➻ Antonello Gerbi [1904-1976]

por Teoría de la historia

GerbiEl historiador italiano Antonello Gerbi se ha hecho famoso por haber escrito “La naturaleza de las Indias Nuevas”, una obra voluminosa, traducida a numerosos idiomas, dedicada a criticar los prejuicios que los pensadores europeos del siglo XVII y XVIII tenían acerca del hombre americano. El título original de esta obra ha sido “La natura delle indie nuove”, y fue publicada por primera vez en Milán, en 1975. Ha sido traducida al español, bajo el título “La Naturaleza de las Indias Nuevas. De Cristóbal Colón a Gonzalo Fernández de Oviedo” y publicada por el Fondo de Cultura Económica en 1975, 1978 y 1992. Se podría decir que es la obra más difundida de un americanista europeo, y es un clásico entre los estudiosos de la historia de las ideas. Sin embargo, durante su estadía en Perú, entre los años 1938 y 1948 escribió también valiosos estudios sobre la economía peruana, que lamentablemente son poco conocidos y difundidos. Esta nota pretende aclarar la figura de este personaje y el significado de su obra. Antonello Gerbi nació en Florencia, el 5 de mayo de 1904. Era miembro de una familia judía, aunque él mantuvo distancia frente a la religión judaica y no la profesaba. Su padre, Edmo Gerbi, pertenecía a una antigua familia de banqueros toscanos. Antonello fue educado en la clásica tradición humanística italiana: Realizó estudios de derecho y de historia en Roma y Milán. Desde joven tuvo contactos con los altos círculos intelectuales; inició sus colaboraciones escribiendo en el periódico La Giustizia de Milán, que era dirigido por su tío Claudio Gerbi, militante del Partido Socialista Italiano. En 1928 publicó su primer libro “La política del Settecento. Storia di un’idea”, que era su tesis; obra que fue publicada con el beneplácito de Benedetto Croce, con quien Gerbi estrechó amistad. Entre 1929 y 1933 Gerbi estudió en Alemania e Inglaterra, desde donde enviaba artículos y crónicas a periódicos italianos. Sus escritos de esos años trataban sobre la caída de la república de Weimar y sobre las libertades políticas en Inglaterra; han sido reunidos en un volumen titulado Germania e dintorni, 1929-1933 (Ricciardi Editori, 1993). En 1932 publica otro libro, producto de sus investigaciones históricas: “La política del Romanticismo. Le origini”. El año de 1932 fue clave para Gerbi; ingresó a trabajar en la Banca Commerciale Italiana, la mayor entidad financiera de Italia, donde ocupó el cargo de Director de la Oficina de Estudios. Este hecho es ilustrativo de la actitud de los banqueros italianos de entonces, que privilegiaban la formación humanística entre sus funcionarios. Cuando en 1938 se promulgaron leyes raciales en Italia, que instigaban a los judíos, un alto funcionario del banco, Mattioli, lo “invitó” a viajar al Perú para atender una solicitud del entonces Banco Italiano de Lima, que estaba asociado a la Banca Commerciale. La solicitud consistía en el envío de un investigador para que escribiera un libro sobre la economía peruana, en ocasión del cincuentenario del Banco, que se cumplía en 1939. Gerbi aceptó el encargo, pensando que se trataría de un viaje relativamente corto, pues aún no presagiaba el recrudecimiento de las leyes raciales ni el estallido de la Guerra mundial. Un detalle interesante es que, para poder trabajar en la Banca Commerciale, Gerbi se había tenido que inscribir en el Partido Fascista italiano; esa era prácticamente una condición indispensable para desempeñar altos cargos en instituciones italianas durante esos años. Hay que tener en cuenta que en esos años el fascismo no tenía las connotaciones represivas que adquirió posteriormente; además muchos funcionarios e incluso intelectuales italianos, fingían adherir al fascismo para conservar sus empleos. Esta actitud ha sido denominada como “nicodemismo”, en relación a la actitud de Nicodemo, un pensador de la antigüedad, que fingía sus ideas para evitar la represión. A pesar de esa aparente adhesión, Gerbi fue eliminado