✍ Ciropedia o Educación de Ciro [ca. 380-360 a.C.]

por Teoría de la historia

9788424912567Sumergida la sociedad actual en una espiral de declive e incapacidad política aparentemente imparable, cabe evocar la figura de Jenofonte, célebre historiador y filósofo ateniense nacido hacia el 430 a.C., por su concepción acerca del ideal político. En cuanto a su biografía destacamos un posicionamiento personal que marcó su vida, pues, a pesar de ser ciudadano de Atenas, no estaba de acuerdo con el modelo político que se estaba llevando a cabo en su ciudad natal. Esto propició que se involucrara en empresas bélicas del bando de los persas, primero, y de los espartanos, posteriormente, ciudades enemigas de Atenas. Precisamente, luchar contra su propia patria fue lo que le llevó al destierro. La última etapa de su vida estuvo marcada por la reconciliación con Atenas, muriendo en el 354 a. C. Fue un escritor prolífico, cuyas obras presentan una temática variada: histórica, didáctica y filosófica. Sin embargo, resulta difícil clasificar sus obras unitariamente pues todas están impregnadas de un espíritu filosófico. Este artículo trata de mostrar una importante obra de este autor, denominada “Ciropedia” o “Educación de Ciro”, que consta de siete libros y un epílogo, encontrándose en la Biblioteca de la Real Sociedad Económica el libro primero, editado en griego en 1811 por la imprenta Cellot de Paris. En la “Ciropedia” realiza Jenofonte un recorrido que abarca desde la organización sociopolítica, pasando por la juventud y educación de Ciro, para posteriormente centrarse en diversos aspectos bélicos; y en la propia vida de Ciro ya como soberano; termina con una reflexión sobre la decadencia del imperio tras su muerte, poniendo de manifiesto las consecuencias de la pérdida de valores en la sociedad. En el libro primero, datado a mediados del siglo IV a.C., el historiador no sólo se compromete a representar el devenir vital del héroe sino que además adquiere un significado más completo al marcar el camino del conjunto de la obra. Este libro está cargado de consideraciones filosófico-políticas con las que el autor reflexiona sobre las dificultades que implica gobernar, y concluye que no es misión imposible, puesto que existió un hombre que fue capaz de hacerse respetar y querer por los súbditos de su gran imperio: el persa Ciro.

Influencias en la “Ciropedia”

La principal influencia en la “Ciropedia” tiene como referente a Sócrates y la sofística, movimiento cultural basado en la creencia de no pensar que nada es cierto, sino que nada es verdadero, en la que Ciro se manifiesta como discípulo de Sócrates. En efecto, en algunos pasajes parece que es Sócrates en vez de Ciro el que habla. Son varias las ideas reflejadas en esta obra: la inmortalidad del alma, la virtud o la relación entre ignorancia e injustica. Del mismo modo, el cinismo, doctrina que se basa en alcanzar la autosuficiencia, base de toda virtud, ejerce un innegable influjo en Jenofonte. A su vez, Platón también influye en el pensamiento del autor en relación a la educación, la división del trabajo y la inmortalidad del alma. Asimismo, Isócrates ejerce notable influencia, ya que marca el modelo de educación ideal para el príncipe. Y cabe señalar la propia experiencia vital del historiador para la realización de la obra. Por último, se debe acentuar el papel fundamental de la paideia, que era para los griegos la base de la educación, la cual dotaba a los varones de un carácter verdaderamente humano y conformaba al individuo como una persona apta para ejercer sus deberes cívicos. En esta obra, el autor refleja a través de Ciro el prototipo del buen soldado y de un justo soberano. Al mismo tiempo, se señala el contraste de la educación griega, individualista, y la persa, vinculada a la comunidad, en la que el autor se declara más próximo a los valores cívicos y morales de los persas, como eran el respeto a las leyes, el amor a la patria y a la libertad, así como la importancia del buen ejemplo.

Cualidades de un buen soberano

Las cualidades que, para Jenofonte, debía tener el soberano ideal quedan reflejadas en esta obra. Cualidades como la piedad, ser respetuoso con los dioses; la justicia, objetivo fundamental de la educación de los persas; el respeto, propio del héroe homérico; la generosidad, actitud fundamental del hombre; la mansedumbre, trato afable con sus semejantes; la obediencia, elemento básico de la educación; o la continencia, virtud que ayuda a soportar la fatiga, el hambre y la sed.

