✍ Historia eclesiástica del pueblo de los anglos [731]

por Teoría de la historia

2013-akal-bedaLa Historia Ecclesiastica gentis anglorum [Historia eclesiástica del pueblo de los anglos] consta de cinco libros y constituye la obra máxima de la historiografía medieval escrita hasta entonces. Llena de conocimientos, esta historia del pueblo inglés reúne las experiencias históricas de Beda el Venerable y sus preocupaciones cronológicas dentro de una concepción muy personal, a pesar de estar influida especialmente por Gregorio de Tours, en la que la labor crítica de las fuentes utilizadas incluye la cuidada anotación de las mismas. En la dedicatoria que hace Beda de este libro al rey de Northumbria Ceolwulf, explica que fue ayudado en su labor por el abad Albino, que había manejado muy bien los documentos de Kent sobre la evangelización de Agustín; el cual, a su vez, había estado en contacto con Teodoro y Adriano y con la iglesia de Canterbury. También indica que Nothelm, antiguo arzobispo de Canterbury, le proporcionó documentos procedentes de los archivos pontificios y que él mismo realizó una labor de recolección de escritos antiguos y documentos útiles para la obra en cuestión; labor a la que unió su propia experiencia y memoria para relatar los hechos contemporáneos. La Historia eclesiástica de Beda comienza con una descripción del país y de sus caracteres físicos para pasar inmediatamente a la conquista romana, la cristianización de Inglaterra y el establecimiento de los anglosajones. El tema principal de la obra es la historia de la Iglesia británica desde la misión de Agustín hasta el 731, siguiendo un orden cronológico apenas roto por algunas vidas de santos o relatos milagrosos que intercala, así como por algunas fases de la historia de los reinos anglosajones. Beda no es un mero compilador, sino que escribe en un tono literario dando preeminencia en el relato a Northumbria: tierra de santos protegida por reyes piadosos. La obra termina con un sumario cronológico de los acontecimientos mundiales más importantes, un relato de su vida, una anotación de sus escritos y, finalmente, una plegaria. El gran número de copias que han quedado de la Historia eclesiástica se debe a la atención que mereció esta obra en la Alta Edad Media europea en general y hasta prácticamente nuestros días en Inglaterra. Las dos primeras copias se hicieron en Northumbria apenas diez años después de la muerte de Beda, pero se conservan unos ciento cincuenta ejemplares manuscritos. Debido en buena parte a la actividad exportadora de las Islas Británicas en el siglo VIII para el uso inicial de los misioneros anglosajones destacados en el continente, la reputación de Beda se extendió rápidamente por toda Europa, encontrándose las copias de su obra en numerosas bibliotecas. Fue traducido al inglés en el reinado de Alfredo el Grande y extractado numerosas veces por cronistas y hagiógrafos tanto ingleses como extranjeros. Beda ha sido considerado siempre como un clásico de la Edad Media, por lo que el texto de su Historia eclesiástica no presenta problemas de comprensión debido a la excelente tradición manuscrita del mismo. A ellokwiecien6 se une la importancia del relato para conocer la historia de Inglaterra en los albores de la Edad Media; pero no hay que olvidar la inclinación de este autor por Irlanda y la tarea evangelizadora de sus monjes, algunos de los cuales cristianizaron la Northumbria, y su aversión hacia los celtas y los bretones de Gales, con los que siempre fue intolerante. Para hacer entender a los hombres la primacía de la Iglesia de Roma sobre la celta, abunda en milagros y ejemplos ilustrativos con carácter de catequesis y de enseñanza religiosa. A pesar de todo, Beda es un escritor racional nunca llevado por la retórica y que tolera la explicación de los hechos por causas naturales compatibles con la intervención divina. Pero la Historia eclesiástica de Beda no es únicamente una historia religiosa, sino que comprende también una historia secular, pues anota la sucesión de los obispos anglosajones junto con las genealogías de los reyes. La inclusión de esta historia secular en la eclesiástica es una manifestación de la indisoluble conexión de la Iglesia y el Estado en los tiempos anglosajones. Beda piensa que los reyes deben proteger al estado eclesiástico y promocionar a los misioneros encargados de llevar la palabra de Dios lejos de su tierra. En compensación, la Providencia premiará a los soberanos que se comporten en esta línea.

[Carmen ORCÁSTEGUI y Esteban SARASA. La historia en la Edad Media. Madrid: Cátedra, 1991, pp. 104-105]

El catedrático de Filología Clásica de la Universidad de Alcalá de Henares, José Luis Moralejo, habla de la Historia eclesiástica del pueblo de los anglos, escrita por Beda el Venerable, monje anglosajón considerado como uno de los hombres más sabios de la Europa del 700. 

-Háblenos del libro

-La obra tiene un gran interés porque introduce a la que luego sería Inglaterra en la historia. Beda se remonta a los orígenes mismos: la conquista romana, la progresiva evangelización de Britania por obra de unos misioneros al mando de San Agustín de Canterbury por orden del papa san Gregorio Magno… y va historiando los diversos reinos britanos, aunque siempre poniendo énfasis en lo que era el reino de Northumbria, en el nordeste de Inglaterra.

-¿Quién era Beda?

-Yo digo que Beda es un historiador sin historia. Vivió desde adolescente en el Monasterio de Jarrow, en las cercanías de Newcastle. Estuvo toda su vida dedicado al culto, a la iglesia, al saber; a aprender y a enseñar… y a escribir. Su obra es ingente, y muy amplia. Es importante como comentarista bíblico, se ocupó de la computística, de cálculos cronológicos, de vidas de santos… y, sobre todo, escribió esta monumental Historia Eclesiástica del Pueblo de los Anglos, que no sólo es eclesiástica, aunque la historia de la Iglesia sea su columna vertebral. Llama la atención la pureza de su estilo latino, aunque también escribió poesía en la lengua anglosajona; pero además es un escritor de muy bellas imágenes.

-Esta obra nunca se había traducido al español…

-Es la primera traducción de la obra y va a publicarse en la colección ‘Clásicos Medievales’ de la editorial Akal.

-¿Qué aportará al lector?

-Yo creo que puede ser muy enriquecedora tanto para los filólogos ingleses como para las personas interesadas en la cultura anglosajona y creo que también puede ser muy útil para los estudiantes de filología inglesa.

-¿Qué enseña esta obra?

-El mensaje que aporta Beda el Venerable es que los anglosajones son un pueblo elegido de Dios y, además, cosa paradójica teniendo en cuenta la posterior historia, habla de una iglesia inglesa que nació profundamente romana.

-Un nuevo reconocimiento, profesor. Este año está siendo especialmente emotivo para usted…

-Sí, no ha sido un mal año. Primero fue el Premio Nacional de Traducción y ahora éste. Yo suelo decir que cuando se llega a las alturas de la vida académica es la hora de recoger ciertos frutos, aunque la notoriedad de un catedrático de Filología Latina es la que es. Pero este galardón ha sido un honor muy grande para mí y como tal lo agradezco.

[Lourdes TIMOTEO. “José Luis Moralejo traduce al español el libro más importante de Beda el Venerable”, in UAH.esnoticia. Revista digital de la Universidad de Alcalá, 17 de noviembre de 2010]

Anuncios