Teoría de la historia

Universidad Nacional de General Sarmiento. Instituto de Ciencias. Área de Historia. Director del área de investigación "Poéticas de la historiografía". BUENOS AIRES ❖ ARGENTINA

✍ Un conflicto nacional. Moriscos y cristianos viejos en Valencia [1955]

Los lectores de Annales recuerdan el sustancial estudio sobre “Les Morisques du royaume de Valence au XVIe siècle”, que apareció en nuestra revista en 1956. En ese estudio se enunciaban de una manera voluntariamente escueta, las ideas esenciales de un trabajo más rico publicado hace poco en los Cuadernos de Historia de España y cuyos elementos han sido reunidos en un libro. De tal modo, no es necesario ahora ofrecer un análisis detallado de esta obra. Conformémonos con indicar que el tema tratado es más amplio. En aquel momento, el artículo de Annales no avanzaba más allá de la expulsión de 1609, esta vez, M. Halperin Donghi examina los problemas que causó la partida de los moriscos, la atribución de tierras sin ocupar, el repoblamiento, y el pago de rentas. Algunas páginas con estadísticas demográficas conforman un apéndice. Se lamentará que las leyendas de los mapas I y II se encuentren invertidas, algo que los vuelve incomprensibles. Pero, en conjunto, este sólido estudio de la economía y la sociedad valencianas, fundado en pacientes investigaciones en los archivos de Valencia, Barcelona, Simancas y Madrid, enriquece notablemente nuestros conocimientos sobre el mundo morisco.

[Henri LAPEYRE. “Les Morisques de Valence: une minorité religieuse”, in Annales. Économies, Sociétés, Civilisations, vol. XV, nº 6, 1960, pp. 1196-1197. Traducción del francés por Andrés Freijomil]

Sin títuloLa “pax” en España se ve quebrantada a comienzos de la modernidad por un período de revueltas y revoluciones que se desarrollan en el contexto de la crisis de subsistencia de 1520-1521 y en el marco del proceso de construcción del poder nacional e imperial de Carlos V. Dentro de este ciclo, la revuelta agermanada aparece claramente diferenciada, a partir del sesgo antimorisco que adoptaron sus acciones. Las mismas llevaron a muchos autores a una consideración precipitada de la revuelta, caracterizada supuestamente por su atraso y tradicionalismo. Otros historiadores que han buscado las causas de estas acciones antimoriscas en el panorama económico social preexistente han prescindido del análisis de los elementos culturales e ideológicos que han puesto de manifiesto. El presente trabajo, que intenta vincular las ideas y las acciones rebeldes, tiene por objeto precisar el lugar que los moros tuvieron en las Germanías, a partir de una lectura de las crónicas políticas del período. Trata asimismo de explicar las razones profundas que llevaron a los agermanados a justificar aquellos bautismos forzados y aquellas ejecuciones que transformaron para siempre el escenario valenciano […]  A partir de la década de 1930, los trabajos históricos sobre las revueltas de 1520-1521 valoran positivamente estos acontecimientos a partir de una nueva lectura de los documentos y fuentes oficiales. Pero habrá que esperar a la década de 1950 para que la temática morisca sea abordada como objeto de estudio particular en estos acontecimientos. Así, Halperín Donghi, quien en realidad intenta explicar el problema de la expulsión de los moriscos de Valencia en 1609, analiza su implicancia en la revuelta. Su hipótesis es que de 1520 a 1609 se asiste a un conflicto nacional entre cristianos nuevos y viejos, entendiendo por conflicto nacional “la oposición de colectividades humanas” y no religiosas, un diferendo que toma este carácter por la dimensión que adquiere en la época el hecho religioso: “un complejo haz de solidaridades y oposiciones se expresaban en la Valencia del siglo XVI en lenguaje de un odio religioso”. Analiza la situación valenciana poniendo de manifiesto un escenario escindido en tierras de regadío y secano donde los moros se distribuyen en forma irregular, un aumento marcado de la población, en particular de los moriscos por encima de los cristianos, y un modo de vivir particular de estos grupos que provocaban recelos. El historiador explica la subsistencia de esta comunidad morisca resistente a partir de sus bases materiales y de la solidaridad nacional y religiosa que pudo enfrentar con éxito los intentos en pro de su asimilación por parte de los cristianos viejos. Acerca de la revuelta, Halperín reconoce que su principal logro fue “legar el problema morisco”, dado el bautismo forzoso impuesto sobre estos grupos, aunque descalifica como “leyendas, sin duda” el relato de algunas fuentes de que la forma del bautismo fue con escobas y baldes y luego fueron pasados a degüello, porque “no existe documento fehaciente que lo pruebe”. Como veremos, estos elementos que Halperín descarta encuentran explicación en el ideario rebelde. Finalmente, el autor explica el accionar agermanado dado que los moros eran fieles a los señores y al Rey y participaban militarmente en la guerra, aunque señala que este “odio” tuvo por antecedente la situación planteada con la crisis de mediados del siglo XIV que “desajusta el equilibrio del siglo de oro de la Valencia cristiano morisca”. Este derrumbe demográfico determinó “expulsiones parciales, ataques a morerías de las ciudades y conversiones en masa”, actos similares a los producidos dos siglos después por los agermanados […]