Proyección de la obra

Esta obra tuvo gran influencia en la literatura posterior, de manera muy notable en el mundo romano, especialmente en Cicerón, Escipión y Séneca. Durante la etapa renacentista, la “Ciropedia” influye con fuerza en la literatura europea, como es el caso de “El príncipe”, de Maquiavelo, que recoge en algunos aspectos ideas expresadas por Jenofonte. En España, durante los siglos XVI-XVII, también tiene reflejo esta influencia en diversas obras dirigidas a la instrucción de losciropedia-9788476005545 príncipes, obras moralizantes que recomendaban la piedad, la castidad y el cuidado del bien público. El principal interés histórico de esta obra radica tanto en la expresión de su ideal sobre la educación como en el desarrollo de la táctica militar, precursoras de la tradición educativa y formación militar moderna. No obstante, su mayor interés radica en señalar los paradigmas del poder político. La “Ciropedia” constituye un testimonio cultural de la época en que está escrita, pues alude al concepto platónico de justicia; al concepto griego de la educación ciudadana integral; al concepto clásico de virtud, es decir, el fortalecimiento del cuerpo y del espíritu; y a una conquista para la propia comunidad y para uno mismo de una vida inteligente, libre y satisfactoria. De este modo, se esboza una imagen de la “Ciropedia” como la descripción de un ciclo completo desde la adquisición del poder político hasta la estrategia a seguir para el buen gobierno.

El libro primero de la “Ciropedia”

Este volumen comienza con una reflexión personal acerca de las dificultades para gobernar; continúa haciendo referencia a las excepcionales dotes de liderazgo de Ciro, sobre su estirpe, su aspecto y carácter; sobre la educación que tienen los persas y la de Ciro mismo; sobre los distintos tipos de individuos que conforman el imperio: niños, efebos, adultos y ancianos; sobre la constitución de los persas y sus reglas de urbanidad, y sobre la importancia de la caza en su educación. Relata su primera experiencia bélica en defensa de la patria, quedando al mando del ejército que acudirá al auxilio de los medos, aprovechando los presagios favorables para la salida de sus fuerzas hacia Media, país de los medos. Asimismo, atiende las recomendaciones de su padre para ser un buen dirigente, que le aconsejaba buscar el favor divino, cuidar de que los soldados tuvieran suficientes provisiones, convencerse de que la táctica es sólo una parte del arte de la guerra, cuidar la salud de los soldados y, finalmente, buscar el celo, la disciplina y la amistad de la tropa. Incluso se describen medios para adquirir ventajas sobre los enemigos, como ser tramposo, realizar engaños, actuar por sorpresa e inventar nuevos ardides. En definitiva, cómo proceder en cada situación, no actuando nunca en contra de los presagios.

La paideia

La paideia, entendida como la educación del hombre griego en todos sus aspectos, dotaba al individuo de conocimiento y control sobre sí mismo y sobre sus expresiones. Tal concepto fue adaptado en Roma con el término humanitas, que Cicerón establece como cultura, educación y pedagogía, facetas propias del hombre libre y con las que están relacionadas las demás disciplinas. El ideal político propuesto por Jenofonte a través de la figura de Ciro dista mucho de la realidad política de este tiempo, pues la preparación de los que ejercen responsabilidades públicas en la actualidad se acerca a la mediocridad, ya que el esfuerzo no tiene el reconocimiento adecuado, mientras que la ambición y el resultado a corto plazo es el valor presente. Jenofonte trata de transmitir, al analizar la figura de Ciro, el concepto del helenismo, es decir, las características culturales que todos los pueblos griegos consideraban comunes y que los diferenciaban. No podemos olvidar la reciprocidad entre la formación del hombre griego y su proceso espiritual, a través del cual llegaron a la construcción de su ideal de humanidad, todo lo cual el historiador transmite en la “Ciropedia”.

Conclusión

En definitiva, esta magnífica obra marca las pautas y comportamientos adecuados para los gobernantes de la época, siendo este paradigma totalmente aplicable y válido para la sociedad actual. Resulta paradójico, a la vez que un tanto absurdo, que habiéndose teorizado ya sobre el ideal del buen gobierno de forma intachable y basándose en la prevalencia de los valores morales, hoy, veinticinco siglos más tarde, no se haya comprendido la esencia de las cualidades que debe poseer un buen gobernante. Aunque, como es bien sabido, el que no conoce el pasado está condenado a caer en los mismos errores una y otra vez.

[José María DÍAZ, Jorge LUIS, Daisy PLACERES y Noemí VALES. “La Ciropedia de Jenofonte. Ciro y la capacidad política para el buen gobierno”, in El Día (Tenerife), 2 de mayo de 2013, pp. 24-25]