✍ Historia de la educación en la Argentina (VI). Discursos pedagógicos e imaginario social en el peronismo (1945-1955) [1995]

por Teoría de la historia

UnknownEl presente trabajo forma parte de la serie Historia de la Educación en la Argentina, dirigida por la especialista en temas histórico-educativos Adriana Puiggrós, y es parte del proyecto “Alternativas Pedagógicas y Prospectiva Educativa en América Latina” (APPEAL), experiencia colectiva llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y del Departamento de Educación de la U.N. de Luján, con apoyo del CONICET. Esta serie pretende analizar la historia de la educación en nuestro país desde los orígenes de nuestro sistema educativo, hasta la actualidad, en ocho tomos. Los temas abordados son variados y en muchos casos son tratados por primera vez en una historia de la educación argentina. Precisamente ése es uno de sus aportes más importantes, así como el hecho de que incluye no sólo una visión nacional del problema, sino también, estudios sobre la evolución educativa en las provincias y ex territorios nacionales. Ambos aspectos quizás configuren el mayor mérito de este grupo de publicaciones. El tomo que nos ocupa –el número VI- analiza la educación durante el periodo peronista en el ámbito nacional complementando al número V (a cargo de Adriana Puiggrós y José Luis Bemetti), donde se desarrolla el tema “Peronismo: Cultura política y educación”. Consta de una Introducción a cargo Adriana Puiggrós y Sandra Carli, que presentan los trabajos que integran este volumen y advierten acerca de las dificultades que enfrentaron los investigadores debido a la dispersión e insuficiente clasificación de las fuentes, al carácter polémico de gran parte de la historiografía referida al peronismo y a las características actuales del discurso educativo peronista/menemista. Concluyen afirmando que “es probable que comenzar a desentrañar la relación entre peronismo y educación, sea parte del pago de una deuda que la cultura política argentina tiene consigo misma” (p. 9). El cuerpo del libro está compuesto por seis estudios y dentro de ese panorama del discurso pedagógico e imaginario social peronista existen varios niveles de análisis. Amuchástegui y Pitelli-Rodríguez se ocupan del segundo aspecto enunciado al analizar rituales y símbolos; en cambio el tema de los discursos pedagógicos referidos a sujetos educativos específicos fue abordado por Dussel-Pineau [educación técnica dirigida al sector obrero], Gagliano [los adolescentes] y Rodríguez [educación de adultos], mientras que Caruso estudia el discurso político pedagógico de las izquierdas en el proceso electoral de 1946. Martha Amuchástegui encara el tema de “Los rituales patrióticos en la escuela pública”, en un abordaje del discurso de lo nacional desde el punto de vista de las conductas colectivas convertidas en rituales, en relación con el significado otorgado a esas prácticas dentro y fuera de la escuela. Durante el nacionalismo popular esos rituales cívicos adquieren nuevas significaciones con la incorporación -iniciada en la década del 30-de otros actores sociales como la Iglesia, el ejército y el Estado nacional. De esa manera y paulatinamente, el concepto de patria deviene en el de “patria peronista”. Cecilia Pitelli y Miguel Somoza Rodríguez consideran a la historia de la educación en un sentido amplio en “Peronismo: Notas acerca de la producción y el control de símbolos. La historia y sus usos”. Estudian aquí los procesos educativos que discurren fuera de la institución escolar, a través del análisis de la discusión parlamentaria de proyectos de alto contenido simbólico. El monumento al “descamisado”, la imposición del feriado del 17 de octubre y el uso del libro La razón de mi vida como texto escolar, son los proyectos analizados, teniendo en cuenta la visión de la oposición y del oficialismo, cuyo enfoque va cambiando a través del tiempo con una mayor afirmación del papel del “líder” paralelamente al desdibujamiento de la imagen del “descamisado”. En cuanto a los discursos pedagógicos del periodo, Inés Dussel y Pablo Pineau indagan sobre la ampliación del sistema de educación técnica oficial en un trabajo encabezado con una afirmación sugerente: “De cuando la clase obrera entró al paraíso…”. Se refieren allí a la ausencia de centralidad de los proyectos educativos de orientación productiva en el accionar oficial antes de 1940, no obstante la presencia de distintas propuestas de enseñanza técnica dentro y fuera del sistema estatal que por entonces asoman. Todas ellas fueron articuladas por el peronismo en un nuevo sistema de educación técnica que también incluía cuestiones novedosas. El accionar de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP), la participación sindical, la visión de los industriales, los ingenieros, los pedagogos y la creación de la Universidad Obrera Nacional, son analizados por el autor quien reivindica la originalidad y la ausencia de improvisación de la propuesta peronista al respecto. Rafael Gagliano se propone, en “Consideraciones sobre la adolescencia en el periodo. Las voces de los arquetipos y el silencio de los adolescentes”, caracterizar el significado que se otorga a ese sujeto social, desde el peronismo y el movimiento de la juventud radicaL Se marca en el estudio la contradicción en que incurre el peronismo al fomentar en la escuela media el continuismo con las modalidades educativas anteriores, centradas en el estudio e imitación de arquetipos morales, mientras que fuera de la institución escolar el adolescente vivía nuevas y más amplias posibilidades de inserción social, por ejemplo a través de los campeonatos deportivos. Por su parte, Lidia Rodríguez se ocupa de “El adulto como sujeto pedagógico y la construcción de nuevos sentidos” por parte del peronismo, a través de la capitalización de experiencias anteriores estatales y privadas como las sociedades populares de educación. En este sentido no se produjeron grandes innovaciones de concepción ni campañas masivas contra el analfabetismo, cuestión que se resolvería por la simple ampliación de la oferta educativa infantil según la visión de la época. La originalidad del peronismo estuvo en la vinculación entre educación y trabajo a través fundamentalmente de la CNAOP, en la cual el sujeto pedagógico no es interpelado en tanto adolescente o adulto sino en tanto obrero, trabajador y peronista. Por último, desde una faceta de análisis que acentúa la relación entre pedagogía y política, Marcelo Caruso escribe “El año que vivimos en peligro (izquierda, pedagogía y política)”, que aborda centralmente la campaña electoral de las izquierdas dentro de la Unión Democrática, para las elecciones de 1946. Las propuestas educativas de socialistas y comunistas en las plataformas electorales, los contenidos industrialistas y los discursos político-pedagógicos implícitos en la campaña electoral son analizados en un intento de explicar la “perplejidad” de las izquierdas ante el surgimiento del fenómeno peronista. En suma, los trabajos reseñados son una contribución importante a la investigación de la Historia de la Educación en el periodo peronista, ya que abordan temas que aun no han atraído en gran medida la atención de los especialistas, conteniendo además el libro una completa bibliografía que incluye documentos de historia oral del proyecto APPEAL. Sin embargo, la perspectiva de análisis se vería enriquecida profundizando algunos aspectos, en el caso de Amuchástegui la específica discusión de la significación de los rituales patrióticos en el peronismo (ya que el mayor peso está dado a la situación previa), el tema de los usos políticos de la historia en el estudio de Pitelli y Somoza y la “subjetividad femenina” en el trabajo de Gagliano.

[Talía Violeta GUTIÉRREZ. "Discursos pedagógicos e imaginario social en el peronismo (1945-1955) por Adriana Puiggrós" (reseña), in Revista de Historia de América, nº 121, enero-diciembre de 1996, pp. 143-145]

About these ads