✍ Caníbales y reyes. Los orígenes de las culturas [1977]

por Teoría de la historia

17930828En este estudio, el destacado antropólogo Marvin Harris expone cómo pueden explicarse las infinitas variaciones de conducta cultural —con frecuencia tan desconcertantes a primera vista— como adaptaciones a condiciones ecológicas específicas. Su objetivo consiste en explicar la evolución de las formas culturales tal como Darwin explicó la evolución de las formas biológicas. Al igual que la giba del camello es una adaptación a la supervivencia en el desierto, la extendida práctica del infanticidio femenino, tanto en las culturas primitivas como avanzadas, es una adaptación a la amenaza de la superpoblación y de la disminución de los recursos. La convicción de la supremacía masculina es, a su vez, la forma adoptada por la especie humana para justificar el homicilio de las recién nacidas. Harris afirma que las culturas6386100-M adquieren sus formas especificas como respuesta ante los recursos disponibles. Cuando las demandas de las poblaciones en aumento exceden finalmente dichos recursos, las culturas adoptan crecientemente formas intensivas de producción hasta que los recursos originales llegan a un grado de agotamiento. Entonces, si la cultura ha de sobrevivir, debe crear una nueva tecnología, y así se repite el ciclo de producción, superpoblación, intensificación y agotamiento. Según Harris, en su adaptación progresiva a estos modos ecológicos cambiantes adquieren las culturas sus formas características y asumen sus pautas culturales reyes y déspotas, esclavos y ciudadanos, padres e hijos, madres e hijas.

[LA VANGUARDIA. “Caníbales y reyes. Los orígenes de las culturas”, in La Vanguardia (Barcelona), 15 de junio de 1978, p. 49]