✍ Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas [1989]

por Teoría de la historia

cienciassocialesTodo diccionario aspira a constituirse en una herramienta de trabajo para el lego y/o el profesional. En este caso nos hallamos ante un volumen destinado a ordenar el uso y el sentido del vocabulario en un campo determinado del saber, atendiendo especialmente a la significación que los términos tratados tienen en el mundo de habla hispana y portuguesa. El prólogo elaborado por Torcuato Di Tella y con el sugerente título de “El hospital de las palabras” explicita la intencionalidad de los autores, organizadores de la tarea en la que colaboran 118 especialistas. Se parte de un diagnóstico: las palabras están enfermas por la carga de significados y rotulaciones extemporáneas, máxime en un ambiente problemático como el que vive Latinoamérica. Resulta así necesario hacer un “inventario de las palabras con que nos agredimos, con las que pretendemos comprender la realidad y eventualmente entendernos unos a otros”. De allí pues este vademécum elaborado por los mismos protagonistas del ámbito al cual pretende servir la realización del Diccionario. A pesar de que los conceptos y los términos emergen de contextos reales dinámicos que al mismo tiempo se cargan de nuevos significados que tornan difíciles las definiciones, los autores no renuncian al esfuerzo rigorizador presentando, además, el contexto de los mismos términos y sus vinculaciones con otros. Sin una orientación teórica deliberada, como expresan los autores, se ha apelado a la contribución de especialistas, muchos de ellos de reconocida solvencia. Sobre el punto es de lamentar que salvo excepciones, se trata de profesionales con lugar de trabajo en Buenos Aires, un hecho que si bien puede haber permitido un intercambio fluido con el equipo de trabajo, es probable que haya limitado las apreciaciones y la bibliografía citada. V. gr., en el concepto de utopía se dice: “Con respecto a América, son escasos los autores latinoamericanos que se han dedicado a reflexionar sistemáticamente sobre el tema”. La rica y polifacética bibliografía del s. XIX por ejemplo, transida de utopismo, parece contradecir afirmación tan categórica, de la cual dan cuenta estudios como los de Fernando Ainsa, Arturo Roig, Horacio Cerutti, Adolfo Sánchez Vázquez y varios385720c0 más. En sucesivas oportunidades habrá que corregir ciertos errores de imprenta. Mas este tipo de observaciones no pretenden limar sus virtudes, que con más de 500 conceptos cubre una necesidad de nuestros estudiosos y al mismo tiempo se convierte en un valioso complemento de obras similares confeccionadas desde otras latitudes. Conviene recalcar que una tarea de esa naturaleza, resultado de un esfuerzo mancomunado con vocación docente, es altamente recomendable para quienes aspiran a comenzar el despunte de ciertos interrogantes. Tiene pues la ventaja de la ordenación y sistematización de los significados para lograr un primer y amplio acceso, a los que acompaña una bibliografía suscinta. Aquellos que trabajan en el campo filosófico y la imprescindible apertura a las ciencias sociales y políticas, hallarán un instrumento adecuado, pues aporta un generoso material para el proceso de elaboración de ideas por el carácter didáctico y esclarecedor contenido en un solo volumen.

[Clara Alicia JALIF DE BERTRANOU. “Di Tella, Torcuato S. (supervisor), Paz Gajardo, Susana Gamba y Hugo Chumbita. Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas. Bs. As., Puntosur, 1989, 651 p.” (reseña), in Cuyo. Anuario de Filosofía argentina y americana (Mendoza), vol. VII, 1990, pp. 378-379]

Anuncios