✍ Historia de América Latina [1984-1995]

por Teoría de la historia

Desde hace años se venia esperando con una buena carga de curiosidad y lógica impaciencia la aparición de la Historia de América realizada por la Universidad de Cambridge. La Cambridge Modern History, dirigida por Lord Acton y aparecida entre 1902 y 1912 en 16 volúmenes, inició una tradición que sería rápidamente secundada. Se pretendía sintetizar en una obra coordinada por un historiador inglés y escrita por diferentes especialistas, tanto ingleses como extranjeros, el caudal de conocimientos sobre los grandes temas de la historia, combinándolo con un equilibrado repaso bibliográfico y señalamiento de las futuras vías de investigación. El éxito de la obra, dirigida en un principio únicamente a un público angloparlante, hizo que en los años siguientes se fueran cubriendo las diversas partes de la historia europea con las The Cambridge Ancient History, The Cambridge Medieval History, The Cambridge Economic History of Europe, y traduciendo a diversos idiomas algunas de ellas, con lo que se fue ampliando el volumen de los lectores. Con el tiempo se modernizaría, incluso, la antigua edición de principios de siglo en la New Cambridge Modern History en 14 volúmenes. A fin de ir completando el panorama de la historia mundial, se ha comenzado en unos casos, y completado muy recientemente en otros, a ir editando las historias del Islam, Irán, Africa, China, Judaísmo y Japón. Era evidente que hacía falta urgentemente una Historia de América, necesidad acuciada además por la celebración del aniversario del V Centenario del descubrimiento de América. Leslie Bethell, Reader en Hispanic American and Brazilian History at University College London es el editor general de esta Historia, que consta de 16 volúmenes […] Al final de cada volumen se incluye un ensayo bibliográfico sobre cada capítulo específico. Como cualquier obra de grupo, es difícil hacer una valoración general, pues siempre hay contribuciones mejores que otras. Queremos por ello a continuación solamente hacer una serie de comentarios referentes al plan general y espíritu de la obra. La división en características generales de los grandes períodos históricos y estudio particular de problemas tonados por sectores es acertada y clara para un lector que se enfrente por primera vez con el estudio de la historia de América Latina […] Respecto al espíritu de la obra en su conjunto, hay que subrayar que se trata de un texto confeccionado fundamentalmente por y para el mundo anglosajón. De los 32 autores [de los volúmenes I y II], 20 pertenecen a universidades norteamericanas e inglesas, cinco a francesas, uno a Suiza, dos a México, uno a Chile, uno a Bolivia y dos a Brasil. Llama la atención el poco peso de los historiadores iberoamericanos y la nula presencia de intelectuales portugueses y españoles. En el prólogo general de la obra, por ejemplo, no se cita ni tan siquiera esta historiografía cuando se alude al incremento de la producción americanista en los últimos años —se cita únicamente de forma explícita la norteamericana, inglesa, francesa e iberoamericana—. Si observamos la bibliografía comprobaremos el mismo fenómeno. Es lógico que se citen prioritariamente los trabajos en lengua inglesa ya que está pensada para un público angloparlante, pero también es verdad que no puede olvidarse algunos títulos en castellano y portugués —el caso de la lengua lusa es menos evidente—, tanto de origen iberoamericano como peninsular, imprescindibles en muchos casos para un profundo y más completo conocimiento de la historia americana y, en otros, absolutamente decisivos. Cualquier americanista que se precie debe conocer y dominar el castellano y el portugués. Es curioso que este fenómeno no sea reciproco, pues los intelectuales «latinos sureños» conocen bastante bien la producción historiográfica anglosajona del «norte». En resumen, pues, se trata de una obra de síntesis que refleja perfectamente las corrientes interpretativas actuales existentes en el mundo anglosajón respecto a la historia iberoamericana. Pueden apreciarse virtudes y defectos como en todo «manual», pero las primeras superan métricamente las segundas.

[Pedro PÉREZ HERRERO. “Reseña” (selección), in Quinto Centenario, nº 10, 1986]

NOTA BENE. Cabe señalar que hasta la fecha y de manera inexplicable, no se han publicado en español todos los volúmenes que corresponden a la versión inglesa. De tal modo que, en el marco de los dieciséis volúmenes publicados por Crítica, han quedado fuera el dedicado a Brasil a partir de los años 1930 y el último, dedicado a las ideas, la cultura y la sociedad desde 1930.

Andrés G. Freijomil

Anuncios