del partido fascista e incluso se le obligó a renunciar al judaísmo. Es que en 1938 hubo un recrudecimiento del régimen político en Italia y se dictaron leyes que impedían que ciudadanos judíos pudiesen desempeñar cargos públicos. Gerbi asumió el encargo de viajar al Perú y preparó con esmero su estudio. Tan así que antes de venir aquí realizó un viaje de estudio a París y Londres, para recabar información acerca del Perú, en Bibliotecas y archivos especializados. En setiembre de 1938 se embarcó hacia el Perú, pero hizo escala en Nueva York, donde visitó Bibliotecas de esa ciudad y de Boston. Con el material así reunido, prosiguió su viaje hacia el Perú, donde llegó en noviembre de 1938. Estando en Lima, Gerbi inició su trabajo en el Banco Italiano, y rápidamente comprende que su estadía aquí no sería corta, como inicialmente tenía previsto, pues es sorprendido por el estallido de la Segunda guerra Mundial; la persecución contra los judíos se había hecho más dura, motivo por el cual su padre y su hermano debieron salir de Italia y se dirigieron a Estados Unidos. En Lima, Gerbi acometió el encargo que le diera el Banco Italiano y realizó una importante labor de acopio de información y de análisis, para escribir el libro El Perú en marcha. Ensayo de geografía económica, obra publicada en conmemoración del quincuagésimo aniversario de ese Banco, que en 1942 pasó a denominarse Banco de Crédito. Cabe destacar que este volumen no se detiene a estudiar la economía peruana, sino que abunda en aspectos históricos y referencias al pensamiento de autores clásicos. Allí Gerbi hace gala de su erudición y hace interesantes aportes, en función de la información que había recogido en las principales bibliotecas europeas y norteamericanas. Según Porras Barrenechea, en sus Fuentes históricas: “Antonello Gerbi ha trazado en su libro El Perú en marcha, publicado modestamente como ensayo de geografía económica, la más armoniosa y vertebrada síntesis de geografía e historia peruanas escrita hasta hoy, en que se funden los datos de la geografía física, del proceso ecológico, humano y social… Ha descrito en prosa admirable, por su claridad y elegancia, el paisaje de la costa, la sierra y la montaña, con aciertos sobre sus peculiaridades geológicas o climáticas; suya es la expresión sobre la juventud de los Andes peruanos y el vigor juvenil de sus ríos sobre un territorio gigantesco en que la erosión no ha hecho todavía su acción corrosiva… Es notable su síntesis de la evolución histórica del Perú y de los aportes indígenas, españoles y republicanos, hecho con astucia sociológica y fino instinto histórico”. Lamentablemente, el libro “El Perú en marcha”, es una rareza bibliográfica y no es suficientemente conocido entre investigadores peruanos. Luego de escribir ese libro, Gerbi siguió acumulando una gran cantidad de información sobre el Perú, que le sirvió para publicaciones posteriores como, por ejemplo, “Viejas polémicas sobre el Nuevo Mundo”, ensayo que fue publicado por primera vez en el Perú a fines de 1943, en la revista Historia, dirigida por Jorge Basadre. Posteriormente amplió ese libro, titulándolo La naturaleza de las Indias nuevas. En esta obra, Gerbi polemiza con Hegel, De Paw y otros intelectuales europeos del siglo XIX que emitieron juicios negativos sobre los indígenas americanos. Igualmente con autores contemporáneos que permanecían aferrados al eurocentrismo y tenían opiniones negativas de la raza indígena. Como escribió en la introducción de esa obra: “El estímulo a profundizar mi investigación se dio en 1938 cuando residí en América Latina, donde oía continuamente hipérboles y calumnias en contra del Nuevo Mundo”. En realidad, Gerbi combinaba su trabajo en el banco, para hacer estudios económicos, con su interés de hacer estudios históricos. En los años siguientes publicó, en Lima, Mito y fortuna del Perú (1943). Y al año siguiente, en 1944; Caminos del Perú. Historia y actualidad de las comunicaciones viales. Este último trabajo es considerado por los expertos