✍ Clio wired. The Future of the Past in the Digital Age [2011]

por Teoría de la historia

clio_wired_cover_0Este texto, además de una novedad bibliográfica, es un homenaje póstumo a Roy Rosenzweig (1950-2007), fundador del Center of History and New Media (en adelante CHNM) de la Universidad George Mason, y uno de los mayores impulsores de este campo histórico. Clio wired, título de difícil traducción al español pero que podría entenderse como Clío conectada, fue el nombre dado por Rosenzweig a un curso desarrollado en el semestre de invierno de 2003 para el doctorado de Historia de la George Mason, en el que se les solicitaba a sus estudiantes realizar una propuesta de proyecto en historia digital y desarrollar una página web para este, algunas de las cuales aún están disponibles, así como la bitácora del curso, en el sitio web del CHNM (1). La Universidad de Columbia lanzó el libro 18 de febrero de este año y se encuentra disponible una copia con visibilidad limitada en Google Books, allí, con algo de paciencia y recursividad, es posible leer y reseñar este libro. Básicamente, consiste en una recopilación de ensayos escritos por Rosenzweig desde 1994 hasta el 2006, cuando según la esposa de Rosenzweig, Deborah Kaplan, “se convirtió en un incisivo e influyente comentarista de la historia digital”. La mayoría de estos ensayos se encuentran disponibles en la Web, un asunto apenas lógico teniendo en cuenta que uno de los llamados de Rosenzweig a sus estudiantes era mantener sus fuentes y escritos abiertos, disponibles al público, en un esfuerzo por fomentar la democratización de la historia a través de los recursos digitales (2). El libro está prologado por Anthony Grafton, quien realiza un bosquejo biográfico de Rosenzweig en donde exalta sus cualidades humanas e ideológicas, así como de la fundación y crecimiento del CHNM. En su prólogo, Grafton deja en claro que la visión de Rosenzweig de la historia digital, comprendía que esta consiste en una serie de herramientas que se encuentran muy alejadas de ser una panacea para la historia, ni mucho menos sus avances pueden considerarse como homogéneos, ya que hay que tener en cuenta las diferencias que la tecnología presenta en los diferentes contextos sociales, económicos y éticos. Rosenzweig se ubica en una prudente posición intermedia entre el “la irreflexiva autosuficiencia y el instintivo neoludismo”, de tal manera que se centra en la historia y de allí enlaza con los recursos tecnológicos. La idea de Rosenzweig, y quizá donde radicaba su radicalismo, era en la posibilidad que brindan los nuevos medios para democratizar la historia, de utilizar los recursos digitales para mantener vivo el pasado y hacerlo gratificante y atractivo, donde no sólo participen historiadores profesionales, sino todos aquellos que se consideren involucrados, o simplemente interesados en consultar un documento, una imagen estática o imágenes en movimiento, de una manera abierta y gratuita (3). El libro está dividido en tres secciones. La primera, Rethinking History and New Media, incluye tres ensayos de Rosenzweig: “Scarcity or abundance? Preserving the past” (2003), “Wikipedia, can history be open source?” (2006) y “Web of lies? Historical Knowledge on the Internet” (2005) escrito en conjunto con el actual director del CHNM Daniel J. Cohen. Estos ensayos, por el mismo planteamiento de los títulos, muestran una serie de cuestionamientos en torno a la historia y la web, de hecho, plantean ciertos aspectos claves dentro del discurso de la historia disponible a través de la web: la preservación del pasado, la disponibilidad de las fuentes y las representaciones escritas o multimediales y la fiabilidad de las fuentes disponibles en la web. En el primer ensayo, Rosenzweig pone en discusión la situación de los historiadores en un contexto donde pasan de la escasez de fuentes y espacios de publicación, a una abundancia de tal nivel que simplemente no se sabe cómo manejar. En su segundo artículo, como ha de suponerse, discute la Wikipedia como historia, esto es, como una enciclopedia que contiene en sí una buena cantidad de material histórico e historiográfico, haciendo un análisis de las fortalezas y debilidades de una plataforma de edición abierta donde el control es realizado socialmente, pero también, donde la tergiversación, el anacronismo, las atopías y los yerros históricos son invisibles a los escolares. Rosenzweig afirma que los historiadores debemos prestar atención a Wikipedia por una sencilla razón: “nuestros estudiantes lo hacen”, y es por ello que hace un llamado a los historiadores no sólo a intervenir en Wikipedia, sino en investigar y proponer métodos de trabajo que “imiten” la forma social de construcción de conocimiento de esta enciclopedia. El tercer ensayo, es una presentación extensa de un software de búsqueda de hechos históricos denominado H-Bot (4); con el cual se pretende generar un buscador de hechos históricos tales como fechas, eventos y pequeñas biografías de personajes, con una exactitud garantizada, aspecto que es compleja de encontrar en la Web. La segunda parte del libro se relaciona con la práctica histórica en los nuevos medios: enseñanza, investigación, presentación y recolección. Esta comprende los artículos Historians and Hypertexts: Is it more than Hype?, escrito con Steve Brier (codirector del New