➻ André Leroi-Gourhan [1911-1986]

por Teoría de la historia

Leroi-Gourhan_Andre_214984Etnólogo y prehistoriador francés, nacido en 1911 y muerto en 1986 en París, André Leroi-Gourhan ha hecho importantes contribucioncs a tres disciplinas: la antropología física (la hominización), la etnología (la tecnología, la estética) y la prehistoria (los métodos de excavación, el arte parietal, la estructura del hábitat, así como también la evolución de las sociedades). Autodidacta desde la edad de catorce años, diplomado en ruso (1931) y en chino (1932) por la École des Langues Orientales, participa en la transformación del antiguo museo de Trocadéro en Musée de l’Homme. En 1937, parte a una misión por el japón, de donde obtendrá los materiales, en 1939, para su doctorado en letras (1945) sobre la arqueología del Pacífico Norte. Es nombrado entonces profesor de Etnología de la Facultad de Letras de Lyon, y luego subdirector del Musée de l’Homme, donde funda el Centre de Formation aux Recherches Ethnologiques. Obtiene su doctorado en ciencias en 1954, en parte para confirmar su íntima convicción de que si los hechos sociales son totales, el hombre también es “total”, faber y sapiens, a la vez productor de bienes materiales y creador de lenguaje simbólico. Profesor de etnología general y de prehistoria de la Facultad de Letras de París en 1956, es elegido para la cátedra de prehistoria del Collège de France en 1968. Esta convicción en cuanto al carácter total de las obras del hombre es el hilo conductor de todos los trabajos de Leroi-Gourhan. En su tesis de ciencias, avanza la hipótesis de que la liberación de la mano por el empleo de herramientas rudimentarias permitió una transformación anatómica de los músculos del cuello y cráneo, que aumentará la capacidad craneana. De ello resultará el desarrollo del cerebro y, por lo tanto, de la capacidad de simbolización del hombre. El rechazo a dividir la realidad en elementos especializados en honor de especialistas, el deseo constante de apoyar el análisis en un gran número de observaciones concretas y minuciosas, y de proceder siempre a su clasificación según sus criterios internos, y no según un casillero subjetivo, sitúa a Leroi-Gourhan en línea directa con los naturalistas del siglo XIX. En el campo de las técnicas, es el fundador de la principal corriente actual de la tecnología cultural. Partiendo de la reflexión según la cual lo que distingue al hombre de los demás animales es su aptitud para manipular concretamente su entorno, señala que la primera gran invención del hombre fue aliar la precisión de una percusión con percutor (el cuchillo que corta muy bien) y la fuerza de una percusión lanzada (el hacha que corta un gran tronco) en una percusión lanzada con percutor (el cincel y el mazo del escultor) [N. de la T.: esta terminología ya no se utiliza en la actualidad: respectivamente con percutor durmiente, lanzada y bipolar]. Siguiendo su principio de seriar siempre los fenómenos a partir de sus caracteres internos, clasifica las técnicas de fabricación según la naturaleza de la materia a trabajar: sólidas, estables, fibrosas, semiplásticas, plásticas, frágiles y fluidas. Los comportamientos técnicos hechos posibles por los medios (las percusiones) y los procedimientos (las técnicas de fabricación), llevan a las técnicas de adquisición y consumo, y constituyen la última parte de la clasificación general. Dos elementos de su problemática, la cadena operatoria y la noción de tendencia y de hecho, no solamente guían su análisis sobre los medios, los procedimientos y los objetos, sino que iluminan su reflexión sobre nociones tales como medio técnico, estilo étnico, devenir humano. La noción de “tendencia” y de “hecho” promete fructíferas investigaciones futuras. Lleva a una clasificación de los objetos a la vez morfológica y dinámica, histórica y geográfica. Los fundamentos son los mismos que presiden el establecimiento de taxonomías: los criterios van de lo general a lo particular, sin que ningún Leroi-Gourhan+au++Musée+de+l'Hommeobjeto pueda aparecer en varias categorías. El ejemplo clásico es el del propulsor. La tendencia “querer aumentar la fuerza del tiro” encuentra su expresión concreta en grados de hechos jerarquizados desde un primer grado en que los objetos se dividen en tres grupos: varilla cilíndrica (Europa prehistórica, Melanesia, Perú), tablilla oval (Australia), tablilla subrectangular (América), hasta un quinto grado en el que se podría encontrar una tablilla estrecha subrectangular con gancho, con huellas profundas de dedos (Alaska central y septentrional del siglo XIX). La tendencia, atravesando los medios natural, técnico y social para convertirse en una serie de hechos, adquiere particularidades que definen el estilo que caracteriza a un grupo social. En el campo de la prehistoria, Leroi-Gourhan es igualmente un innovador. Primero en los métodos de excavación y de análisis de los resultados. Substituye la antigua práctica de tirar todo lo que no parece inmediatamente importante por el deseo de conservar el más mínimo vestigio sea cual sea su naturaleza, y de registrar minuciosamente su relación espacial con los demás restos en un decapado horizontal que respeta la integridad de las sucesivas capas. El empleo de estos métodos permitió a Leroi-Gourhan y su escuela reconstruir la vida cotidiana de los cazadores-recolectores de la prehistoria hasta el detalle de los trabajos domésticos alrededor del fuego del campamento. En el terreno del arte prehistórico, hizo por este arte lo que en otro campo Claude Lévi-Strauss hizo por los mitos: lo ordena mediante el estudio de sus estructuras profundas. El arte prehistórico de las cavernas no es una colección heteróclita de grabados y pinturas cuyo único estudio sería el de la comparación estética con los cánones del arte moderno, sino una ordenación estructural de temas precisos. Los trabajos e investigaciones de Leroi-Gourhan no se sitúan entonces en la encrucijada de varias disciplinas, sino que más bien representan la inclusión en un mismo campo de investigaciones de métodos y perspectivas que proceden de disciplinas muy diversas. Antes de ser etnológica o prehistórica, su contribución a la antropología es primero una aportación metodológica que abre perspectivas unitarias sobre las actividades humanas. La filosofía que impregna sus estudios de paleontología, estética, tecnología, prehistoria, epistemología o etnología general revela que coloca al hombre y su devenir en el centro de todas sus preocupaciones científicas.

[Robert CRESSWELL. “André Leroi-Gourhan”, in Pierre BONTE y Michael IZARD. Diccionario Akal de Etnología y Antropología. Madrid: Akal, 1996, pp. 430-431]

Anuncios