Teoría de la historia

Universidad Nacional de General Sarmiento. Instituto de Ciencias. Área de Historia. Director del área de investigación "Poéticas de la historiografía". BUENOS AIRES ❖ ARGENTINA

➻ Jerzy Topolski [1928-1998]

J. TopolskiJerzy Topolski was a rare phenomenon in Polish and European historical science, having combined an analyst’s and and synthesiser’s qualifications and achievements in the social and economic history with a wide interest in the methodology and theory of historical science. He was born in Poznan and it was in his native town that he studied at the Department of Law and Economics. He took his doctor’s degree at the University of Torufi under Professor Stanistaw Hoszowski and then supplemented his studies at the Institute for Training Scientific Workers in Warsaw; he then returned to Poznan University and at the same time collaborated for several years with the Institute of History of the Polish Academy of Sciences. In the following years, he complemented his qualifications as a historian in France where he attended the Sixth Section of Ecole Pratique des Hautes Etudes (seminar of J. Meuvret and F. Braudel), in the Federal Republic of Germany and in Italy […] His interpretations of what is known as the 17th century crisis and the way he divided the European countries not according to their socio-economic structure, i.e., the peasants’ serfdom east of the Elbe, but according to the rate of their economic growth also defied the prevailing views on the situation in 17th century Europe. He divided the European countries into three categories: the developing countries, i.e. England and the Netherlands; countries of moderate growth, that is, France, a part of Germany and of Italy; and countries with a stagnating economy: Spain, Poland, Portugal and Turkey. In addition to these syntheses of European economy, he also presented a brief outline of Poland’s economic history during the millennium of the country’s existence (1967) in an extensive article furbished with a diagram which showed Poland’s economic growth from the 10th to the 20th century on the basis of cereals and iron consumption. Though one could have argued with him over the exact shape of the curve, the general trend was presented correctly and very boldly. Jerzy Topolski combined this attempt at a general presentation of historical phenomena with a tendency to apply the method of models, the principle to seek the essential features of an historical phenomenon and observe how this model behaves when conditions and its elements change. He applied this method in his analyses of many past phenomena, both on the historical scale (e.g. the peasant farm before and at the beginning of the industrial revolution) and on the scale of economic regions, for instance, economy in Great Poland, especially in the 18th century. This research was linked with the studies conducted by Topolski and many of his disciples on the history of Poland, in particular Great Poland, studies which strengthened his optimistic view of Poland’s history. He did not agree with the theory that Poland had been re-feudalised and thrown into anarchy since the 17th century and that it had been a kind of colony of the developing West. He refused to regard the Saxon times as a dark period in Poland’s history and emphasized Great Poland’s economic development, particularly in the 18th century. In consequence he regarded Prussia’s rapaciousness as an aspiration of a militarized but rather primitive little state to annex richer and more developed territories, first Silesia and then Royal Prussia and Great Poland. In this respect he took over the views of his master, J. Rutkowski, who did not attribute the partitions to Poland’s economic decline.Topo Topolski presented his opinions on this question in many studies and syntheses (e.g. studies concerning Poland’s history in modern times) and in his editions and interpretations of Rutkowski’s works. Studies in the Institute for Training Scientific Workers gave Topolski an opportunity to acquaint himself thoroughly with Marxist classics, first and foremost the works of Karl Marx. But Topolski’s attitude to Marxism was different from that of many of his colleagues. He did not regard Marx’s works as an infallible text to be interpreted dogmatically, but as a scientific theory applicable to a certain time and a certain area, a theory whose elements are more or less lasting and convincing. In this