✍ La (re)vuelta de los estudios subalternos. Una cartografía a (des)tiempo [2011]

por Teoría de la historia

513e32dff2af8cf12ba2246e.__masgrande__Hacia fines de los años setenta, un erudito marxista llamado Ranajit Guha (1922) mantuvo un par de reuniones con jóvenes académicos que, al igual que el maestro, sentían la urgencia de rescribir la historia de la India, pero a partir de una mirada que le devolviera a las masas silenciadas el lugar del cual se las había excluido. El proyecto al que tales reuniones dio lugar se conoce hoy como Estudios de la Subalternidad o Estudios Subalternos, y el impacto que han tenido tanto en la historiografía como en las ciencias sociales cobra cada vez mayor relevancia, y ya se nos empiezan a ser conocidos nombres como los de Dipesh Chakrabarty, Partha Chatterjee, Gayatri Spivak, entre otros. El Grupo de Estudios Subalternos del Sur de la India comenzó su actividad en 1982, a través de una publicación que en inglés se conoce como Subaltern Studies: Writings on South Asian History and Society, y que actualmente va en su doceavo número. Esta perspectiva de análisis inspiró a un grupo de latinoamericanos, provenientes principalmente del espacio literario, a fundar un grupo similar en este lado del globo, el cual operó entre 1992 y 2002. Su objetivo era repensar la práctica teórica, una vez que los modelos teóricos y políticos dominantes en América Latina habían llegado a un claro agotamiento. La (re)vuelta de los estudios subalternos. Una cartografía a (des)tiempo es un libro que tiene por objetivo poner en circulación un conjunto de textos y de debates que la corriente subalternista ha generado, tanto en su versión india como latinoamericana, lo que debiera permitir una rica discusión no sólo con la dominante historia social chilena, sino también con todas las formas discursivas que colocan en su centro cuestiones como la representación y la agencia. El libro se estructura a partir de cuatro ejes más una erudita presentación del compilador, la que le permite comprender a quienes no estén familiarizados con esta corriente, sus condiciones de emergencia y sus potencialidades para otros lugares como América Latina y Chile en particular. El primer eje se titula “Emergencia de la subalternidad” y nos presenta los textos centrales de Ranajit Guha y Gayatri Spivak. Del primero podemos encontrar sus ensayos ya clásicos, como “Aspectos elementales de la insurgencia campesina de la India”, donde devela el eurocentrismo de un historiador como Eric Hobsbawm, quien apela a la distinción entre política y prepolítica, como forma de considerar la agencia, lo que nos sumerge en una mirada teleológica que termina colocando al centro de la historia una razón estatal. También se incluye en esta sección “La muerte de Chandra”, un bellísimo ensayo donde Guha pone en práctica su estrategia de lectura, aquella que llama “lectura en reversa”, y cuyo objetivo es relevar la resistencia de un grupo de mujeres de las castas inferiores, no sólo ante el dominio del Raj sino también frente al patriarcado. En otras palabras, este texto es un manifiesto metodológico que lucha contra el modelo de historiador que ve en la fuente una verdad oficial que, en nombre de la objetividad, deja sin cuestionar, uniéndose así a lo que Guha llamó en otra parte “la prosa de la contrainsurgencia”. En cuanto a Spivak, se ha incluido una sección de un capítulo de su libro Crítica de la razón postcolonial, precisamente aquella donde rescribió su famosa polémica: ¿Puede hablar el subalterno? La respuesta negativa que entregó nos obliga a tomar con sumo cuidado toda representación, incluso la que se hace desde el mundo académico, dado que la academia reproduce la subalternidad en el mismo acto de nombrarla. Ello no implica que se deba suspender toda articulación, sino más bien problematizar cada invocación a la subalternidad, toda vez que se habla de la democracia en nombre del pueblo, ese que historiadores, antropólogos y cientistas sociales en general dicen estar representando. La siguiente sección se titula “Hacia una historiografía radical”, y contiene un texto de Dipesh Chakrabarty y otro de Guha, los que en conjunto tienen por objetivo develar las implicaciones que la disciplina tiene con el capital y su acumulación, a la vez que marcan la distancia con la historia desde abajo made in Britain. El libro continúa con “La cuestión de la nación”, donde Partha Chattejee y Gyanendra Pandey señalan la violencia que conlleva aquella comunidad imaginada por Europa y exportada al resto del globo, pues la nación, lejos de ser una idea compartida por todo un pueblo, muchas veces se transforma en una unidad que para existir debe negar su hetegeneidad interna. De ahí que los autores apelen aquí a una defensa del fragmento, como diría Pandey. El libro cierra con el apartado “Debates en torno a la subalternidad”, donde se recogen las reflexiones de la historiadora Florencia Mallon, autora por lo demás de un libro fundamental para comprender la historia mapuche a lo largo del siglo XX, La sangre del copihue, trabajo abordado desde una perspectiva subalternista ejemplar. También están aquí Chakrabarty y Spivak, quienes ponen en discusión los aportes tanto del grupo en general como de la noción de subalternidad en particular. En cuanto al texto de Mallon, si bien fue escrito hace más de quince años, todavía ofrece perspectivas de análisis y reflexiones que afectan el trabajo académico, pues aún no están saldados lo que ella llamó “la promesa y el dilema” de los estudios subalternos. En conjunto, este libro se muestra como un aporte más que significativo para el debate sobre saber, poder y representación que se viene generando en América Latina en los últimos años, lo que por supuesto no es exclusivo de una disciplina, sino que afecta todo el ámbito de la política de la academia. En otras palabras, este libro es un aporte a la política de la teoría y a la teoría política, que permitirá poner en discusión el sesgo elitista que todavía podemos reconocer en la historia social chilena, toda vez que asume una mirada eurocéntrica y etapista del devenir humano, pero, como queda claro en la presentación de Rodríguez Freire, también le permitirá a todo aquel interesado en los debates intelectuales llevar la discusión entre academia y política más allá de los pequeños departamentos disciplinares de los que no sale.

[Mary Luz ESTUPIÑÁN. “Raúl Rodríguez Freire, compilador. La (re)vuelta de los estudios subalternos. Una cartografía a (des)tiempo. Santiago/San Pedro: Ocho Libros/ Editorial IIAM, 2011” (reseña), in Sociedad Hoy (Concepción), nº 20, 2011, pp. 159-161]

Anuncios