␥ Hiroyuki Ninomiya [1932-2006]

por Teoría de la historia

El historiador japonés Hiroyuki Ninomiya perteneció a una generación que, en el último cuarto del siglo XX, contribuyó a renovar los enfoques estrictamente positivista, nacionalista o marxista-leninistas que dominaban por entonces la historiografía de Japón. Nacido en 1932, Ninomiya eligió estudiar la lengua y la historia francesas porque, en plena guerra fría y en un país todavía ocupado por los americanos, no quería “elegir entre Moscú y Washington”. Después de brillantes estudios en la Universidad de Tokio, donde quedó fascinado por la Revolución Francesa, bajo la dirección de su maestro, Kohachiro Takahashi, cercano a Albert Soboul, Ninomiya decide embarcarse en el estudio del Antiguo Régimen y fue a estudiarlo en París desde 1960 hasta 1966. Allí, frecuenta los seminarios de Jean Meuvret y de Ernest Labrousse, se vincula con Emmanuel Le Roy-Ladurie, descubre la “nueva historia” de los Annales que contribuirá a divulgar en el Japón a través de traducciones que él mismo realiza o cuya dirección asume. Gracias a Ninomiya y a la Société franco-japonaise d’histoire  que dirigirá, muchos historiadores franceses conocerán el Japón y se darán a conocer allí, tales como Jacques Le Goff, Maurice Agulhon, Denis Lombard, Michèle Perrot, Roger Chartier, etc. Hiroyuki Ninomiya tenía una particular predilección por Marc Bloch sobre el cual ha escrito un hermoso libro (publicado en Tokio en 2005). Sin embargo, Ninomiya no era sólo un gran conocedor de Francia y sus historiadores. Por la profundidad de sus reflexiones epistemológicas y sus numerosas publicaciones, contribuyó a que los historiadores japoneses incursionasen en nuevos territorios y produjeran una nueva forma de escribir la historia, más abierta a otras disciplinas. Amino Yoshihiko, el gran historiador de la Edad Media japonesa que murió en 2003, le debía mucho. Con Amino y otros expertos de Japón o de Occidente, en 1984, fundó una revista interdisciplinaria “Recherches d’histoire sociale” que permitirá a la nueva historia de Japón imponerse en el campo de las ciencias sociales. Hombre culto y elegante que hablaba el francés de manera maravillosa, Hiroyuki Ninomiya fue también uno de los grandes maestros que han formado a generaciones de historiadores de la Universidad de Lenguas Extranjeras donde enseñó durante mucho tiempo. No le gustaban los honores y prefería la discreción y la sombra de la investigación frente a cualquier perfil alto.

[Pierre-François SOUYRI. “Hiroyuki Ninomiya, grand historien japonais”, in Le Monde (Paris), 22 de marzo de 2006. Traducción del francés por Andrés Freijomil]

Anuncios