case Topolski joined those disciples of the Institute who subjected dogmatism to severe criticism and retained only those elements of Marxism which were intellectually inspiring and useful scientifically. His stance and his philosophical attitude were backed and fully understood by Andrzej Malewski with whom he wrote Studies in the Methodology of History, published in 1960. Topolski continued these studies after Malewski’s death and in 1968 published his principal work The Methodology of History. This book, reprinted in 1973, in an enlarged edition, met with a wide response all over the world and was translated into Italian, English, Spanish (two editions), Romanian, Chinese and probably also into Russian, although the translation was not published in the USSR. What attracted the world’s scholars was Topolski’s attitude to Marxism which he treated as one of scientific theories and not as a collection of dogmas, and the fact that he took account of the latest Western methodological achievements. Methodology was followed by other important studies in this field, including his book on the theory of historical knowledge (1983). While leaving the analysis of the works to experts in methodology and theory of history, it is worth recalling what the meant for us, Polish historians active at that time, The The Methodology of History was for us a shield protecting us from attacks by dogmatists and doctrinaires, for although it introduced Western research methods, it could not be declared to be contrary to rationally conceived Marxism. This assured Polish historians of a certain degree of freedom in research and ensured that we spoke the same language as Western scholars. Moreover, Topolski stressed the key role of human consciousness in the traditional patterns of the historical process, thus humanizing the process of social progress, which was previously conceived only from the economic point of view. He also introduced the principle of a conscious approach in research, in particular as regards the choice of subjects and the research questions, posed, which historians had applied rather intuitively, if they had applied it at all. He recalled the importance of extra-source knowledge accompanying the historian in his life and scholarly work, although this knowledge was not always fully realized. He also pointed out the benefits and limitations of the use of methods borrowed from other social sciences, such as the above-mentioned method of models and the quantification trend in historical research. To what extent is the advance of Polish historical science due to Topolski? It is difficult to reply to this question for this advance is due both to his achievements and the achievements of other scholars, for instance Witold Kula. They both broke the language barrier separating Polish historical science from the world and their studies were accessible in many languages and on many continents. Topolski also expressed his views in person, giving lectures in many countries, in the United States, the Federal Republic of Germany, France, Canada and Italy, to mention only his longer sojourns as visiting professor. For twenty years he was a member of the Board of the jerzy-topolski,pic1,1017,622,1404,show2International Economic History Association, which not only introduced him to the world elite in this branch of knowledge but also made it possible for him to draw Polish historians into large-scale participations in international events and guaranteed that Polish scholars took a large part in international congresses devoted to economic history. Topolski helped other scholars because he understood other people, respected their work, ambitions and achievements, a rare quality in the world. Thanks to this quality he brought up many talented devoted disciples and perfectly directed team studies. He directed them in such a way that the research work brought good results, was free of unnecessary disputes and friction, and the planned studies appeared on time. He was very ambitious, which was why he worked so hard, but he never tried to outshine others and was never envious of other scholars’ successes. One might say that he believed that the resources of happiness in the world were inexhaustible and that from this he drew the conclusion that one could be happy without harming other people. The principle may have lightened his great creative work which was so unexpectedly interrupted by his premature death.