Media Lab de la City University of New York), publicado en 1994 en la revista Perspectives de la famosa American Historical Asociation, que consiste básicamente en una reseña del libro electrónico Who Built America? From the Centennial Celebration of 1876 to the Great War of 1914, un CD-ROM multimedia en formato Macintosh (básicamente para ser reproducido en el software QuickTime) que no se centra tanto en sus contenidos como en su formato y en el contenido de fuentes primarias disponibles en el CD, las cuales superan al texto escrito en sí, y que en su momento, encontraban el problema de los costos tecnológicos que esto implicaba. Un segundo artículo denominado Rewriting the History and Social Studies Classroom: Needs, Frameworks, Dangers, Proposals, el cual discute la implementación de la tecnología en el aula de clase, especialmente en torno a convertir el aula de clase en un centro para el aprendizaje activo y el pensamiento crítico apoyado en los recursos tecnológicos disponibles en 1999. Un tercer artículo, denominado The riches of hypertext for Scholarly Journals, donde se presentan de una manera profunda las posibilidades que brinda la Internet para difundir las investigaciones históricas y cómo un proyecto de historia digital puede contribuir a la construcción de contenidos de varios temas, abiertos y disponibles gratuitamente a la comunidad en general. El cuarto artículo de esta sección postula una pregunta bastante compleja: Should Historical Scholarship be Free?, la cual era una contribución a la discusión dentro de la AHA en torno a la gratuidad o costo de sus producciones, Rosenzweig enuncia las posibilidades que brinda la web para la difusión de la historia y cómo estas se compaginan con las postuladas por la mismas asociaciones de historia desde sus orígenes, las cuales no habían podido ser llevadas a cabo por los costos editoriales inherentes a cualquier proceso de edición e impresión. Finalmente, junto con Daniel J. Cohen, presentan un apartado de su libro Digital History. A guide to gathering, preserving and presenting the past on the Web, específicamente el capítulo Collecting History Online, que consiste básicamente en una presentación del por qué existe la necesidad de almacenar la memoria digital o los documentos en línea, así como la forma de seleccionar los materiales a ser recolectados, las herramientas disponibles para esto, y cómo fortalecer los sitios logrando el acceso de contribuidores espontáneos, para lo cual utilizan un ejemplo concreto como fueron los documentos digitales producidos durante el 11 de septiembre. La sección final del libro corresponde a la investigación histórica en los nuevos medios, con tres artículos relacionados con la historia y su presentación en la web. El primero, escrito en colaboración con el profesor de la Universidad de Columbia Michael O’Malley, titulado Brave New World or Blind Alley ? American History on the World Wide Web, el cual ofrece un acercamiento a las posibilidades y limitaciones de la Web para aquellos interesados en publicar, enseñar y aprender historia. Los autores abordan el pasado disponible en la Web, los archivos, bibliotecas, museos y otras formas de presentar la historia en línea. El segundo artículo de esta sección: Wizards, Bureaucrats, Warriors and Hackers: Writing the History of the Internet, es un texto de 1998 publicado por Rosenzweig en la American Historical Review, y consiste básicamente en una historia de la Internet, cuya novedad más importante es, sin duda, el haber sido realizada por un historiador antes que por un Ingeniero de Sistemas, como había sido hasta el momento. Finalmente, cierra la sección y el libro el artículo The Road to Xanadu: Public and Private Pathways on the History Web. Xanadu para los amates del cine es el Estado privado del ciudadano Kane, pero también fue el primer proyecto de hipertexto fundado en 1960 por Ted Nelson, el cual puede considerarse como el mito original de la Web. Este artículo, además de describir en principio dicho proyecto, también realiza una historia de los proyectos de historia que han involucrado el sentido del hipertexto para presentar sus investigaciones. Después de un poco menos de trescientas páginas, es posible reseñar las ideas básicas de Rosenzweig, pero difícilmente abarcará toda su obra. De cierta manera, muchos intangibles están aún presentes sin que sea posible imprimirlos o diagramarlos en un libro, de hecho, el famoso trabajo Who Built America?, está aún desconectado y tan sólo por unos cuantos dólares sería posible observarlo, así fuera tan sólo por una especie de sensación romántica. Muchos de nosotros recordamos nuestras primeras etiquetas en HTML, los primeros intentos por hacer una web en Geocities y el deseo de encontrar y publicar nuestras producciones en algo que todavía era desonocido: la Web. Rosenzweig no es solamente alguien que dejó una de las producciones más sistemáticas en historia digital, sino también alguien que nos dejó el sentido de ser historiador en un mundo digital, hoy en día pensar en un proyecto de historia digital en CD-ROM es poco menos que risible, pero dentro del diez años es bastante probable que considerar un Web Site de historia lo sea más. Habrá que estar preparados por lo menos para la siguiente etapa: la portabilidad del Smartphone y las Tablet… in road to Xanadu.

