✍ Economía de la Edad de Piedra [1974]

por Teoría de la historia

economia-de-la-edad-de-piedraDuda este comentarista en afirmar si Marshall Sahlins es un conocido antropólogo o si deberia ser un conocido antropólogo. La realidad es que, si bien es un profesional que goza de gran renombre entre los especialistas de las ciencias sociales, sus trabajos han sido hasta el presente prácticamente desconocidos en España e incluso su nombre aparece poco en las bibliograllas en lengua castellana a pesar de ser un autor sobre el que sí se trabaja en algunos centros docentes de América Latina. Su trabajo en colaboración con EIman R. Service, Evolución y cultura, es una obra de bastante interés. Son conocidos y muy sugestivos los estudios llevados a cabo por Marshall Sahlins respecto a la comparación de las sociedades de los primates con los sistemas humanos menos evolucionados. Es un punto de partida, y a su vez una hipótesis de trabajo, para el conocimiento sobre un tema fundamental de la antropologia, como es el de los orlgenes de la vida social. La obra de Marshall Sahlins que ahora aparece en el mercado español no tiene un carácter unitario, sino que está constituida por un conjunto de artículos con una temátIca común. No obstante, este carácter (que resulta ser bastante normal en los trabajos de antropología) no le quita interés al libro, ni lo reduce a una obra de tipo marginal. Según palabras del propio autor, es una colección de artículos que fueron concebidos y reunidos con la esperanza de constituir una antropologíaportada_1673 económica, pero como algo distinto a las interpretaciones prácticas de las economías y las sociedades primitivas, como es el caso del único tratado de antropologla económica que nos ha llegado a España -el de Melville Herskovits-que parte de puntos de vIsta y concepciones de estructura dIferentes a los de Marshall Sahlins. Aparte de esta, Marshall Sahlins también tiene, en Economía de la Edad de Piedra, otras preocupaciones de tipo teórico, como la de tomar parte en el viejo debate entre formalistas y sustantivistas para definirse de un modo categórico por el segundo punto de vista. Los ensayos del libro abandonan la concepción capitalista e individualista del objeto económico. La economía se convierte en una categoría de la cultura más que de la conducta, más cercana a la política y a la religión que a la racionalidad y a la prudencia. Ya no se trata de actividades que sirvan a las necesidades individuales, sino del proceso vital esencial de la sociedad. La intención es hacer que la perspectiva antropológica lleve al campo de acción 9780202010991de la microeconomía la explicación del valor de intercambio. El libro incluye seis densos capítulos: “La sociedad opulenta primitiva”, “El modo de producción doméstico”, “La modalidad doméstica de la producción” -entendidos desde puntos de vista más metodológicos que los del capitulo anterior-, “El espíritu del don” -con apreciaciones de las teorías de Lévi-Strauss y otros-, “Sobre la sociología del intercambio primitivo” y “El valor del intercambio y la diplomacia del comercio primitivo”. Es más aventurado que difícil dar una valoración de los trabajos cuando, como en el caso presente, todos ellos discurren a un nivel muy elevado y cuando también todos son de indudable calidad. Pero, subjetivismo por delante, a mí me resultan de particular interés los dos primeros y el quinto, o sea, los que analizan la “opulencia” de la sociedad primitiva, describen el modo de producción de esas sociedades y estudian su sistema de relaciones económicas.

[Juan MAESTRE ALFONSO. “La economía de la Edad de Piedra”, in Tiempo de Historia (Salamanca), nº 48, 1978, pp. 127-128]

Anuncios