[Andrzej WYCZAŃSKI. “Jerzy Topolski 20.9.1928-21.12.1998”, in Acta Poloniae Historica, vol. LXXIX, 1999, pp. 287-289]

Anuncios

✍ Teoría de la historia [1899]

10719128Nuestro colaborador A.-D. Xénopol no ha cesado desde la publicación de sus Principios fundamentales de la historia, el año 1899 (Véase Revue historique, tomo XXIV, pág. 345), de seguir con extremo cuidado los numerosos trabajos aparecidos en Alemania y en Francia acerca de la sociología, la filosofía de la historia y el método histórico y, al propio tiempo, los trabajos relativos á la filosofía de las ciencias físicas y naturales. Ha sometido su libro á una refundición completa y hoy nos le ofrece con el titulo de Teoría de la historia, que corresponde perfectamente á su contenido. Nos parece ser hoy la obra más completa y clara que existe acerca de la materia. Creemos que el autor ha fijado muy sólidamente las ideas que son fundamentales á sus ojos: la historia es uno de los dos puntos desde los cuales pueden considerarse todos los fenómenos de la naturaleza, que cabe estudiar en su repetición y su coexistencia ó bien en su sucesión; los dos puntos de vista son igualmente científicos, pero el método aplicado al estudio de los fenómenos de sucesión es diferente del que se aplica á los fenómenos de repetición; diferentes también son los resultados á que se llega: en la ciencia, se formulan leyes; en historia, se establecen simplemente relaciones de causa á efecto; es un error de los sociólogos creer que se pueden establecer leyes que permitan prever el porvenir; la historia sólo se ocupa del pasado; en él distingue factores constantes; raza, caracteres nacionales, continuidad intelectual, herencia, imitación, y factores variables: la energía evolutiva, que después de haber ejercido primeramente su acción sobre la materia, sigue ejerciéndola hoy sobre el espíritu y asegura el avance del progreso moral é intelectual. La causalidad se nos presenta en la historia en forma de series de hechos que pueden ser examinadas á parte, pero cuya dependencia mútua hay que conseguir determinar asimismo. Á estos puntos de vista generales, cuya legitimidad asienta Xénopol con abundancia y agudeza de pruebas verdaderamente admirable, añade multitud de consideraciones accesorias sobre los auxiliares de la evolución, sobre lo inconsciente en historia, sobre las relaciones de la sociología y de la historia, sobre las razones que permiten lograr mayor certeza en la determinación de los hechos generales que en la de los particulares, sobre la limitación y la insuficiencia de la teoría conocida con el nombre de materialismo histórico, finalmente, sobre el método en historia y los errores de que ha sido ocasión. La obra de Xénopol no es menos interesante y sugestiva por las críticas que dirige á los teorizadores de la historia y de la sociología que por sus puntos de vista propios. Tiene inmenso contenido y añade á un espíritu muy comprensivo una soltura de polemista que hace muy atractiva la lectura de su libro. La Universidad de París ha tenido la dicha, en Enero y Febrero de 1908, de oír de labios de M. Xénopol diez lecciones consagradas á la exposición de las ideas principales contenidas en su libro. Lo ha hecho con talento, ante un auditorio numeroso y atento reunido en el anfiteatro Michelet. Se sabía ya que M. Xénopol manejaba con facilidad el idioma francés trabajando con la pluma. Hemos podido convencernos de que era capaz de hablarlo de una manera precisiva e incisiva, con frecuencia pintoresca y espiritual, y que si el timbre de su voz es un poco apagado, la elocución á veces demasiado precipitada, la claridad de la dicción impide que los oyentes pierdan una sola de sus palabras. Xénopol ha tratado también ante la Academia de Ciencias Morales y Políticas, de la que es socio correspondiente, del influjo de Francia en Rumania en la época actual y los pormenores que ha dado respecto al descuido que Francia tiene en no aprovechar la situación que aún conserva en aquella nación han sorprendido mucho á los oyentes. Xénopol acaba de ser invitado á dar varias lecciones en el Colegio de Francia sobre la historia rumana y sobre el estado actual de Rumania. No olvida esta nación los libros que Michelet y Quinet han consagrado á los gloriosos episodios y á los héroes de sus luchas por la independencia, y Francia no olvida tampoco los lazos que la unen á su hermana latina de las orillas del Danubio y el cariño de que los rumanos la han dado pruebas en todo tiempo.

[Gabriel MONOD. “Teoría de la historia”, in Revue historique, vol. XCVIII, 1908, p. 90 y ss. Traducción del francés por Domingo Vaca]

➻ Mirta Zaida Lobato [1948]

