✍ Entre mémoire collective et histoire officielle. L’histoire du temps présent en Amérique latine [2009]

por Teoría de la historia

memoire_v2América Latina es un territorio con una historia compleja marcada profundamente por una serie de eventos como su pasado colonial, guerras de independencia, guerra fría, dictaduras y el periodo neoliberal. La historia de las naciones y territorios latinoamericanos ha sido en general construida desde el punto de vista de los vencedores de la historia, construyendo hechos históricos que favorecen tal punto de vista. Conforme las sociedades latinoamericanas se vuelven más democráticas y el presente se aleja del pasado, el miedo a revisitar momentos históricos empieza a desvanecerse. Junto con quienes vivieron los acontecimientos y transiciones históricas, los investigadores han comenzado a reconstruir el pasado de manera de traer al presente los temas fundamentales que hacen a ese presente de América Latina. La obra Entre memoria colectiva y historia oficial. La historia del tiempo presente en América Latina, coordinada por los historiadores Luc Cardevila y Frédérique Langue, nos invita a conocer y a criticar la historia presente de América Latina con ideas originales y novedosas. La obra formó parte de una jornada de estudios titulada “Conflictos y sensibilidad dentro de la historia del tiempo presente del mundo iberoamericano” que fue organizada el 20 de marzo 2008 en la Universidad de Rennes 2, Francia. El libro está dividido en tres temas históricos centrales: “El pasado vivo”, “Escrituras e Historia Oficial” y “Memoria Colectiva”. A través de diferentes métodos de análisis, historiadores, sociólogos y antropólogos de diferentes partes de Europa y América Latina revisitan la historia del subcontinente y de España, invitando al lector y a las sociedades contemporáneas a reflejar y buscar soluciones para los problemas presentes de las sociedades. A través de fuentes orales, escritas, iconográficas, los autores aclarecen momentos históricos desde el punto de vista de los que no tuvieron la oportunidad de contar su historia: a los que no tenían voz en la sociedad o quienes hasta ahora tenían miedo de contar lo vivido. El libro es un mosaico de momentos históricos claves de América Latina. Cada trabajo aporta al lector un contexto histórico del país y el momento puntual en que se encuadra. Las tres partes del libro presentan diferentes métodos con las cual la historia de tiempo presente en América Latina se está cuestionando y reformando para abrir una nueva conciencia del presente del territorio. La primera parte del libro, “El pasado vivo”, se basa en memorias históricas sobre el territorio de América Central, Cuba y Chile durante la época de la guerra civil y el franquismo en España. El primer artículo escrito por Elizabeth Burgos explora los motivos y memorias de la operación Pedro Pan que llevó a que más de catorce mil niños fueran separados de sus padres y enviados a los Estados Unidos durante la guerra civil en Cuba (1959-1962). La operación fue organizada por los Estados Unidos y la iglesia católica. Olga Nodarse, una de las niñas afectadas por la operación, comparte a los sesenta años sus memorias de la época y busca entender los motivos por los cuales se promovió tal acto contra ellos. A través de relatos emotivos y descriptivos, el dolor y miedo vivido en el país, y entre padres e hijos durante la separación de la que fueron objeto, es transmitido al lector. Manuel Gárate escribe “Mi honor bien vale tu silencio”, trabajo con el que entramos en la sociedad chilena post-dictadura (1973-2001). Gárate narra el caso de Felipe Agüero y Manuel Meneses que se llega a desvelar frente a la sociedad chilena. Después de que Pinochet fuera arrestado en Londres, el caso abrió el escenario público a denuncias sobre torturas y delitos contra los derechos humanos cometidos durante la dictadura, y dio origen a la conformación de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura. Es recién entonces cuando la sociedad chilena puede traer al presente el pasado para encontrar justicia y paz después de un largo periodo de silencio. Natacha Borgeaud-Garciandía narra la historia de tres etapas políticas en Nicaragua a través de memorias de obreros que vivieron las diversas transiciones históricas del país. El trabajo nos posiciona bien en el contexto histórico de Nicaragua y muestra que la realidad actual del país no siempre fue lo que es, por lo cual es importante despertar los recuerdos del pasado para así cuestionar el