, cit., pp. 1072-1084.

[Jacques SOLÉ. Historia y mito de la Revolución francesa. México: Siglo XXI, 1989, Introducción, pp. 13-29]

A %d blogueros les gusta esto: