✍ El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado [1884]

por Teoría de la historia

Engels_El origen de la familia, la propiedad privada y el estadoAprovechando la reedición por Alianza Editorial de una de las obras más populares de Friedrich Engels, El Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, es importante plantearse por qué es necesario recuperar y releer de una forma crítica este clásico del marxismo escrito en 1884, época en la cual la antropología y la arqueología, ciencias que estudian el desarrollo y el pasado más remoto del ser humano, apenas acababan de entrar en su adolescencia. En El origen, Engels presenta las formas sociales y económicas que se han sucedido desde los inicios de la historia humana, es decir, como la humanidad fue aumentando progresivamente su dominio sobre los medios de subsistencia hasta el desarrollo de la sociedad de clases. El libro, escrito tras la muerte de Marx en 1883, parte de las notas de éste y del propio Engels, así como especialmente del trabajo La sociedad primitiva del antropólogo norteamericano Lewis H. Morgan, aparecido en 1877. Hay que destacar, sin embargo, que Morgan describió la evolución de la sociedad en unas 560 páginas. El libro de Engels es mucho más breve, sintetizando el material de Morgan y centrándose en las principales diferencias entre las sociedades prehistóricas, bajo lo que Engels denomina el “comunismo primitivo”, y la “civilización”, con su sistema de clases y su organización política. Así pues, Marx y Engels no se limitan a repetir los trabajos de Morgan, sino que intentan desarrollar sus implicaciones teóricas con el objetivo de explicar principalmente tres aspectos: los estadios de desarrollo de la historia de la humanidad y su relación con los medios de producción; la emergencia de la sociedad de clases y el Estado; el surgimiento de la opresión sexual y la familia nuclear. Este tercer aspecto abordado en El origen es el más novedoso para la época y el que ha tenido mayor relevancia histórica y política, especialmente en los debates entre el marxismo y los emergentes movimientos feministas a partir de la segunda mitad del siglo XX. Engels, partiendo de los datos etnográficos de Morgan, así como de otros autores y fuentes clásicas, llega a la conclusión de que, durante las primeras etapas de la historia, la desigualdad sexual no existía tal y como hoy la conocemos. En efecto, Engels sostiene que la división sexual del trabajo dentro del sistema de producción económica estaba regida por un criterio de complementariedad y no de jerarquía. Lejos de ver la caza de animales salvajes, considerada por razones físicas propia del hombre, como la actividad económica más importante de las sociedades “primitivas”, Engels destaca que la recolección de verduras y frutas silvestres tenía también un valor importante, cuando no mayor. De esta manera, en las sociedades donde los hombres habrían sido los responsables de la caza y las mujeres, a su vez, de la recolección, ambos sexos habrían desempeñado tareas económicas igualmente esenciales para la supervivencia de su comunidad. Este papel central de las mujeres en la economía habría llevado aparejado que ellas fueran valoradas y respetadas en calidad de miembros productivos de la comunidad. El cambio se habría producido con el desarrollo de la agricultura, ya que según Engels ésta comportó una nueva división sexual del trabajo no basada en la complementariedad, al ser apartada la mujer por cuestiones físicas y/o biológicas de lader_ursprung_der_familie_des_privateigenthums_und_des_staates producción y relegada al ámbito doméstico. Paralelamente, la aparición de la propiedad privada y el aumento de la riqueza en manos de los hombres habrían acabado forzando la transformación de las relaciones sexuales tradicionales, sin restricciones importantes y centradas en la mujer como reproductora, y la aparición de la “familia patriarcal” (y posteriormente de la familia nuclear). En palabras de Engels, la monogamia es “la primera forma de familia que no se basaba en condiciones naturales, sino económicas, y concretamente en el triunfo de la propiedad privada sobre la propiedad común primitiva, originada espontáneamente”. De esta manera, la familia tal y como la entendemos hoy en día “no aparece de ninguna manera en la historia como un acuerdo entre el hombre y la mujer”, sino que es el resultado de un “conflicto entre los sexos” y de la “gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”. Hay que tener en cuenta que cuando El origen fue escrito, la mayoría del material arqueológico disponible actualmente sobre las sociedades de la prehistoria todavía no se había reunido. Además, existe en el libro todo un cúmulo de datos incorrectos y argumentos especulativos que todavía hoy en día son considerados como palabra divina por cierto marxismo, y que si nos limitamos a repetir acríticamente pueden llevarnos a errores fundamentales. En primer lugar, existe un desfase a nivel de concepto o de visión histórica. El evolucionismo lineal propio de la antropología del siglo XIX impregna los trabajos de Morgan y, por consiguiente, el análisis de Engels. Ello se refleja en la forma de entender las sociedades etnográficas que existen en la actualidad (o en la actualidad