➻ Julio Aróstegui [1939-2013]

por Teoría de la historia

arostegui2El historiador español Julio Aróstegui es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid y director de Cátedra Extraordinaria «Memoria Histórica del Siglo XX» de la misma Universidad. Colaborador de diversas revistas y publicaciones periódicas, y autor de un amplio elenco de libros, destaca por sus aportaciones al estudio de la guerra civil. Ha publicado El último frente. La resistencia armada antifranquista en España 1939-1952 (como director junto con Jorge Marco) (2008), Guerra civil. Mito y memoria (como director) (2006), Por qué el 18 de julio…y después (2006), La investigación histórica. Teoría y Método (2001), La Historia Vivida. Sobre la Historia del Presente (2004), El mundo contemporáneo. Historia y problemas (Como director junto con Cristian Buchruker y Jorge Saborido) (2005). Recientemente ha editado la obra colectiva Guerra civil. Mito y memoria (2006).

[Fuente: Universidad de Alicante]

Julio Arostegui (Granada, 1939), catedrático emérito de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid, director de la Cátedra «Memoria Histórica del Siglo XX», colaborador en ABC, ha fallecido en Madrid a los 74 años. La noticia de su inesperada y fulminante muerte ha sumido en un dolor profundo a sus familiares, colegas, alumnos, admiradores y lectores. Julio Arostegui se ha despedido con un monumental estudio de más de mil páginas: «Largo Caballero. El tesón y la quimera» (Debate), la biografía definitiva. Entre sus trabajos destacan las aportaciones relacionadas con la violencia política en la historia contemporánea española, la guerra civil española, el carlismo, el movimiento obrero, los conflictos traumáticos y la memoria colectiva. En 1981 fue galardonado con el premio Nacional de Historia en reconocimiento a sus trabajos sobre las Cortes de Cádiz. También ha realizado importantes aportaciones en el ámbito metodológico y la Historia del Presente. Entre sus obras destacan «Violencia y política en España» (1994), «La historia vivida: sobre la historia del presente» (2004) y «La república de los trabajadores: la Segunda República y el mundo del trabajo», y la obra colectiva «Guerra civil. Mito y memoria» (2006). El pasado 17 de enero iba a presentar la gran obra de toda su vida, la biografía de Francisco Largo Caballero, pero un día antes tuvo que ingresar en el hospital, de donde no ha podido recuperarse de la dolencia que ha segado su vida. Su riguroso trabajo sobre Largo Caballero ofrece «otro» retrato sobre un personaje poliédrico y complejo, muy distinto del que ha presentado la Literatura al uso. Sostenía el profesor que el proyecto de Largo Caballero fue unir a burguesía y clase obrera en la defensa de la república reformista, y su radicalismo inicial llegaba ahí a su límite. El momento más decisivo de la historia del «caballerismo», como ha escrito Julio Aróstegui, es aquel en el que tiene en sus manos el Gobierno de la República enfrentado a una sublevación militar de la que se ha derivado una guerra civil ya en pleno desarrollo. Azaña no quería a Largo como Presidente del Gobierno republicano, y Largo Caballero creía que la República era una fase de la revolución burguesa, pero que tras ella había de venir la plasmación real de la sociedad socialista. Para el profesor Aróstegui, Largo Caballero fue el continuador más cercano de la figura de Pablo Iglesias, «el dirigente obrero más relevante e influyente en la España del siglo pasado». Conocido como el «Lenin español», Largo Caballero apareció como el auténtico heredero de Iglesias. Arquetipo de dirigente de masas, sindicalista, político, ministro y presidente del Gobierno, promotor y mantenedor de proyectos societarios durante cincuenta años de militancia, el momento culminante de su trayectoria llegó en los años treinta, ya a una edad avanzada. El libro de Julio Aróstegui no es una reivindicación de su papel histórico. Pero una historia rigurosa no puede basarse sino en los instrumentos auténticos de la historiografía: documentación y argumentación. Esa ha sido la tarea de Julio Arostegui: despejar los mitos y los prejuicios y buscar la verdad histórica.

[Fuente: ABC (Madrid), 29 de enero de 2013]