06ALa historiadora argentina Mirta Zaida Lobato nació en Córdoba en 1948. Es doctora en Historia por la Universidad de Buenos Aires. Es profesora e investigadora en la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. Su área de investigación es el mundo del trabajo, la cultura obrera y las relaciones de género. Ha sido investigadora visitante en las universidades de Duke e Indiana en los Estados Unidos, profesora en las Universidades de Mar del Plata, de Rosario, de San Martín y en FLACSO y ha recibido varios premios y becas de investigación de instituciones de prestigio, entre las que se destacan las de CLACSO, Conicet, Programa de Enriquecimiento Académico del gobierno de Canadá, Sephis (Holanda), John Simon Guggenheim (EE.UU) y Thyssen-Humboldt (Alemania). Es fundadora y miembro del Consejo de Dirección de Entrepasados (Revista de Historia) y de Mora (Revista del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género). Ha sido, asimismo, una de las fundadoras de la Asociación de Historia Oral de la República Argentina. Ha publicado numerosos artículos en el país  y en el extranjero. Es autora de Historia de las trabajadoras en la Argentina, 1869-1960 (Edhasa, 2007),  La vida en las fábricas. Trabajo, protesta y política en una comunidad obrera, Berisso (1904-1970) (Prometeo, 2001 y 2004), coautora del Atlas Histórico de la Argentina (Sudamericana, 2000) y La protesta social en la Argentina (FCE, 2003), editora de Cuando las mujeres reinaban. Belleza, virtud y poder en la Argentina del siglo XX (Biblos, 2005) y directora del vol. V de la Nueva Historia Argentina, El Progreso, la modernización y sus límites (1880-1916) (Sudamericana, 2000).

[Fuente: Universität zu Köln]

➻ Daniel Lvovich [1964]

foto_daniel_-Lvovich1El historiador argentino Daniel Lvovich nació en Santa Fe en 1964. Es Doctor en Historia por la Universidad Nacional de la Plata y máster en Ciencias Sociales con mención en Sociología y diplomado superior en Ciencias Sociales con mención en Sociología por FLACSO, Programa Buenos Aires. Profesor en Historia, graduado en la Universidad Nacional del Litoral en 1988. Profesor adjunto regular en la Universidad Nacional de General Sarmiento y profesor de posgrado en las Universidades Nacionales de La Plata y San Martín (IDAES). Investigador Adjunto del CONICET. Es autor de El nacionalismo de derecha en la Argentina. Desde sus orígenes hasta Tacuara (2006) y de Nacionalismo y antisemitismo en la Argentina (2003). Compilador (junto a Juan Suriano) de La política social en perspectiva histórica. Argentina, 1870-1950 (2006) y junto a Jorge Cernadas de Historia, ¿para qué? Revisitas a una vieja pregunta (2010).

[Fuente: Trotta Editorial]

✍ Repensar la historia [1991]