[Mariana PARMA. “Almas al Cielo y Dinero a las Bolsas. Bautismos y Ejecuciones en la Naciente Modernidad Valenciana”, in Cuadernos de Historia de España (Buenos Aires), vol. LXXIX, nº 1, enero-diciembre de 2005]

Anuncios

✍ El pensamiento de Echeverría [1951]

La vida, el pensamiento, la obra y la acción política de Echeverría han suscitado desde la generación romántica que lo consideró guía y maestro, una extensa literatura histórica y crítica, por lo común no meramente informativa o doctrinal sino de carácter pragmático, vinculada a las ideas e ideales de los que esa obra ha sido venero fecundo para varias generaciones argentinas. Este año, el del centenario de la muerte del poeta, esa literatura, bajo las dos formas apologética y crítica, se ha enriquecido con valiosas contribuciones, abonadas algunas de ellas, en el libro, en la conferencia y en el artículo, por la autoridad de nombres ilustres y la notoria competencia. En esta tenaz exégesis el breve ensayo de Tulio Halperín Donghi, que me complazco en ahijar, no representa una repetición de enfoques conocidos, de investigaciones antes realizadas, de conceptos ya elaborados o de dilucidaciones divulgadas. En la vasta bibliografía echeverriana es un aporte nuevo. El autor es un joven publicista -tiene veinticuatro años-, que junta a una seria información jurídica, histórica y literaria, no de mero origen escolar, aunque sellada en nuestra universidad y en las de Roma y Turín, un talento crítico anticipadamente maduro, en el cual tienen su parte la agudeza y el vigor. Él se ha propuesto excavar, sin preconceptos políticos, filosóficos o sentimentales, el pensamiento de Echeverría, para sacar a luz todo cuanto hubo en éste de genuinamente personal en el campo especulativo, así como en la adecuación de ese pensamiento a la realidad social que intentaba redimir. No relata una historia muy conocida ni vuelve a deshilar la trama de las ideas filosóficas y políticas de que está tejida la obra del pensador argentino, tarea poco menos que llevada a término por los investigadores precedentes. No anda por los caminos trillados. Con rigor que nada concede al lugar común, encadenando estrechamente las razones por nexos que sacrifican en ocasiones la elegancia de la elocución a la lógica, desmonta el pensamiento del autor del Dogma Socialista, lo encuadra en las filosofías europeas, a veces diferentes o contrarias en que aquél se inspiró, lo atarea al de su generación, lo contrasta con el de la unitaria, y señala sus debilidades, sus contradicciones íntimas o patentes, sus defectos de estimación y la dispersión de las tendencias en que se encarna. Si juzga innecesario rehacer por menudo la genealogía de las ideas del maestro argentino, pone en cambio el más firme empeño en trazar el itinerario de ese pensamiento, indicando en la carta su errar incierto, sus desviaciones y los escollos con que chocó en la realidad viva, al descender del cielo de las abstracciones. El crítico no es indulgente con el autor estudiado -cosa nada reprochable en una historiografía como la nuestra que resbala demasiadas veces hacia la hagiografía-; pero su objetividad está a cubierto de la sospecha de que le mueva otro interés ideológico que no sea la indagación de la verdad. La mentalidad dogmática de Echeverría es sometida al ácido de una crítica, no propiamente corrosiva pero sí fijadora de su exacto perfil. Aun las doctrinas carentes de cualquier posibilidad de trascender al plano de la acción, cuando son significativas del rumbo de un pensamiento generosamente inspirado, merecen la atención de la crítica. Tal es la posición del autor de este ensayo, quien empieza por declarar que «la más breve, la más sumaria de las historias del pensamiento argentino sería inconcebible sin el nombre de Echeverría», y se inclina al final ante la misión que el animador de la generación de 1837 hizo suya y dio sentido a su existencia dolorida.

