␥ Richard Konetzke [1897-1980]

por Teoría de la historia

El historiador alemán Richard Konetzke nació en 1897 en Hangelsberg (cerca de Berlín). Estudió filología e historia en las universidades de Marburgo y Berlín, debiendo su formación científica sobre todo a Otto Hintze y Friedrich Meinecke. Terminado su doctorado en 1921, ejerció la profesión de profesor de enseñanza media, prosiguiendo al mismo tiempo sus trabajos científicos como colaborador del ampliamente conocido Instituto Ibero-Americano en Berlín. A sugerencia de Friedrich Meinecke, se dedicó especialmente a la investigación de la historia española. Una beca de la «Notgemeinschaft der Deutschen Wissenschaft» le facilitó una estancia en Madrid. Motivado por la trascendencia de política universal del conflicto entre Gran Bretaña y España en el siglo XVIII, Konetzke investigó en el Archivo Histórico Nacional, cimentando en el estudio de las fuentes su obra publicada en 1929 «Die Politik des Grafen Aranda» («La política del Conde de Aranda» ). En los años posteriores a la aparición de este libro siguieron artículos acerca de la historia hispánica e hispanoamericana. Su «Geschichte des spanischen und portugiesischen Volkes» («Historia del pueblo español y portugués»), se publicó en 1939 como octavo tomo de la «GroBe Weltgeschichte» («Gran Historia Mundial»), siendo hasta hoy la única obra escrita en este siglo sobre la historia ibérica desde el punto de vista alemán. En colaboración con la Asociación de Ciencia Alemana, en 1941 la Facultad para la Cultura Extranjera de la Universidad de Berlín le encomendó investigar acerca de la historia de la colonización española en América, dispensándole en gran parte de sus compromisos en el servicio escolar. Dos años más tarde fue publicada su obra fundamental «Das spanische Weltreich» («El Imperio Español»). Según H. Kellenbenz, «En el prólogo del libro, Konetzke expresó por primer vez una frase, cuya idea primordial se reflejaría como leitmotiv  metódico en todo su trabajo posterior: “comprender los acontecimientos a través de su dinámica interior, a través del desarrollo y de las fuerzas del pueblo español y de la cultura general europea”, ya que “solo al haber concebido la postura del ser humano en la época de los grandes descubrimientos, así como al haberse fijado en las grandes transformaciones verificadas en el medio ambiente de los estados y pueblos de antaño, sólo desde entonces disponemos de los requisitos indispensables para una adecuada apreciación de las consecuencias que el imperio español ejecutaba sobre el Nuevo Mundo”. En una época que trataba de comprometer hasta al historiador a que abogase a favor de la guerra del régimen dominante, estas ideas expresadas por Konetzke significaban mucho más que un simple entendimiento científico.» (H. Kellenbenz, Jahrbuch, tomo 4, pág. XVIII). Para poder cumplir en totalidad con sus nuevas tareas científicas, en marzo de 1944 Richard Konetzke viajó a España para realizar investigaciones de archivo, continuándolas, finalizada la II Guerra Mundial, como becario del Consejo Sup. de Investigacioes Científicas y como colaborador del Instituto Fernández de Oviedo en Madrid, así como también de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos en Sevilla. Se dedicó en alto grado a la hasta entonces muy descuidada historia social de la Hispanoamérica colonial, la que recibió esenciales impulsos gracias a su iniciativa. Entre las numerosas publicaciones de aquellos años ocupa un lugar eminente la «Colección de Documentos para la Historia de la Formación Social de Hispanoamérica», publicada en tres tomos de 1953 a 1962, fuente indispensable para el historiador profesional. Habiendo proseguido sus investigaciones acerca de la historia latinoamericana en los años 1952-1954 como research associate en la Duke University de Durham (North Carolina), Richard Konetzke regresó a Alemania donde, en el año 1954, ingresó como docente en la Universidad de Colonia. En ésta obtuvo la venia legendi  en 1955. En 1961 fue designado a desempeñar la función de catedrático en la hasta ahora única cátedra alemana para historia ibérica y latinoamericana; al mismo tiempo se le nombró director de la Sección Ibérico-Latinoamericana en el Departamento de Historia. Si bien su actividad investigadora y docente en Colonia cesó oficialmente con su jubilación en el año 1965, excediendo apenas un decenio, consiguió realizar durante estos años todas las tareas que se había propuesto. Además de intensificar sus publicaciones científicas, sumando éstas en su totalidad más de 150 títulos, reunió una biblioteca especial, superando numerosas dificultades iniciales gracias al apoyo brindado por colegas y fundaciones de Alemania y del exterior. Tal biblioteca comprende actualmente más de 30.000 volúmenes, y para un departamento universitario en esta materia es considerada sin par en toda Europa Central. Con particular cuidado veló por la formación de un círculo de discípulos, a fin de que ellos continuasen en Alemania esta obra iniciada por él y del cual, en el año 1967, fue nombrado su sucesor. En 1964, junto con Hermann Kellenbenz, Richard Konetzke sacó a luz el «Jahrbuch für Geschichte von Staat, Wirtschaft und Gesellschaft Lateinamerikas» («Anuario de la Historia del Estado, la Economía y la Sociedad de América Latina»), colección que abarca actualmente 18 tomos, completada por suplementos desde 1967. “Una publicación periódica que, por vez primera en Alemania, se dedica exclusivamente a la historia latinoamericana”. (R. Konetzke, Jahrbuch, tomo 1, pág. 1). En los dos últimos decenios de su vida fue objeto de numerosos homenajes a sus méritos por la ciencia, muchos de ellos adjudicados por elexterior. En 1959, la Real Academia de la Historia en Madrid le nombró Miembro Correspondiente; un año más tarde obtuvo el mismo nombramiento por parte del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay en Montevideo. En 1962 llegó a ser nombrado Miembro de Honor del Instituto Paraguayo de Investigaciones Históricas (la posterior Academia Paraguaya de la Historia) en Asunción. En 1963, la Universidad de Córdoba en Argentina le designó profesor honorario, en 1967 la Universidad de Madrid le concedió el título de Doctor honoris causa. En el año 1966 se le confirió la Encomienda de la orden civil «Alfonso X el Sabio»  y en 1972 recibió la Cruz al Mérito de 1ª clase de la República Federal de Alemania. Hasta los últimos momentos de su vida, Richard Konetzke siguió unido a la ciencia. No hay nada mejor para caracterizar su personalidad que el hecho de que no sólo el ejemplo de su instrucción y obra sirvió de modelo y orientación para futuras investigaciones, sino que también la «Fundación Richard Konetzke» en la Universidad de Colonia, establecida mediante sus bienes privados ya durante su vida y amplificada por testamento, ofreció facilidades económicas a los estudiantes de su disciplina para llevar a término sus tesis doctorales.

[Günter KAHLE. “Richard Konetzke (1897-1980)”, in Jahrbuch für Geschichte von Staat, Wirtschaft und Gesellschaft Lateinamerikas, 18, 1981, pp. VII-IX]

Anuncios