jenkinsEn Rethinking History, Jenkins nos brinda un examen crítico de los aspectos teóricos y prácticos de la disciplina historiográfica en busca de una respuesta a las preguntas ¿qué es la historia? y ¿por qué la historia significa tantas cosas distintas a tantas personas? Lo primero que resalta Jenkins es que la historia no se hace para sí misma, sino que siempre es hecha por y para alguien (1). La historia, desde el punto de vista teórico —es decir, lo que podemos concluir pensando en lo que la historia es en teoría, no en la práctica—, está compuesta de epistemología, metodología e ideología. La epistemología nos enseña que nunca podremos conocer el pasado, ni objetiva ni totalmente, y que existe un abismo entre el pasado y la historia. La historia es un discurso sobre el pasado, pero categóricamente diferente de él (2). Los análisis sobre la metodología nos avisan de que existen tantos métodos como intereses y objetivos socio- políticos, es decir, que la historia es un campo de batalla entre identidades contrapuestas y que cualquier intento metodológico de incluir alguna deja fuera, irremediablemente, a otras. En ese campo de batalla de la historia, las diferentes personas, clases y grupos de una comunidad construyen interpretaciones del pasado que son, a la postre, autobiográficas —es decir, identitarias—, y lo hacen para autocomprenderse, autoconstruirse y, en definitiva, autocomplacerse (3). No hay historia definitiva alguna fuera de este juego de poderes y presiones. El pasado puede ser infinitamente redescrito, re-representado (4). En el fondo, la historia implica a la teoría y la teoría presupone una ideología ya que responde a intereses y objetivos de diversa índole (a los de los grupos dominantes pero también —y cada vez más— a los de los grupos subordinados, silenciados, excluidos, etc.). No hay escape de este círculo vicioso. La historia, tanto desde el punto de vista de la teoría como de la práctica, se construye en los intersticios de estos intereses y presiones. Por ejemplo, estudiando cómo funciona en la práctica, podemos afirmar que la historia es producida por un grupo de trabajadores, llamados historiadores, que cuando van a trabajar llevan con ellos valores, posiciones políticas y morales, perspectivas ideológicas, presuposiciones epistemológicas, rutinas y procedimientos —es decir, métodos—, otros materiales de estudio y distintas presiones personales, familiares, laborales, editoriales, etc. Y esto sucede tanto en la fase de investigación en archivos o en bibliotecas como en la fase en la cual el historiador se sienta a escribir —a representar— el pasado. Como ha subrayado Hans Kellner, cada profesión produce y ampara un sistema de ansiedades y de presiones que, más que cualquier otra cosa, identifica a sus miembros como filósofos, críticos, abogados, y, cómo no, historiadores (5). Sande Cohen, desde una posición extrema, considera que el sistema de investigación y de producción historiográfica es, actualmente, una «colosal pieza de narcisismo » profesional, donde no se asegura ni la calidad ni el interés social de la obra, simplemente se produce para medrar en la academia conforme a las reglas previamente establecidas (6). Este proceso, que no contribuye a la libertad universitaria, asegura —por el contrario— el mantenimiento de la jerarquía científica y del punto de vista académico sobre el pasado. Por tanto, en fin, todas estas razones epistemológicas, metodológicas, ideológicas y prácticas, hacen problemática la transformación del pasado en historia (7). No obstante todas estas críticas, Jenkins ofrece una definición de lo que la historia es para él: «la historia es un discurso cambiante y problemático, que aparentemente trata sobre un aspecto del mundo, el pasado; este discurso es producido por un grupo de trabajadores con mentalidad actual (abrumadoramente, en nuestra cultura, por historiadores asalariados) que realizan su trabajo de manera mutuamente reconocible, que están epistemológica, metodológica, ideológica y prácticamente posicionados y cuyos productos, una vez puestos en circulación, están sujetos a una serie de usos y abusos que lógicamente son infinitos, aunque, en realidad, por regla general, se corresponden con las bases del poder que existen en un momento dado y que estructuran y distribuyen los significados de las historias a partir de un espectro que se despliega desde los dominantes a los marginados » (8). En el capítulo 2, Jenkins presenta sus ya conocidos argumentos sobre diversas cuestiones tocantes a la naturaleza de la historia, cuestiones que no son sino ramificaciones agrupadas en torno a la cuestión de qué es la verdad: sobre la objetividad, sobre la relación entre los hechos y su interpretación (9), sobre los prejuicios, sobre la empatía, sobre los tipos de fuentes y sobre la relación entre las fuentes y las pruebas, sobre la causalidad, sobre si la historia es un arte o una ciencia, etc. Para resumir todas estas cuestiones con una sola respuesta, diré que Jenkins mantiene una posición escéptica, aunque no cínica ni pesimista. Así, afirma que la verdad del pasado nos elude, que la historia es intersubjetiva —más que objetiva— e ideológicamente comprometida, que la supuesta objetividad e imparcialidad de la historia son sendas quimeras (10), que la empatía es vista erróneamente