NOTAS. (1) Varios cursos están disponibles en los archivos del CHNM, desde el semestre de primavera de 2001 hasta el de invierno de 2004, para navegar por cada uno de ellos es necesario hacerlo manualmente, ya que no están debidamente indexados en un sitio o tan siquiera en Google. Para ver el curso de primavera de 2001 puede ir a este enlace: http://chnm.gmu.edu/courses/rr/s01/cw, para navegar por los demás cursos se tiene que modificar /s01/ por /f01/, por ejemplo, en caso de querer ir al curso de invierno de 2001, o /f03/ por ejemplo, si quiere cambiar de año. (2) KAPLAN, Deborah, “Note to Readers” en Rosenzweig, Roy. Clio wired: the future of past in the digital age. New York: Columbia University Press, 2011, p. xxiv. (3) GRAFTON, Anthony, “Roy Rosenzweig: Scholarship as Community” en Rosenzweig, Roy. Clio wired, p. XVIII-XX. (4). Este es un buscador de hechos históricos donde la persona pregunta datos históricos como la fecha o le lugar de nacimiento de un personaje como Lao-Tse, o las fechas de eventos históricos prominentes como el vuelo de Charles Lindberg sobre el océano Atlántico, e incluso tiene la capacidad de resolver pequeñas dudas como “¿quién descubrió el oxígeno?”. Este buscador desarrollado en php se encuentra disponible en el enlace http://chnm.gmu.edu/tools/h-bot, y fue programado por Daniel J. Cohen y Simon Kornblith, desarrollador senior del CHNM. Paradójicamente, el mismo año en que fue desarrollado el software H-bot la compañía Yahoo lanzó su servicio “Yahoo Q & A”, el cual cambiaría su nombre posteriormente a “Yahoo Answers”, que aunque no garantiza la exactitud histórica se ha convertido en la herramienta favorita de los estudiantes para resolver preguntas puntuales.

[Jairo Antonio MELO FLÓREZ. “Rosenzweig, Roy. Clio wired: the future of past in the digital age. New York: Columbia University Press, 2011, 309 págs.” (reseña), in Historia 2.0. Conocimiento histórico en clave digital (Santander), nº 1, marzo-agosto de 2011, pp. 131-134]

Anuncios