✍ George Orwell. Dentro y fuera de la ballena [1984]

por Teoría de la historia

71E230aMg+LEditorial Revolución ha querido rendir un pequeño homenaje a George Orwell. Nuestra editorial no deseaba, en absoluto, que girase en torno al manido tema de 1984. Pretendla algo original, y así ha surgido este “Dentro y fuera de la ballena”. “Dentro y fuera de la ballena” recoge una serie de trabajos desiguales y de diferente autoría. No obstante, todos ellos tienen una inquietud común, una idea que está presente en todo el libro. Es la reflexión sobre el poder, sobre la ballena, que es el símbolo del Estado moderno en la historia del pensamiento político. El primer escrito de José Ignacio Lacasta es una caracterización general del pensamiento orwelliano, a través de casi toda la vida y obra del escritor inglés, y que, aún no siendo meramente descriptivo, no encierra grandes dificultades para ser leído. Es más, su intención es ofrecer un marco global que sirva para interpretar socialmente al desconcertante Eric Blair, que era el nombre auténtico del popular George Orwell. Por ello, se incluyen los datos biográficos más relevantes del autor inglés, y se camina a través de casi todas sus épocas y producción. Como decimos, sin seguir unas líneas esquemáticas o simplistas, tampoco resulta complejo o difícil de entender. El segundo artículo de Jonah Raskin, extraído de la “Revista Mensual”, da cuenta someramente de la polémica norteamericana actual en torno a Orwell. No es complicado, y aporta una idea precisa de lo manipulable que puede resultar el pensamiento orwelliano. De lo factible que es su incorporación al arsenal anticomunista de los intelectuales de la Otanópolis de nuestros días y pagos. Dentro de la ballena, de George Orwell, es un trabajo de no pocos escollos y que precisa un cierto conocimiento de la cultura anglosajona. No obstante, es interesante. Porque refleja la desilusión de Orwell ante el panorama político mundial de los años cuarenta. Se trata de una defensa del intimismo individualista y de la pasividad frente a una visión de la lucha social colectiva. Queda lejos ya su esfuerzo libertario en la guerra civil española. Es un artículo sin esperanza, que se sitúa dentro de la ballena, del Estado de Occidente. Sin apologías ni halagos al Estado occidental, pero con la cara vuelta hacia las viejas tradiciones, los recuerdos, y los ejercicios de introspección intelectual. El pretexto orwelliano es un análisis literario de “Trópico de Cáncer”, del conocido escritor norteamericano Henry Miller. La fecha del escrito del pensador inglés es significativa: 1940. Para entonces, Hitler y Stalin aparecen ante los ojos de Blair como dos deformidades y dos representaciones depravadas de lo que no debe ser un régimen democrático. Orwell estaba desencantado, entre otras razones, porque alguna vez se encantó con la revolución. Su situación mental, al fin de sus días, no devino en un azar arbitrario, no fue un proceso sin dudas ni dolor. Pero, quienes llegaron después, pudieron aprovecharse de sus contradicciones, de su frustración, con otra perspectiva más cínica y de nuestro tiempo: jamás se ilusionaron con la lucha colectiva ni por la emancipación de los seres humanos. Por ello, es preciso separar a Orwell de quienes le sucedieron y utilizaron. Porque, hoy, en 1984, estamos asistiendo a un proceso de instrumentalización internacional, y a gran escala, de la producción orwelliana. Y, dicho sea de paso, a bien pocos estudios históricos y concretos. Dentro de la ballena es una defensa del individualismo. Del intimismo. El mismo Henry Miller, elogiado por Orwell, era un intelectual que, en 1946, sostenía: “Vivir nuestra propia vida sigue siendo el mejor modo de vivir, siempre lo ha sido, y siempre lo será” [Prólogo de Henry Miller al libro de Henry David Thoreau, “Walden. Seguido del deber de la desobediencia civil”, Barcelona, Ediciones del Cotal, 1979]. Y lo decía cuando la bomba atómica tenía sobrecogida a toda la intelectualidad inquieta de su Norteamérica. Este artículo de Orwell no es de cómoda lectura. Vaya esta observación por delante, y el lector o lectora tendrá que entresacar las opciones ideológicas y políticas del autor inglés entre la hojarasca de la literatura anglosajona expuesta en sus líneas. Para facilitar su entendimiento, hemos introducido una serie de notas explicativas. Pero, con todo, quede constancia de lo arduo de su comprensión. Fuera de la ballena de E. P. Thompson vió la luz en 1960. Es del mayor interés político. No sólo como crítica a las posturas individualistas orwellianas. O como ingeniosa denuncia de las circunstancias de una guerra fría mundial, que tantas y tantas concomitancias cabe establecer con la era que nos ha tocado vivir. Es, también, unaorwell interesante posición frente al estalinismo y las ideologías otanopolitanas de Occidente. Aunque las referencias a la producción intelectual anglosajona son constantes, las lectoras y lectores encontrarán muchísimas cuestiones políticas de total actualidad. Hallarán la incompatibilidad de la bomba atómica con la decencia cultural, porque, como observa Thompson, en el estómago de la ballena reside asimismo tan molesto inquilino nuclear. Y, desde luego, la neutralidad del intelecto ante la bomba no es inocente. Descubrirán una sana reivindicación de la lucha colectiva frente a la autocontemplación y el nihilismo. Toparán con una excelente metodologia, que propone la multilateralidad y la concreción de la historia como herramienta veraz para juzgar hechos y personas. Y, también, con una propuesta democrática de socialismo de participación popular en la navegación de la ballena roja. En favor del ser humano social, y con intenciones desalentadoras para el hombre adquisitivo y posesivo. “El socialismo puede llevar agua al valle, pero debe dar el valle a los aguadores”, indica Thompson. La editorial es consciente de que estos dos últimos artículos forman un laberinto que requiere cierto trabajo para encontrar las salidas. Pero, ¿qué mejor manera de celebrar a un autor tan atrayente, como Orwell, que exponer sus puntos débiles a través de un crítico de la talla del historiador Thompson? Y, que conste que si a esta editorial le preguntan su opinión sobre Orwell, os dirá: positivo, interesantísimo. Amigos y amigas, leedlo. Es el mejor homenaje a ese desencantado que combatió encantado en 1936 en el bando republicano. Finalmente, no nos queda sino agradecer la selección de los trabajos efectuados por J. I. Lacasta, y las sólidas traducciones de Ana Cañellas y Tomás del Amo.

[EDITORIAL REVOLUCIÓN. “Advertencia”, in José Ignacio LACASTA (selección y presentación). George Orwell. Dentro y fuera de la ballena. Madrid: Editorial Revolución, 1984, pp. 5-8]