como un defecto (11), y que la historia es algo distinto a una ciencia o a un arte: es algo sui generis. Los textos historiográficos no son estrictamente cognitivos o descriptivos, sino también —y por encima de todo—, intentos especulativos, invitaciones a imaginar el pasado de múltiples maneras (12). Por tanto, para concluir, podríamos decir lo siguiente. La crítica de Jenkins al discurso historiográfico, tal y como lo conocemos, implica subrayar el hecho de que se olvida —o esconde, ideologizándose— su naturaleza contingente y cultural. Este punto viene expresado en ¿Por qué la historia? con meridiana claridad: «vivir en una cultura, afirma Jenkins, es vivir en formare-thinking-history-keith-jenkins-paperback-cover-art significativa y a través de un código, de un lenguaje; es estar constituido literalmente dentro de imaginarios que producen lo que se entiende por realidad, de modo que esa residencia en un lenguaje es simplemente la residencia en la realidad» (13). Visto así, el pasado es imaginado por los historiadores, pero no en el sentido de que no ocurrió efectivamente —ningún teórico postmoderno afirma tal cosa—, sino en el sentido de que somos nosotros quienes aportamos el significado a ese pasado, en términos, por ejemplo, de las significaciones y los propósitos que ese pasado se supone que tiene para nosotros. Somos nosotros, escribe Jenkins, quienes dictamos la historia: ésta es imposible sin la clase de abrazo textual a que es sometida por parte de los historiadores. Nosotros somos la fuente de ese pasado significativo, de ese pasado que es compartimentado, seleccionado, investigado y escrito por multitud de investigadores y de escritores. Es evidente que la historia contiene un componente cognoscitivo, epistemológicamente manejable, en el nivel de la afirmación singular —lo que Jenkins llama los «arreglos sintácticos del pasado» (14)—, en la medida en que no seamos idealistas radicales, pero lo que denuncian los postmodernistas como Jenkins es la dificultad de establecer los métodos y las formas de acrecentar nuestro conocimiento sobre el pasado más allá del nivel de la sintaxis, es decir, en el nivel semántico, en el nivel narrativo, que es donde se mueven las intenciones representativas de la historiografía, en lo que Ankersmit denomina las «sustancias narrativas» (15), intenciones que no implican una sustitución de las teorías de la correspondencia, sino la aceptación de la naturaleza estética de la historiografía (16). Es este paso —de la frase al texto, de la afirmación al discurso— el que ninguna teoría, empirista o no, ha conseguido exponer y explicar convincentemente, como han resaltado tanto defensores de la postmodernidad como Rorty, como críticos de ella, como George Steiner. La conclusión de todo lo dicho hasta aquí está expuesta con claridad en la introducción de ¿Por qué la historia?: «el pasado, tal y como se constituye mediante sus huellas aún existentes, siempre es aprehendido y apropiado en forma textual mediante capas sedimentadas del trabajo interpretativo anterior, así como mediante los hábitos de lectura y las categorías / conceptos de nuestras prácticas metodológicas anteriores / presentes » (17). Como diría Ankersmit, la historiografía —la clase de discurso textual que producen los historiadores— no es más que el conjunto de representaciones sustitutivas (18) que ponemos en lugar del pasado ausente para narrarlo e interpretarlo. «No hay representaciones: no hay pasado», sentencia Ankersmit (19). Finalmente, lo que queda es que «la historia con mayúsculas se halla en escombros y la historia con minúsculas es incapaz de alcanzar un mayor desarrollo» (20). Posteriormente, Jenkins afirmará que su creencia y su argumento es «que no hay reglas no problemáticas o normas de traducción o de transcripción (tal y como se articulan a través de múltiples métodos, técnicas y prácticas) que permitan al pasado (todo lo que ha sucedido “antes de ahora”) ser la verdad total o ser objetiva o imparcial o científicamente representado como “conocimiento histórico” en el nivel del texto histórico, y que esta condición, más que ser deplorable, es, una vez más, lo mejor que podemos esperar» (21). Finalmente, en esta primera etapa de la obra de Jenkins, nuestro autor termina por proponer una defensa del tipo de historia reflexiva, postmoderna, que denuncia los usos ideológicos de la —supuesta— objetividad e imparcialidad de las viejas historias con «mayúscula» y con «minúscula» (22). Ésta es la posición que ha mantenido en sus tres primeros libros, desde Rethinking History hasta The Postmodern History Reader, pasando por On «What is History?» (23). Conviene recordar que la intención principal de esta primera época en el pensamiento jenkinsiano fue desarrollar una reflexión auto-consciente sobre la naturaleza de la historiografía. Pero en el último capítulo del libro Rethinking History —Doing History in the Post-Modern World—, Jenkins presentó una declaración de intenciones acerca de la posibilidad de una historia postmoderna, más acorde con su espíritu crítico y emancipador. Sin embargo, en un punto entre estos años y la preparación y redacción de ¿Por qué la historia?, Jenkins comenzó a considerar la posibilidad de deshacerse de cualquier tipo de historias, incluidas las propuestas historiográficas postmodernas (24) […].