como el mejor estudio sobre las comunicaciones en el país, donde no se limita a reseñar las obras construidas, sino que hace un análisis histórico de la importancia que los pensadores peruanos dieron a las comunicaciones y el significado que ellas tienen en la evolución del Perú. En 1940 Gerbi viajó a Nueva York, donde tomó contactos con líderes del movimiento antifascista en el exilio y también con representantes académicos norteamericanos, que le encargaron estudios sobre la situación peruana. De regreso de ese viaje, trajo consigo a su padre Edmo, quien falleciera en Lima, en 1944. También en 1940 llegó a Lima, su novia, Herna Schimmerling, que era austríaca. Herna había huído de Austria, pero sus padres fueron apresados y solo al final de la guerra se enteró que habían sido muertos en campos de concentración. En Lima nacieron los dos hijos de Gerbi: Daniel, en 1941; y Sandro, en 1943. En 1945 Gerbi realiza un nuevo viaje a Nueva York, para reunirse con su hermano así como con dirigentes del nuevo gobierno italiano, que realizaban gestiones orientadas a restablecer la economía italiana luego de la catástrofe de la guerra. También toma contacto con autoridades académicas norteamericanas para las cuales enviaba, desde Lima, informes sobre la situación peruana, en especial un informe sobre la colonia japonesa en Perú, que fue publicado en Estados Unidos. Gerbi retornó definitivamente a Italia, en 1948, donde pudo retomar su cargo de Director del Departamento de Estudios de la Banca Commerciale. Sin embargo, no abandonó sus estudios humanísticos, editando sucesivas ediciones de su libro más famoso: “La naturaleza de las indias Nuevas”, que se ha convertido en un clásico de la historia de las ideas. Se podría decir que en ese volumen, Gerbi realiza una suerte de venganza intelectual, frente a la intolerancia étnica. Su crítica a la intolerancia de los intelectuales europeos del siglo XVII y XIX frente al hombre americano, era una forma de criticar también las ideas racistas que habían surgido con fuerza en Europa en las décadas previas al conflicto mundial. En realidad, toda su obra es un alegato a favor de la tolerancia étnica y una crítica al racismo, del cual fue víctima. Estando en Italia, Gerbi no dejó los estudios peruanistas: escribió un valioso ensayo de historia “Il Perù, una storia sociale. Dalla conquista alla seconda guerra mondiale”, publicado póstumamente en 1994. Se trata del mejor libro de historia del Perú escrito en Italia. Su ingente obra hizo de Gerbi el mayor americanista italiano y un referente para el ambiente académico internacional en relación con el Perú. Falleció en las cercanías de Como, el 26 de julio de 1976. Un detalle anecdótico de su estadía en Perú es que, el día de su partida de Lima, casi pierde el avión, pues a última hora el Presidente Bustamante y Rivero lo llamó para entregarle personalmente la medalla de la Orden del Sol, la máxima condecoración que otorga el Estado Peruano. Sin duda, esa condecoración le fue entregada tras sugerencia de Jorge Basadre, que entonces era Ministro de Educación; fue el intelectual peruano más cercano a Gerbi y apreció mucho su producción intelectual. Recientemente vino a Lima Sandro Gerbi, uno de los hijos de Antonello. Pudo ver la ciudad donde había nacido y de donde salió siendo niño. Trajo consigo un libro escrito por él: “Raffaele Mattioli e il filosofo domato”, que es una biografía de su padre, donde narra detalles que aquí desconocíamos sobre la vida y el rol que desempeñó Antonello Gerbi, sin duda el mayor pensador italiano que ha estado en Perú durante el siglo XX. Una apreciación final: en la primera mitad del siglo XX los banqueros reclutaban a filósofos y eruditos, para que trabajaran en la conducción de bancos. Lamentablemente esa situación ha cambiado, quizás a eso obedecen las crisis financieras que padecemos desde años recientes.

[Giovanni BONFIGLIO. “La estadía de Antonello Gerbi en Perú”, in Instituto del Perú, Universidad San Martín de Porres (Lima), julio de 2012]