␥ Johann Gustav Droysen [1808-1884]

por Teoría de la historia

Johann Gustav Droysen estudió en la Universidad de Berlín donde fue alumno del filólogo Boeckh y, según Meinecke, asistió como “atento discípulo” a las lecciones sobre filosofía de la historia dadas por Hegel. En 1829 fue profesor en el gimnasio “Zum Grauen Loster” en Berlín. En 1831 presentó su tesis doctoral que tituló “De Lagidarum regno Ptolomaeo VI Philometore rege” y, en 1833, a sus 25 años, publicó “Alejandro Magno”, erudita biografía, hoy clásica para estudiar la vida del conquistador griego. Al año siguiente, tradujo la obra de Esquilo que, según Arnaldo Momigliano, contribuyó mucho a la interpretación del poeta en términos literarios e históricos. Dichas publicaciones le significaron, entre otros merecimientos, el ser llamado a la Universidad de Berlín en 1835, donde fue nombrado profesor de historia antigua y filología clásica. Ahí empezó su traducción de Aristófanes, que apareció en tres volúmenes en 1835, 1837 y 1838. En 1840 pasó a la Universidad de Kiel, para posteriormente volver a Berlín en 1859, y desde 1861 empezó a enseñar en la Universidad de Gena. Droysen, luego de publicar su Alejandro Magno, dedicó dos meses a la “Geschichte des Helenismus”, uno aparecido en 1836 y el otro en 1843. En 1877-78, reeditó su Historia del helenismo, pero ahora en tres volúmenes pues colocó como primero la biografía de Alejandro. Pero fue a la investigación sobre la historia de la política prusiana, a la que le dedicó casi toda la vida, aunque no logró concluir su proyecto, el que se publicó en catorce volúmenes entre 1855 y 1886, y que comprende la historia prusiana hasta 1756. Y en ese sentido, vale la pena señalar que Droysen tuvo una activa participación en la política de su patria, ya en 1848 fue enviado como hombre de confianza de su Gobierno a la dieta de Frankfurt y fue elegido más tarde para la Asamblea Nacional. Falleció en Berlín en 1884. Basándose en el análisis de la Historia del helenismo y la Historia de la política prusiana; las historias de la historiografía suelen presentar a Droysen como el fundador de la escuela histórica prusiana. Dicha escuela deriva de la escuela histórica alemana, de la cual el representante más citado es Leopoldo von Ranke, caracterizada por la erudición y la utilización del método filológico. En este sentido, conviene recordar que el siglo XIX ha sido llamado el siglo de los historiadores. En efecto, la disciplina produjo en cantidad y en calidad obras como en ningún siglo precedente. 

[Joseph DAGER ALVA. “La Historik de J. G. Droysen: un puente entre la investigación empírica y la fundamentación teórica del conocimiento histórico” (fragmento), in Memoria y Civilización, nº 7, 2004]