✍ Acerca de las obras consignadas en “Biblioteca del Historiador”

por Teoría de la historia

Lejos de constituir un canon preceptivo o una imposición de lecturas, en la categoría “Biblioteca del Historiador”, tan sólo consignamos una suerte de cartografía con aquellas obras que, a nuestro juicio, han marcado o están marcando un jalón importante en la historia de la historiografía, resituando los caminos de la investigación científica y proporcionando nuevas vías de indagación histórica. Entendemos que este conjunto de obras —muchas de ellas ya clásicas—, bien podría formar parte del acervo de cualquier biblioteca de historiador. Para ello, hemos intentado, en su mayor parte, acercar las reseñas y ensayos bibliográficos que de esas obras se han realizado en revistas científicas o en suplementos culturales de diarios y revistas, escritas todas ellas por un historiador o un estudioso del tema en cuestión y cuya procedencia se indica al final de la entrada entre corchetes. Cuando no ha sido posible hallar una reseña de la obra, se ha optado o bien por acudir a su paratexto, a la introducción o bien a un comentario historiográfico inserto en alguna obra especializada. Cabe señalar, además, que el nombre de cada entrada remite al título completo de la obra y, entre corchetes, al año de su primera edición en lengua original con el fin de remarcar su primera visibilidad pública en el marco temporal de su contexto intelectual de origen. Para el caso de aquellas obras que aún no fueron traducidas al español, se indica su título en lengua original y se ha tratado, en lo posible, de acercar una referencia en nuestro idioma; de no hallarla, incluimos una traducción al español o bien una referencia en lengua original. Se trata, en suma, de un primer acercamiento a trabajos importantes que han enriquecido el repertorio historiográfico provocando, en casi todas las ocasiones, una modificación sustancial de nuestra representación de la historia.

Andrés G. Freijomil

Anuncios