[Roberto GIUSTI. “Prólogo”, in Tulio HALPERIN DONGHI. El pensamiento de Echeverría. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1951, pp. 9-12]

✍ Discutir Alfonsín [2010]

“Discutir Alfonsín” es una compilación de edición reciente [realizada por Roberto Gargarella, Mª Victoria Murillo y Mario Pecheny] que se ocupa de analizar las políticas de gobierno puestas en marcha durante la presidencia de Raúl Alfonsín, desde 1983 hasta 1989. El disparador para su confección es una conferencia organizada el 30 de julio de 2009 por la Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Torcuato Di Tella, con motivo de la muerte del ex presidente, acaecida el 31 de marzo del mismo año. Dentro de tales políticas se estudian específicamente las que refieren a la cuestión de los derechos civiles, entre ellos los Derechos Humanos, la Ley de Divorcio, las denominadas políticas de seguridad y las seguidas con la corporación militar y el sindicalismo peronista. Los artículos incluidos en la compilación se inscriben en diversas perspectivas de análisis: la jurídica; la institucional; una que reconstruye el discurso político que giró en torno a la regeneración de las instituciones republicanas; y se incorpora además un estudio micro, que reduce su escala de observación y explora el nivel local. No obstante, inserto en esta diversidad de enfoques, se puede hallar un eje común, ya que las producciones contenidas en el libro pretenden reconstruir las decisiones y las estrategias de los actores involucrados en la implementación de cada una de las políticas, especialmente las ensayadas por el presidente de la Nación, Raúl Alfonsín. Los autores consideran necesario resaltar que las investigaciones tienen un punto de partida común, que consiste en recuperar el desenvolvimiento de una transición democrática que estuvo marcada por las ambiciones excesivas de Alfonsín y su entorno, así como por restricciones desmesuradas. Para éstos, esas ambiciones excesivas sólo se entienden si se observa el clima de época, recubierto por la euforia democratizadora que signó los primeros pasos de la transición. Ese entusiasmo democrático ocultó la profundidad de los problemas políticos argentinos heredados de las etapas anteriores, y con ello no fueron visibles las dificultades para construir un orden constitucional después de la última dictadura militar. En esta dirección, más allá de lo que puedan considerarse logros y desaciertos, los autores rescatan la voluntad política con la que el ex presidente procuró fomentar cambios en las materias abordadas. Y, al mismo tiempo, como se mencionó, intentan pensar sobre los límites de la capacidad de decisión del alfonsinismo frente al poder de presión y el veto de las corporaciones que reactualizaron recursos de poder. Así, contemplan las huelgas generales efectuadas por el sindicalismo peronista, la resistencia militar a los juicios de las Juntas Militares, y el embate de la Iglesia Católica en el Congreso Pedagógico Nacional, y la oposición de esta corporación a los procesos liberalizadores encarnados en acciones tales como la sanción de la Ley de Divorcio. Para realizar esta reconstrucción histórica se utilizan fuentes que refieren a proyectos de ley, leyes y discusiones producidas en las sesiones de las Cámara de Diputados y Senadores de la Nación. Pero el análisis no se reduce a ese período histórico, los autores interpretan el impacto que tales políticas tuvieron en la etapa presidencial siguiente, y reflexionan sobre los aportes y marcas que dejaron en la democracia argentina. Los capítulos que conforman el libro comienzan con un análisis que abarca la política de derechos en general y luego abordan puntualmente cada una de ellas […] En suma, la etapa presidencial de Raúl Alfonsín ha sido -y sigue siendo- un tema recurrente entre los cientistas sociales. En este caso, el libro procura sopesar los logros y fracasos del período en materia de derechos civiles y políticos, y pretende ubicar en un mediano plazo problemáticas que en la actualidad son materia de debate en pos del fortalecimiento de la democracia.

