✍ Las artimañas de la inteligencia. La “metis” en la Grecia Antigua [1974-1978]

por Teoría de la historia

las-artimanas-de-la-inteligencia-detienne-vernant-4603-MLA4920234934_082013-FLos autores de este libro, compuesto de una serie de ensayos muy bien ensamblados, son ya bien conocidos del público español. Están traducidos a nuestra lengua los libros de Jean-Pierre Vernant: Los orígenes del pensamiento griego, Mito y tragedia en Grecia (I), Mito y sociedad en Grecia antigua y La muerte en los ojos, y los de Marcel Detienne: Los maestros de verdad en la Grecia arcaica, Los jardines de Adonis, La muerte de Dionisio y La invención de la mitología. Uno y otro son los representantes más caracterizados de una manera de interpretar la cultura y el pensamiento helénico basada en la antropología estructural, la sociología histórica y la filología actual. Sin excesivos formalismos y con un admirable conocimiento de los textos antiguos, su hermenéutica se caracteriza por su precisión y su afán de profundizar en los rasgos característicos del pensamiento y la cultura griegas, ya sea en el caso de un mito (como el de Prometeo o el de Dionisio) o de un complejo de mito y ritos (como el de las fiestas de Adonis o los sacrificios sangrientos), combinando el rigor filológico en el análisis de los textos y la atención al contexto social al que se refiere cualquier manifestación cultural. Todo ello con un lenguaje atractivo por su modernidad y su capacidad de sugerencias. Ese método sutil es el que les ha permitido enfrentarse a un tema como éste de la metis, la astucia y sagacidad variopinta, una categoría mental de difícil definición, instrumento versátil y sinuoso para la conquista del éxito, mediante la trampa, el disfraz y el ingenio engañador. Metis fue una diosa engullida por Zeus para dominar el mundo divino; es una cualidad intelectual y una manera de actuar que se muestra en la conducta de algunos curiosos personajes. Hermes, Ulises, el pulpo retorcido y el zorro zalamero, son maestros en las tretas de astucia; pero también Zeus, Atenea, Afrodita y Hefesto tienen tratos con Metis; todos ellos saben apelar a la flexibilidad de espíritu y la simulación para obtener el triunfo, cuando esto importa más que la rectitud. La metis, sagacidad práctica, es una categoría qué puede rastrearse a lo largo de todo un largo repertorio de ejemplos narrativos. El aprecio por esa actitud viene de antiguo -desde la Odisea, como apuntamos- y perdura notablemente. Su universo es el de la habilidad y la trampa, del engaño ingenioso y el lazo escondido, el de los trucos múltiples, donde el triunfo queda al alcance de quien es, como el versátil Odiseo, polytropos, polyméchanos y polymetis, fecundo en tretas y astucias. Los estudios atentos a los valores heroicos, a la ética noble y rectilínea y a la lógica platónica habían descuidado tratar a fondo de esta escurridiza manera de ser. M. Detienne y J.-P. Vernant han logrado, con singular habilidad, cazar en sus análisis a tan sinuosa figura, forma variopinta de una inteligencia elusiva y arcaica. Los títulos de los varios capítulos dan ya una idea de su atractivo: «Los juegos de la astucia», «El zorro y el pulpo», «La unión con Metis y la realeza del cielo», «El ojo de bronce», «Los pies de Hefesto», y «El círculo y el lazo», etcétera. Se define el campo semántico, primero, y luego se pasa revista a una serie de personajes y episodios míticos, relacionados con indudable tino. La metis es un poder y una carta para el éxito en un universo ambiguo y violento. Recurre al engaño, dólos y apáte, como en el enfrentamiento hesiódico entre Prometeo y Zeus; y al disfraz y el enmascaramiento, al disimulo y al hábito ajustado a las circunstancias, como hace el pulpo, o el mismo Ulises. Aquí se perfila una ética de la ambigüedad, donde es el zorro zalamero el que se lleva el queso. Es también un ámbito por el que avanza el ganancioso Hermes envuelto en su misterio, o donde actúa con sus magias y sus habilidades artesanas el patizambo Hefesto, de andares sinuosos. Frente a la fuerza y la belleza, la astucia tiene sus propios senderos hacia la959499052 victoria no en la prédica moral, sino en lo pragmático. Aquí se rastrea la historia mitológica de su proceder en el mundo helénico. Pero no sólo los dioses sagaces y algunos animales deja fábula se sirven de la metis; también los sofistas, los comerciantes, los oradores, los buscadores de la persuasión y la ganancia recurren a esa habilidad y maña. Una astucia que, aunque no se considera virtud, arete, en los códigos aristocráticos, fue muy apreciada. Una «virtud» muy griega, en el fondo. Como en tantos otros estudios, hay que elogiar la amplitud de los textos de los que Detienne y Vernant toman sus datos, desde los mitológicos más clásicos a la Historia de los animales, de Aristóteles, o la de Eliano y la sutileza de sus análisis, buenas redes para tema tan flexible y proteico. La versión española, de Antonio Piñero, es excelente por su elegancia y exactitud.

[Carlos GARCÍA GUAL. “Historia de la astucia en la literatura helénica”, in ABC (Madrid), 26 de noviembre de 1988, p. 69]