✍ La guerra civil europea, 1917-1945. Nacionalsocialismo y bolchevismo [1989]

por Teoría de la historia

1375068288Casi como un desafío, el título de este libro contiene una de las tesis más revulsivas del revisionismo historiográfico que agita a Alemania desde hace diez años. Ernst Nolte, filósofo e historiador, alumno de Heidegger, profesor en la Universidad Libre de Berlín y autor de algunos célebres estudios sobre el fascismo, afirma que el largo período de las guerras mundiales de este siglo estuvo signado, no por el enfrentamiento entre estados sino entre dos partidos -el bolchevique y el nazi-, ambos con fundamentos ideológicos radicales, dispuestos cada uno a exterminar una porción de humanidad, dentro y fuera de los respectivos territorios que controlaban, a fin de hacer triunfar sus principios extremistas. La iniciativa le correspondió al bolchevismo soviético, cuya convocatoria a una guerra de clases y a la destrucción de la clase burguesa encontró, entre tantas vacilaciones del campo del capitalismo, una respuesta en el nacionalsocialismo: para Nolte se trató de una reacción previsible, justificable, aunque llegó a adquirir un carácter extremo y condenable. La respuesta estuvo moldeada a la vez por el miedo y el odio, pero además, progresivamente, el nazismo fue tomando a su antagonista como modelo. Así, luego de mostrar paso a paso la evolución de ambos regímenes, Nolte los examina sistemáticamente para descubrir rasgos similares en sus organizaciones partidarias, estatales, culturales, ideológicas, y también en sus sofisticados sistemas de represión y exterminio, y hasta en sus enemigos. Finalmente, Nolte llega a lo que quería demostrar: Auschwitz fue precedido por el Gulag, y careció de la excepcionalidad que habitualmente se le asigna. Este libro debe ubicarse en el contexto de la actual polémica alemana acerca de la revisión de la historia del nazismo. Con modestia al principio, muchos historiadores se han encargado de trazar una historia menos excepcional del régimen, señalando su relativa normalidad en el contexto de la época, diluyendo las responsabilidades en sus aspectos menos justificables, subrayando sus aportes positivos para la modernización de Alemania y para la afirmación de la nacionalidad, e integrándolo, en fin, en la historia alemana. Frente a ellos, sus críticos señalaron que, detrás de la pulcritud historiográfica, asomaba una postura ideológica y política que debía ser repudiada: afirmándose en una postura cívica, sostuvieron que el Holocausto, en su horrorosa excepcionalidad, estaba más allá de cualquier comprensión, de cualquier relativismo historiográfico y, naturalmente, de cualquier justificación. Nolte utiliza el planteo de los revisionistas, con una lógica que es definidamente argumentativa: en estas largas quinientas páginas no trata de reconstruir una época, a la manera de un historiador, sino de sostener una tesis y demoler a sus adversarios, en un estilo que recuerda al de nuestros revisionistas. Lo hace hábilmente. Concede los horrores del Holocausto, pero inmediatamente retacea, siembra dudas sobre los datos, muestra que de alguna manera Hitler encarnaba el41i2RcnBrqL._SY344_BO1,204,203,200_ sentir de su tiempo, insinúa que los judíos no fueron totalmente inocentes (no cabe duda de que su identificación con los bolcheviques no era errónea). Su principal argumento, sin embargo, es que todos los horrores de Hitler fueron inventados y llevados adelante primero por los bolcheviques. Con ello no solo atenúa las responsabilidades sino que plantea su tesis de fondo: alguien debía frenar a un partido decidido a llevar la guerra social hasta sus últimas consecuencias; los nazis lo hicieron, al principio con la tolerancia y hasta el beneplácito general, y en definitiva, quien quiere los fines también quiere los medios. Libro desagradable, a menudo indignante, en ocasiones hasta repugnante, pero de necesaria lectura. No es un simple panfleto: su autor es un intelectual destacado y un historiador con mucho oficio. Es además un testimonio, ciertamente inquietante, acerca de las nuevas maneras de pensar el pasado, y quizás el futuro de Alemania y con probabilidad, de buena parte de Europa.

[Luis Alberto ROMERO. “Ideas peligrosas. Un revisionista del nazismo”, in Clarín, Cultura y Nación (Buenos Aires), 8 de febrero de 1996, p. 9]

Anuncios