(1) «History is never for itself; it is always for someone », Jenkins (2003b): 21 [hay traducción al castellano, Jenkins (2009b)]. (2) Jenkins (2003b): 7. Esta diferenciación entre el pasado y la historia —que nos avisa de la distancia entre ambos— es crucial tanto para la profesión como para los postmodernos. Sin embargo, los historiadores se esfuerzan por acortar esa distancia identificando, en muchos momentos, al uno con la otra. Vid. también: Jenkins (2003d): 2 y 3. (3) Jenkins (2003b): 23. (4) Jenkins (2003b): 77. (5) Kellner (1989): 12. (6) Cohen (1993): 62 y 152. Vid. también Davies (1989): 282. (7) Jenkins (2003b): 67. Una respuesta a esta posición, en Lyon MacFie (2009). (8) Jenkins (2003b): 31-32; traducción en Jenkins (2009b): 34. (9) En este punto, Jenkins recupera las reflexiones de Alain Badiou: Jenkins (2005): 17 y ss. Vid. también Jenkins, K. y Brickley, P. (1988). (10) Sobre la cuestión de la objetividad en la historiografía, vid. Novick (2005); y Haskell (1998). (11) Vid. las sugerentes reflexiones de Jenkins sobre la empatía en: Jenkins, K. y Brickley, P. (1989). LaCapra también ha subrayado la importancia de la empatía en cualquier acercamiento al pasado: LaCapra (2006). (12) Jenkins (2009a): 238. (13) Jenkins (2006a): 32. (14) Jenkins (2006a): 184. (15) Jenkins (2003a): 49. Vid. la review de Roth (2004). Y Ankersmit (1983). (16) Munslow (2007): 15 y 17. (17) Jenkins (2006a): 33 y 34. (18) Jenkins diría representaciones «fallidas»: Jenkins (2003c). (19) Ankersmit (2006): 328. En este artículo, Ankersmit añade que tenemos a la escritura de la historia para compensar la ausencia del pasado ya que la representación significa, literalmente, hacer algo presente de nuevo —o traer algo al presente otra vez—. (20) Jenkins (2006a): 167. (21) Jenkins (2003a): 5, traducción nuestra. (22) La influencia de Sande Cohen en la obra de Jenkins es digna de tener en cuenta. Vid., por ejemplo, Cohen (1999) y Cohen (1993). Recientemente, Jenkins ha editado un número especial de la revista Rethinking History sobre la obra de Sande Cohen: vid. Jenkins (2008c). (23) Jenkins (2003b); Jenkins (1995); Jenkins (1997). Una excelente introducción (y resumen) a todas estas cuestiones, en: Jenkins (1996b). (24) Jenkins publicó varios artículos durante los años 1997-99 adelantando su postura «anti» historiográfica. Puede verse, por ejemplo, Jenkins (1997b). Un resumen de sus posturas post-Why History? en: Jenkins (2000b), donde el autor expone sus dos argumentos principales: que las formas de pensar postmodernas han problematizado la historia lower case —es decir, la historia con “minúsculas»— y que, probablemente, esas formas de pensar señalan el fin del «pasado- como-historia». Vid. también, sobre el fin de la historia: Jenkins (2002); y, por último, sobre este cambio en su obra, vid. Jenkins (2009a): 217.

[Aitor Manuel BOLAÑOS DE MIGUEL. “Crítica de la historia, política emancipatoria y moralidades postmodernas: la obra de Keith Jenkins” (fragmento), in Isegoría. Revista de Filosofía Moral y Política, nº 44, enero-junio de 2011, pp. 217-238]

A %d blogueros les gusta esto: