␥ Bartolomé Mitre [1821-1906]

por Teoría de la historia

Bartolomé Mitre nació en Buenos Aires en 1821. Pasó los años de su infancia en Carmen de Patagones. Muy joven se inclinó a las letras y publicó sus primeras poesías en un diario de Montevideo. En esa ciudad se casó en 1841 con Delfina de Vedia, con quien tendría seis hijos. En el exilio vivió en Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, amplió su visión, se formó como militar, estudió las lenguas aborígenes, ejerció el periodismo. En 1852 mandó una división de artillería en la batalla de Caseros, que logró la caída de Rosas. Luego comandó las huestes porteñas contra Urquiza, que fueron derrotadas en Cepeda (1859) y triunfaron en Pavón, en 1861. Gobernador de Buenos Aires, en 1862 fue elegido presidente de la Nación unida. Para la Corte Suprema buscó hombres que fueran un contralor imparcial de los otros poderes y “viniendo de la oposición, dieran a los conciudadanos la mayor seguridad de la amplia protección de sus derechos”. Organizó el Estado, impulsó los ferrocarriles, creó el Colegio Nacional de Buenos Aires y otros similares en las provincias. Encabezó en el terreno el ejército de la Triple Alianza en la guerra contra el Paraguay. Concluida la presidencia, fue senador. Murió en su casa, en la calle San Martín, desde la cual se iba caminando solo a la Casa de Gobierno cuando, entre 1862 y 1868, ejercía la presidencia de la Nación. Su trabajo crítico Ollantay, estudio sobre el drama quechua (1881) fue una contribución importante en su época sobre los orígenes de esa pieza teatral. Como publicista, fue fundador del diario La Nación (1869), famoso órgano de difusión de las ideas y las letras. Su nombre está también vinculado al nacimiento de La Revista de Buenos Aires y La Revista Argentina. Si bien escribió además poesía y novela, posiblemente la obra por la que más se le recuerda es su traducción de la Divina Comedia, esfuerzo al que dedicó prácticamente toda su vida. Muchos conocieron a Dante gracias a él, entre ellos, Rubén Darío, que lo recuerda con gratitud en El canto errante. Sin embargo, su obra como historiador -tanto la Historia de Belgrano y de la independencia argentina como la Historia de San Martín y de la emancipación americana- ha sido fundadora. Dicha labor está relacionada con la organización de los archivos de Belgrano (diez volúmenes) y de San Martín (doce), además del suyo propio, que ha servido de base para la organización del museo que lleva su nombre. El objetivo de Mitre era producir una interpretación de la historia argentina que sirviera de base para la tarea de construir el Estado y la nación. Para ello formuló las primeras visiones heroicas del pasado argentino, con los personajes y las situaciones que años más tarde divulgarían maestros y políticos. Mitre dio una enorme importancia a los criterios de la prueba documental que eran la base del método histórico a fines del siglo XIX.

[Fuente: Museo Mitre]