de Marx y Engels) como “fósiles sociales”, es decir, remanentes “primitivos” de las sociedades del pasado que no han evolucionado. Lo cierto es que estas sociedades han tenido su propio desarrollo, a veces muy dinámico, cambiando sus formas de vida, sin mencionar el gran impacto que ha supuesto el contacto con el capitalismo, en muchos casos ya desde el siglo XVI o XVII. En definitiva, no las podemos concebir como un testimonio directo de las sociedades del pasado y menos aún dentro de una escala lineal de “salvaje” a “civilizado”. Asimismo, esta oposición entre sociedades “primitivas” basadas en relaciones naturales y el desarrollo de una sociedad “compleja” basada en relaciones económicas obliga a especular conclusiones. Engels ve como en sociedades sin clase existe una división del trabajo: “la primera división del trabajo –dice recogiendo las palabras de Marx en 1846– es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos”. Sin embargo, no ve en esta división del trabajo más que una distribución espontánea y complementaria de las actividades productivas, en función de las capacidades biológicas de los hombres (fuerza) y de las mujeres (embarazo). Hoy en día sabemos gracias a los estudios etnográficos posteriores que existen sociedades donde las mujeres pescan y cazan igual que los hombres, incluso el-origen-de-la-familia-la-propiedad-privada-y-el-estado-8816-MLM20009252746_112013-Fembarazadas. Dicho en pocas palabras, no hay nada menos natural que lo social, y todas las sociedades humanas se organizan social y económicamente, vivan en cuevas o construyan rascacielos. Así que la pregunta se repite de nuevo, ¿por qué y cómo aparece la división sexual del trabajo? Llegando a este punto, hace falta plantearse un tercer aspecto. En el prefacio a la primera edición de El origen, Engels afirma que “Según la teoría materialista, el factor decisivo en la historia es, en fin de cuentas, la producción y reproducción de la vida inmediata”. Pese a ello, Engels únicamente tiene en cuenta la caza y recolección como elementos económicos: si ambos sexos producen lo mismo, no hay opresión económica. Así, la reproducción de la vida social no se contempla más allá del proceso biológico en sí, obviando todo el trabajo reproductivo de mantenimiento, en la mayoría de casos etnográficos (aunque no siempre) realizado exclusivamente por las mujeres. Recientemente, Silvia Federici ha relacionado esta omisión tanto en El origen como en El Capital debido al poco desarrollo del trabajo reproductivo hasta finales del XIX, cuando comienza a aparecer el papel del ama de casa a tiempo completo, con “una clase obrera incapaz de reproducirse… y a la que la muerte alcanzaba en su juventud debido al exceso de trabajo”. Esta falta de atención va asociada a otra mirada extraviada; la demografía se presenta como un factor neutral, casi automático, sin tener en cuenta que esta va ligada a las estrategias de control de la reproducción, es decir del cuerpo de la mujer, tanto para incrementarla (en las sociedades de clase, con economías de producción) como para limitarla (en sociedades que dependen de los recursos naturales). Vivimos en un sistema que nos presenta la sexualización constante y la cosificación del cuerpo de la mujer como algo normal. Vivimos una crisis cuyas víctimas son principalmente las mujeres. Oímos cada día como se criminaliza el aborto y se nos dice que la maternidad “hace a las mujeres auténticamente mujeres”. Casi medio siglo después de El origen seguimos viviendo en un mundo lleno de violencia de género, en cada anuncio, en cada calle, en cada vida. Mientras tanto, y no es casualidad, nos bombardean de forma creciente con discursos neodeterministas con los que quieren convencernos de que llevamos en el ADN losla failia celos, la violencia y la competición entre machos, que es el resultado de nuestra evolución biológica y que, en definitiva, es imposible cambiar lo que somos, nuestra naturaleza. Frente a todo ello, el núcleo de pensamiento de Engels, de que no existe una naturaleza humana inmutable, de que el Estado, la explotación de una clase sobre otra y la opresión sexual y la familia son productos de la historia humana, y que por tanto podemos construir otro tipo de sociedad, es más importante que nunca. Ahora bien, como ya se ha señalado, ello no significa que podemos simplemente tomar todos los argumentos de Engels y considerarlos sagrados. Él mismo remarcó en 1891 que lo que había escrito en 1884 tenía que ser revisado en función de los “importantes progresos” en el conocimiento del pasado. No es difícil imaginar lo que implican no siete, sino 129 años de desarrollo científico. Así pues, el principal problema de El origen ha sido la poca continuación que tuvieron sus planteamientos hasta como mínimo el último tercio del siglo XX, habiéndose limitado el marxismo a repetir como un mantra aquello de “la primera opresión de clases que aparece en la historia coincide con la opresión del sexo femenino por el masculino”, como si con decirlo fuera suficiente para entender cómo acabar con la opresión sexual y cómo acabar con la sociedad de clases.

[Albert GARCÍA. “Un clásico sobre el origen del sexismo a actualizar”, in La Hiedra (Barcelona), nº 8, II Época, enero-abril de 2014, pp. 47-48]