[Sofía TROBETTA. “Reseña” (fragmento), in Revista de reseñas bibliográficas de Historia y Ciencias Sociales en la red (Rosario), Año 4, nº 7, octubre de 2011]

␥ Guillermo O’Donnell [1936-2011]

El 29 de Noviembre falleció Guillermo O’Donnell, una figura mayor de la Ciencia Política contemporánea, con una trayectoria descollante en Argentina, en América Latina y en los Estados Unidos, que alcanzó una merecida proyección internacional. O´Donnell nació en Buenos Aires, “en un mundo de clase alta, muy conservador”, que habría de exasperarse con la llegada del peronismo y los sujetos sociales emergentes; creciendo en circunstancias que lo marcarían para toda la vida y lo llevaron a escribir sobre muchas cosas, que – como supo decir – “no son más que una obsesionada reflexión sobre Argentina”. Se recibió de Abogado en la UBA y luego hizo su Maestría (1971) y su Doctorado en Ciencia Política (1981) en la Universidad de Yale, teniendo al gran David Apter como mentor principal. Así inició su largo empeño por el desarrollo científico e institucional de la Ciencia Política, como formador de generaciones, docente apasionado y apasionante, polemista certero y temible, investigador siempre inquieto y extraordinariamente prolífico. En Buenos Aires fue director del CEDES (Centro de Estudios de Estado y Sociedad), que había contribuido a fundar en 1975, constituyendo uno de los centros que mantuvieron su actividad en la región en “los patios interiores” de las dictaduras y a pesar de la diáspora. A fines de los 1970s se vio orillado a radicarse en Brasil, trabajando en el CEBRAP de Sao Paulo y en el IUPERJ de Rio de Janeiro. En los 1980s comenzó su extensa labor en EEUU. En la Universidad de Notre Dame se asentó como profesor y fue el primer director académico del Kellogg Institute. Muy activo en los circuitos internacionales, fue también el primer latinoamericano que alcanzó la presidencia de IPSA (Internacional Political Science Association 1988-91). O´Donnell deja una obra abundante y de referencia obligada, con textos que se han convertido en clásicos de la Ciencia Política contemporánea y prueban su ingenio para los títulos. Su fama despega con los trabajos sobre el estado burocrático autoritario: Modernización y Autoritarismo (1972), El estado burocrático autoritario (1982), Bureaucratic Authoritarianism: Argentina in Comparative Perspective (1988); dando comienzo a lo que es en rigor una empecinada reflexión sobre la democracia. En esta línea aparecen títulos renombrados, como el compendio sobre Transiciones Democráticas que produjo con Philippe Schmitter y Laurence Whitehead (1986), el que editó con Scott Mainwaring y Samuel Valenzuela sobre Democratic Consolidation en América del Sur (1992) y su conocidísimo artículo sobre “Democracia Delegativa” (1994). La selección de ensayos que el propio Guillermo incluyó en Counterpoints (1999) es de hecho una autobiografía intelectual y nos da una buena muestra de su recorrido por la democracia y el autoritarismo. En los últimos años Guillermo había vuelto a Buenos Aires, donde lo nombraron Ciudadano Ilustre, Doctor Honoris Causa de la UBA y Presidente Honorario de la SAAP (Sociedad Argentina de Análisis Político). Trabajaba en la Universidad de San Martín y se incorporó al debate cultural y político, con la misma obsesión que tuvo siempre por pensar la Argentina. Como suele suceder, fue ese mismo agarre nacional, el que le permitió ahondar en la Política Comparada, en forma tan fructífera y tan estimulante para todos, antes que nada para los latinoamericanos.

[Jorge LANZARO. “Guillermo O´Donnell (1936-2011)”, in Revista Uruguaya de Ciencia Política (Montevideo), v. XX, nº 1, enero de 2011]

␥ Nathan Wachtel [1935]

El historiador, antropólogo y especialista en América Latina Nathan Wachtel nació en Metz en 1935. Desde 1992, es titular de la cátedra de Historia y antropología de las sociedades meso-sudamericanas en el Collège de France. Entre sus libros publicados, cabe señalar “La vision des vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête espagnole, 1530-1570” (1971), “El regreso de los antepasados. Los indios urus de Bolivia, del siglo XX al siglo XVI” (2007), “Mémoires juives” (1986), escrito con Lucette Valensi, “Dioses y vampiros. Regreso a Chipaya” (2001), “Le Nouveau Monde. Mondes Nouveaux” (1996), con Serge Gruzinski, “La fe del recuerdo: laberintos marranos” (2007), “Los Andes: cincuenta años después” (1953-2003), “Homenaje a John Murra”, editado con Ana Maria Lorandi y Carmen Salazar-Soler (2003) y “La logique des bûchers” -La lógica de las hogueras- (2009).

[Fuente: Revista Resonancias]

A %d blogueros les gusta esto: