✍ Rumores y sensibilidades en Venezuela colonial. Cuando de historia cultural se trata [2010]

por Teoría de la historia

arton389El último libro de la americanista francesa Frédérique Langue, autora de reconocido prestigio internacional, viene a demostrar que la buena fama que la precede es realmente merecida. Quizás lo primero que puede percibirse al leer esta obra es el dominio indiscutible que dicha autora tiene de las fuentes y de la bibliografía y además la tremenda capacidad que posee –y que a veces es difícil encontrar en otros autores– para comprender las complejas y finísimas líneas que separan a unas y a otras disciplinas y, aún más, a las diferentes tendencias que desde aquéllas se siguen a la hora de conocer el pasado humano. La obra se compone de seis capítulos, algunos de cuyos textos proceden de trabajos, conferencias pronunciadas en congresos, capítulos de libros, etc. de temas afines que la autora ha ido realizando en los últimos años, mientras que otros son inéditos constituyendo un adelanto de sus avances más recientes. Se crea así un lógico e inteligente compendio que da forma a un libro breve en cuanto a su número de páginas pero realmente intenso en contenido, por todo lo que cuenta y sobre todo por las novedosas e interesantes ideas que sugiere. El principal objeto de estudio, como indica el nombre de la obra, son los rumores y las sensibilidades en la Venezuela colonial, elementos que para la autora se desarrollan en el tiempo largo y que por tanto llegan a formar parte de la idiosincrasia de dicha nación. A pesar de que el tema ya sea amplio y ambicioso la autora no se queda ahí. Se aprecia a medida que avanza en la lectura de los diferentes capítulos cuáles han sido y son las distintas formas de acercarse al tema investigado, lo que dota de riqueza a la obra. El primer estudio lleva por título “La historia de las mentalidades ¿Paradigma de la historia cultural, espejismo o simulacro metodológico?”. En él se da una visión panorámica de lo que ha sido la ya tradicional historia de las mentalidades, donde autores como Johan Huizinga o los fundadores de Annales dieron los primeros pasos dentro de esta corriente. Se habla también de la más joven historia de las mentalidades latinoamericana, que aún no se halla completamente definida y que puede servir, según nos cuenta la autora, para reescribir el pasado colonial e ir eliminando algunas de las múltiples leyendas negras. En el segundo capítulo la Dra. Langue quiere dejar claro que hasta el momento se han hecho muy pocos aportes válidos dedicados a la historiografía venezolana de este período. Viene por tanto a esbozar un estudio sin intención de enumerar todas las obras referidas a la Venezuela colonial sino mostrando los rasgos fundamentales de las que a su modo de ver han sido más relevantes. Corrientes como la historia regional, quizás demasiado desarrollada en Venezuela, el aporte de las universidades y otros centros de investigación a la historiografía o los adelantos en el terreno de las redes de poder y la prosopografía son algunos de los temas que la autora analiza en este capítulo. A partir del tercer apartado el libro cambia un poco su estructura. Si bien en los dos primeros se han descrito las formas tan variadas de conocer el pasado y sus resultados, en los próximos capítulos no es tanto la historiografía lo que importa sino más bien el análisis histórico concreto. “El honor extraviado. Representaciones y sensibilidades aristocráticas en Venezuela colonial” es el tercer capítulo y también el más breve, pero sin embargo uno de los más importantes pues aporta las pautas necesarias para comprender el devenir histórico de Venezuela en vísperas de la Independencia. El fenómeno de la endogamia entre los sectores de poder (mantuanos) y el intento de frenar el notorio ascenso de los “de abajo” son especialmente analizados ya que explican parte de la situación que se produjo en ese momento. Se invita además a hacer una lectura plural de la emancipación. En el cuarto capítulo hay dos elementos que centran la atención, el silencio y la ruptura suave del mismo, es decir, el rumor. La autora lo interpreta como el nacimiento de una incipiente opinión pública que viene a recordar a los grupos privilegiados sus deslices. Para ello propone fijarse en la contradicción que se produce entre el discurso, las normas y las prácticas efectivas. El interesante y poco frecuente caso de la poderosa familia Aristiguieta, y en especial de las mujeres que la integran, aporta un “escandaloso” y bastante ameno ejemplo de rebelión moral ante las autoridades civil y eclesiástica. Con el quinto trabajo la Dra. Langue pone de manifiesto la gran aceptación que recientemente está teniendo el tema de las sensibilidades y las representaciones y que puede medirse por el abultado número de publicaciones. El rumor, su difusión e influencias, se convierten en objeto de estudio pues pueden rastrearse a través de la documentación americanista como la autora está demostrando a través de sus investigaciones. Recomienda no hacer caso omiso a la voz de los “de abajo” hasta no hace mucho silenciada a la hora de historiar. Enfrentar el panorama idílico que la autoridad quiso mostrar con lo que realmente ocurrió nos puede acercar a una visión más certera de la realidad colonial. El sexto y último capítulo hace hincapié una vez más en las acciones poco ortodoxas que practicaban algunos miembros de la sociedad colonial. Escenas que hoy pueden parecer hasta inocentes, como que dos jóvenes se agarren del brazo, eran magnificadas hasta el extremo por las instancias de poder. La fiesta como elemento de sociabilidad era realmente temida por éstos precisamente por las situaciones que en ella podían darse, tales como el encuentro, amistoso o no, entre personas de diferente etnia y condición social y lo que ello podía conllevar para el honor de las familias más ilustres. Es imposible terminar sin alabar y recomendar esta última publicación de Frédérique Langue, ya que con magistral estilo y aún mejor conocimiento de la realidad tratada ha elaborado un libro con planteamientos historiográficos innovadores, fácil de leer y realmente esclarecedor, que permite a personas interesadas en el pasado de la Venezuela Colonial acercarse a una realidad apasionante.

[Antonio FUENTES BARRAGÁN. “Langue, Frédérique. Rumores y sensibilidades en Venezuela Colonial. Cuando de historia cultural se trata. Barquisimeto: Fundación Buría, 2010, 148 págs.” (reseña), in Temas Americanistas (Sevilla), nº 25, 2010, pp. 164-165]