✍ Estudios sobre las instituciones medievales españolas [1965]

por Teoría de la historia

booksLa reciente publicación del Instituto de Historia reúne algunos de los mejores artículos que sobre instituciones medievales españolas ha escrito don Claudio Sánchez Albornoz. Realizados a lo largo de toda su fecunda vida de historiador y maestro, algunos de ellos que datan de 1914, resultaban muy difíciles de consultar, especialmente en Latinoamérica. Aunque en su mayoría son muy conocidos por los estudiosos del medioevo español, la posibilidad de tenerlos reunidos en un solo volumen, significa un importante aporte, sobre todo si se tiene en cuenta que es la obra del historiador que ha entregado los mejores ensayos que hasta la fecha se han hecho sobre este tema. El libro no sigue un orden cronológico en los estudios, como su autor lo advierte en el prólogo. Sánchez Albornoz ha preferido sacrificar la posibilidad de que los lectores puedan seguir la evolución de sus preocupaciones históricas, para entregarles en cambio una agrupación por materias que es indudablemente más útil. “Van primero las concernientes a la historia fiscal y económica y termina la colección con los consagrados a la historia de las instituciones jurídicas y políticas, Iegislación, feudalismo, señorío, monarquía, etcétera”. Las behetrías castellanas, que tanto interés han despertado a los investigadores desde hace varios siglos, inician la serie de ensayos que analizamos. Desde el Canciller Pedro López de Ayala, que en la Crónica del Rey don Pedro de Castilla, en el siglo XIV, empieza a tratar de caracterizar a estos señoríos libres, hasta las páginas publicadas en 1921 por Ángela García Rives, condiscípula de Sánchez Albornoz en la cátedra del maestro Hinojosa. La crítica más importante que hace está dirigida a la tesis del historiador Ernesto Mayer. A pesar del manifiesto respeto del autor por la obra general del sabio profesor alemán, le puntualiza cada uno de los errores en que cayó su interpretación y que atribuye a la falta de “suficiente material diplomático” y a que no dominaba lo suficiente el intrincado romance medieval español, “difícil incluso para las gentes eruditas de habla castellana”. Al rebatir sus postulados dice: “Admiramos muy sinceramente la erudición de Mayer, y ante su inmensa labor de medio siglo nos descubrimos con el respeto que merece todo trabajo intelectual, aunque sea equivocado; pero no podemos admitir casi ninguna de sus conjeturas sobre las behetrías, en radical oposición con las fuentes”. En el estudio de las behetrías, además de analizar los antecedentes históricos que le dieron origen y las transformaciones que va sufriendo, acompaña Sánchez Albornoz una abundante cantidad de documentos, estadísticas y mapas. Entre los estudios referentes a la historia fiscal y económica está “El precio de la vida en el Reino Asturleonés hace mil años”, con varios y muy completos cuadros estadísticos de valores y extensos exámenes sobre la moneda de cambio y la moneda de cuenta en el reino y la primitiva organización monetaria de León y Castilla. En “Notas para el estudio del Petitum” busca aclarar algunos aspectos de la fiscalía castellana como este tributo que obligaban los reyes a los pecheros de su reino y que votado en Cortes, fue siempre solicitado a las mismas por los soberanos. Los artículos dedicados a las instituciones jurídicas y políticas son varios. En “La sucesión al trono en los reinos de León y Castilla” hay una colección de apéndices comentados. El ceremonial inédito de coronación de los Reyes de Castilla, España y el feudalismo carolingio y la potestad real y los señoríos en Asturias, León y Castilla, cierran la serie de ensayos. Estos estudios ya han sido suficientemente revisados y juzgados por la crítica. Los interesados en la historia medieval española pueden recurrir a ellos con la seguridad de encontrar valiosos elementos para conocer la estructuras que encauzaron la vida española en este período.

[María Elena RODRíGUEZ DE MAGIS. “Revisión del Medioevo” (reseña), in Revista de la Universidad de México, nº 6, abril de 1966]