␥ Perry Anderson [1938]

por Teoría de la historia

66b9296a5fce0ed43d01ce469891510920121109Historiador y teórico marxista inglés. Uno de los más importantes pensadores marxistas contemporáneos, Perry Anderson ha intentado centralmente definir la unidad, las limiataciones y las perspectivas (según sus propias palabras “el balance histórico”) del marxismo occidental. Como editor de New Left Review, Anderson encabezó el intento de solucionar la deficiencia de la tradición marxista en Inglaterra, identificada en su ensayo “Componentes de una cultura nacional” (1968). Esta y otras cuestiones generaron una sostenida polémica entre E. P. Thompson y Anderson, documentada en sus respectivos volúmenes “Miseria de la teoría” (1978) y “Arguments Within English Marxism” (1980). Anderson también investigó, desde la perspectiva del materialismo histórico, los antecedentes remotos e inmediatos de la sociedad capitalista. En sus primeros libros, Transiciones de la Antigüedad al feudalismo (1974) y El Estado absolutista (1974), intenta rastrear, respectivamente, dos vínculos históricos desatendidos: entre el mundo clásico y el feudalismo y entre el feudalismo y el estado absolutista. “Transiciones de la Antigüedad al feudalismo” explica la emergencia del feudalismo a partir del “derrumbe convergente” de dos modos de producción precedentes y distintos: el modo de producción esclavista, que había caracterizado al mundo grecorromano y los modos “primitivo-comunales” de los invasores germanos del Imperio Romano. El nuevo modo feudal de producción estaba “dominado por la tierra y la economía natural” y produjo finalmente una civilización unificada, que representaba un gran avance respecto de “las comunidades mosaico de la Edad Oscura”. Sin embargo, las propias contradicciones del feudalismo, como la existente entre “su rigurosa tendencia a la descomposición de la soberanía y las exigencias absolutas de una autoridad final” contribuyeron a su declinación. En “El Estado absolutista”, Anderson describe al Estado absolutista como “el legítimo heredero político” del feudalismo. El libro cubre el desarrollo del absolutismo en Europa occidental y oriental, contrastándolo con el desarrollo estructural de los imperios otomano y japonés. Modificando las propias formulaciones de Marx, Anderson sostiene que el “pasaje al capitalismo” en Europa fue posible gracias a la concatenación de los modos de producción antiguo y medieval y no fue el resultado de una transición lineal desde el primero hasta el último. Tal vez las obras de Anderson más influyentes (y polémicas) han sido “Consideraciones sobre el marxismo occidental” (1976) y su “secuela”, “Tras las huellas del materialismo histórico” (1983). En la primera, Anderson sostiene que, a diferencia de la unidad de teoría y práctica que caracterizó la generación de Lenin, Trotski y Rosa Luxemburgo cuya teorización se basaba “directamente en las luchas masivas del proletariado”, el marxismo occidental nació del fracaso de las revoluciones marxistas en las naciones avanzadas del capitalismo europeo después de la guerra de 1914-1918 y desarrolló “una creciente escisión entre la teoría socialista y la práctica de la clase obrera”. La teoría se retiró a las universidades, su lenguaje alcanzó una sofisticación sin precedentes y se volvió más especializado y pesimista, entrando así en una “simbiosis contradictoria” con los sistemas de pensamiento no marxistas e idealistas. En contraste con esta tradición occidental, Anderson rastrea una tradición del marxismo que desciende de Trotski y que lejos de ser académica, se concentraba en la política y en la economía más que en la filosofía, era internacionalista, y hablaba un lenguaje de “claridad y urgencia”. Pero, sobre todo, no estaba limitada por la visión marxista occidental del comunismo oficial como única encarnación posible de la revolución del proletariado. Anderson considera que esta tradición alternativa es central para cualquier renacimiento del marxismo internacionalista revolucionario. En realidad, predice que con el advenimiento de una nueva fase en el movimiento obrero, señalada por la revuelta francesa de 1968 y los triunfos de la insurgencia obrera en Gran Bretaña, Italia y Japón a comienzos de la década de 1970, el marxismo occidental se extinguirá una vez que haya sido abolido el divorcio entre teoría y práctica que le dio origen. En “Tras las huellas del materialismo histórico”, Anderson ve confirmada su predicción de la muerte del marxismo occidental, dado que su sede tradicional, la Europa latina, padeció una rápida declinación y fue desplazada por la emergente teoría marxista de Inglaterra y América. Sin embargo, admite que su predicción sobre la unión de teoría y práctica no se ha cumplido. Después de sostener que el marxismo occidental (latino) ha sido efectivamente eclipsado por el estructuralismo y el postestructuralismo, Anderson lanza su propio ataque al modelo lingüístico indiscriminado, ahistórico y socialmente reduccionista que constituye la infraestructura explicativa que ofrecen ambas corrientes. Finalmente, plantea la pregunta sobre la relación entre marxismo, socialismo y el proceso de emancipación humana en general, que incluye la lucha del feminismo y la militancia por el desarme nuclear. Si bien Anderson no excluye la posibilidad de diálogo entre estas diversas luchas, insiste en que esa emancipación general no puede realizarse sin tener como centro el marxismo. Las últimas antologías de ensayos de Anderson, “English Questions” (1992) y “Campos de batalla” (1992), continúan su indagación sobre el futuro del socialismo en un entorno marcado por el thatcherismo. Anderson afirma que el “argumento central” contra el capitalismo consiste en que este produce una combinación de crisis ecológica y polarización social. La tarea que tiene por delante el socialismo es convertirse en un agente histórico adecuado. Debe superar su debilitante apego a determinadas lealtades, y trabajar en cambio hacia una solidaridad de clase internacional motivada por ideales universales de libertad e igualdad. La afiliación con el Estado-nación debe ser reemplazada por el objetivo más amplio de una federación europea.

[M. A. R. HABIB. “Perry Anderson”, in Michael PAYNE (editor). Diccionario de teoría crítica y estudios culturales. Buenos Aires: Paidós, 2002, pp. 15a-16b]

NOTA BENE. Tras “Campos de batalla” en 1992, Perry Anderson ha publicado, entre otras obras y artículos, The Origins of Postmodernity (1998) [Los orígenes de la posmodernidad, 1998], Spectrum: From Right to Left in the World of Ideas (2005) [Spectrum. De la derecha a la izquierda en el mundo de las ideas, 2008], The New Old World (2009) [El viejo nuevo mundo, 2012] y The Indian Ideology (2012).