✍ Historia de América [2005]

por Teoría de la historia

booksLa nueva Historia de América que ahora nos ocupa es, en primer lugar, uno más de los múltiples y disímiles estudios de conjunto sobre el pasado de la región con que cuentan las bibliotecas. Por su condición de ser el último publicado y las características de su autor, que enseguida comentaremos brevemente, es también, y en segundo lugar, uno de los mejores dentro de unos límites impuestos por el tipo de editorial y las preocupaciones de su mentor. En efecto, al tratarse de un trabajo publicado por Alianza, una de las principales editoriales de divulgación y docencia en español, la Historia de América de Carlos Malamud es un trabajo pensado para tener la más amplia difusión posible y para que sea útil a los estudiantes, especialmente a los universitarios. Además, debido al tipo de investigaciones y estudios que ha realizado su autor, la obra da una importancia mucho mayor a los problemas de los siglos XIX y XX, incluso al presente, que a las etapas colonial y precolonial. Dentro de tales límites, como decimos, se trata de un magnífico ensayo de síntesis, bien documentado y, razón por la que nos parece más meritorio, cargado de intenciones. El autor, Carlos D. Malamud Rikles, es uno de los historiadores americanistas con una formación e intereses de estudio más amplios y variados. Comenzó trabajando historia económica, especialmente del comercio, temática en la que sus principales aportaciones son el libro “Cádiz y Saint Malo en el comercio colonial peruano, 1698-1725” [Cádiz: Diputación Provincial de Cádiz, 1986], y su participación en el volumen trigésimo-primero de la “Historia de España” [Madrid: Espasa-Calpe, 1999]. Posteriormente se pasó a la historia política y respecto al tema ha escrito “Partidos políticos y elecciones en Argentina: la Liga del Sur, 1908-1916” [Madrid: UNED, 1997], “El populismo en Latinoamérica [monográfico de Cuadernos del Mundo Actual, Madrid, nº 76, 1997], además de algunas ediciones. También ha abordado otros temas, por ejemplo, el narcotráfico, con la compilación, junto a Elizabeth Joyce, “Latin America and the Multinational Drug Trade” [New York: St. Martin’s Press, 1998] y nunca ha dejado de producir obras de síntesis: “América Contemporánea, siglos XIX y XX” [Manual de Historia Universal. Madrid: Historia 16, 1992], “América Latina. Siglo XX. La búsqueda de la democracia” [Madrid: Síntesis, 1992], o las recientes “El Estado en crisis, 1920-1950” [Madrid: Síntesis, 200], y “Violencia y legitimidad política y revoluciones en España y América Latina, 1840-1910” [Santander: Universidad de Cantabria, 2004]. Además de éstas y otras monografías, capítulos en volúmenes colectivos y artículos en revistas, la carrera del autor ha destacado también por su dedicación a la docencia en varias universidades, la formación de investigadores, sobre todo en los años que dirigió el programa de estudios americanos del Instituto Universitario Ortega y Gasset, y al análisis de la actualidad mediante artículos en la prensa y su actual posición en el Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos. La Historia de América se beneficia de esta plural y diversa experiencia. Por los antecedentes citados se entiende bien que en esta nueva Historia de América Carlos Malamud, aunque comienza en los orígenes, se centre sobre todo en los problemas contemporáneos, mucho más incluso que en la colonia, período que conoce sobradamente y en el que lo más destacado es la atención que se presta a los dominios de otras potencias europeas, no sólo a los imperios español y portugués. Tales antecedentes explican, igualmente, que el estudio sea mucho mejor en lo que se refiere al análisis económico y político que en lo dedicado a otros aspectos -la sociedad, la cultura-, aunque tampoco faltan en la obra. En cualquier caso, reiteramos que manuales acerca de la cuestión no escasean y definirse por unos problemas -los que es posible analizar mejor- y no otros, no es necesariamente un defecto, puede ser una virtud. La Historia de América de Carlos Malamud, en cualquier caso, describe y analiza con detalle y sutileza los principales problemas del pasado de la región, las generalidades y las singularidades, y es especialmente cuidadosa con la mezcla de ambos planos, error bastante común en obras similares. Ya hemos dicho que el estudio está bien documentado y muestra el vasto y profundo conocimiento del autor de la bibliografía más importante y reciente respecto a los distintos temas y períodos tratados y su capacidad de hacer partícipe de ella y de sus debates fundamentales al lector. Junto con la rigurosa y suficiente exposición de los principales procesos y problemas de la Historia de América y del debate en torno a ellos, y como complemento de la misma, la principal aportación que estudiantes y lectores obtienen del estudio de Carlos Malamud es, sin duda, un cuestionamiento constante de las ideas preconcebidas, tópicos, maniqueísmos y teorías y métodos simplistas aplicados al conocimiento del pasado de la región. Por eso decíamos que se trataba de una obra cargada de intención y también, cómo no, de un estudio, ante todo, sugerente. No obstante su énfasis en lo contemporáneo, tales rasgos caracterizan todo el libro. Así se discuten las tesis acerca del primitivo poblamiento, de la formación y desarrollo de los Estados antes de 1492, el significado de la conquista9788420669359 en sus versiones negativa y positiva, como dominación y como encuentro, incluyendo una crítica a las posiciones políticamente correctas que desde ciertos sectores se trató de imponer durante la celebración del Quinto Centenario del primer viaje de Cristóbal Colón. Ya en la época colonial, Carlos Malamud discute conceptos, ideas y metodologías como el tipo de Estado que España configuró en América, el carácter de colonias que tuvieron los dominios hispanos ultramarinos, las diferencias entre éstos y los de otras potencias europeas y el legado del colonialismo, que no siempre ha sido positivo en términos de crecimiento y desarrollo económico en el caso de Jos últimos si se observan otros casos además del de Estados Unidos y Canadá -Haití, Jamaica, Belice-. Por supuesto, el mismo procedimiento se emplea a la hora de analizar los procesos de independencia, el surgimiento, consolidación y evolución de economías especializadas en la producción y exportación de materias primas, la crisis de ese modelo y la industrialización e ingerencia estatal posterior en las actividades productivas y de servicios, que comenzó a desmontarse a raíz de la depresión causada por el impago de la enorme deuda externa en la década de 1980. Finalmente, en la última parte de la Historia de América, Carlos Malamud analiza los procesos y problemas más actuales, aunque desde un punto de vista histórico y también siguiendo el mismo procedimiento interrogativo: los procesos de ajuste, saneamiento y desestatalización de las economías y de democratización, al menos formal, de los países tras años de gobiernos autoritarios son estudiados tanto por sus éxitos como en sus fracasos y con el fin de obtener de ello algunas conclusiones para el futuro. Por las razones comentadas, con sus límites, sus virtudes, incluso sus defectos también, la Historia de América de Carlos Malamud es un brillante ensayo de reflexión historiográfica y una buena síntesis desmitificadora de los procesos y problemas por los que ha atravesado la región, además de una amena e interesante lectura.

[Antonio SANTAMARÍA GARCÍA. “Carlos D. Malamud: Historia de América. Madrid: Alianza Editorial 2005. 507 páginas” (reseña), in Iberoamericana, Nueva época, Año VII, nº 26, junio de 2007, pp. 305-307]

Anuncios