✍ Montaillou, aldea occitana de 1294 a 1324 [1975]

por Teoría de la historia

En Montaillou, aldea occitana el historiador francés Emanuel Le Roy-Ladurie intentó recrear la mentalidad de la Europa medieval. Montaillou, situado en el departamento de Ariège, en el sudoeste francés, se hallaba en una zona que había servido de hogar a un buen número de inconformistas durante la herejía cátara del siglo XIV. Estos herejes fueron prendidos e interrogados por el obispo del lugar. Lo que de estos interrogatorios ha llegado hasta nosotros en forma de documento escrito fue interpretado por Ladurie a la luz de los avances más recientes de la antropología, la sociología y la psicología. Entre los interrogados se hallaban veinticinco personas del pueblo que da nombre al libro, y no son pocos los historiadores y estudiosos que piensan que Le Roy-Ladurie supo darles vida en su obra. La primera parte del trabajo está dedicado a los1507064 aspectos materiales de la vida de la aldea, cómo son la estructura de las casas, el trazado de las calles, el lugar en el que se encontraba la iglesia, etc. Se trata de un trabajo ingenioso y lleno de imaginación, en el que el historiador muestra, por ejemplo, que las piedras eran tan desiguales que siempre quedaban agujeros en los muros por los que las familias podían escuchar a sus vecinos con gran facilidad: en Montaillou, la intimidad era algo desconocido. De cualquier manera, la más emocionante es la segunda parte del libro: “Arqueología de Montaillou: del lenguaje corporal al mito”. En ésta, se nos presenta, por ejemplo, a Pierre Clergue, detestable y soberbio sacerdote, seductor de Béatrice des Planissoles, impresionable, obstinada y con demasiadas ganas de crecer.

[Peter WATSON. Historia intelectual del siglo XX. Barcelona: Crítica, 2002, p. 633]