presente. Marta Casaús, por su parte, explora el racismo, su existencia actual y su utilización política en el genocidio de Guatemala. Casaús muestra cómo el racismo está fuertemente ligado con la modernidad y la cultura de la racionalidad. Al entender mejor los motivos y causas del genocidio en Guatemala, quizás se pueda abordar el racismo que existe hoy en el mundo, que no ha desminuido. Maud Joly, finalmente, revisita el pasado de la época de la guerra civil española. A partir de memorias de mujeres republicanas de la época y de los que fueron “vencidos” por los nacionales, se logra una reconstrucción de la memoria histórica del país que incluye el proceso traumático de quienes no pudieron expresar su dolor. La segunda parte del libro examina escrituras que forman parte del tiempo presente de América Latina. Joana Maria Pedro y Cristina Scheibe Wolff exploran palabras escritas en muros que cuentan la historia de los movimientos feministas en países como Brasil, Perú y Bolivia. A través de fotos y citas reconstruimos el pasado de mujeres que abrieron camino a una importante resistencia contra la sociedad que las oprimía. Los muros forman parte de la conciencia del presente de los territorios y revelan el camino seguido por las protestas de las mujeres en lucha. Marta Mariasole Raimondi analiza las expresiones del teatro político como vinculo de resistencia en Argentina durante el periodo post-dictatorial, e invita al lector a entender cómo surge el teatro político y cómo dicha manifestación cultural puede servir como espacio público en el que los actores pueden actuar de manera individual o colectiva para cambiar la conciencia y la cultura actual. Isabelle Combès, Elio Ortiz y Elías Caurey exploran la historia escrita de Bolivia y Paraguay, donde cada país tiene su versión distinta frente al territorio y guerra del Chaco. La guerra del Chaco, que fue una de las guerras más sangrientas del siglo XX en América Latina, es otro ejemplo de cómo el imaginario del otro y la lucha por un territorio “vacío” llegan a crear la historia de una nación. El trabajo de Nicolas Richard da continuación a la memoria y situación durante la guerra del Chaco: utilizando la producción bibliográfica de diversos actores de la guerra, Richard busca esclarecer los hechos y ampliar la comprensión y dimensión del pueblo indio que fue exterminado durante el conflicto. Capucine Boidin nos lleva a los tiempos de Paraguay después de la guerra; haciendo uso de la historia oral examina la creación de la identidad de los actores y las clases sociales de la nación paraguaya, así como las memorias olvidadas y los relatos que definen lo correcto contra lo “negativo”. El pasado se borra y la historia acaba siendo creada a través de quienes crearon el Estado. La tercera parte del libro trata las tensiones entre la historia oficial y la memoria colectiva. El sentimiento del patriotismo y de la nación es algo que los partidos populistas utilizan para llegar y consolidarse en el poder. La historia oficial es creada por el Estado para favorecer a la dirigencia. En el caso de Venezuela, Frédérique Langue expone el caso de Hugo Chávez y la conciencia “bolivariana”. Al defender las ideas de Bolívar como libertador del pueblo, Chávez pone en cuestión la memoria colectiva de los venezolanos buscando construir una historia oficial que la valida y legitima. Daniela Albarrán estudia el territorio mexicano y examina la utilización de la memoria y de la historia oficial. De una parte los gobiernos utilizan “hechos” para defender la creación de la república y reutilizan la memoria para defender su lucha como es el caso del movimiento zapatista de Chiapas. Conformé las sociedades se vuelven mas democráticas, hechos del pasado vuelven a ser examinados con otra perspectiva. El espacio actual en la sociedad boliviana permite abrir de nuevo las causas de la guerra del Chaco, como Gérard Borras muestra en su artículo sobre el altiplano en Bolivia y el conflicto. En el caso de Paraguay, Luc Capdevila pone en cuestión la historia oficial impuesta a la nación que ahora puede ser reexaminada gracias a un progreso de democratización en el país. La historia oficial que fue utilizada por el estado hoy puede ser cuestionada.

[Lara OVIEDO SEIDEMAN. “Capdevila, Luc y Langue, Frédérique (coords.). Entre mémoire collective et histoire officielle. L’histoire du temps présent en Amérique latine. Rennes: Presses Universitaires de Rennes, 2009, 280 p.” (reseña), in Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas, nº 4, 2010]