␥ Christopher Hill [1912-2003]

por Teoría de la historia

El historiador británico Christopher Hill hizo suyo el siglo XVII. Su influyente y original ensayo, La revolución inglesa de 1640, abrió el camino de futuras revisiones históricas de este crucial periodo en la historia de Inglaterra. “Si podemos estar seguros de que el XVII transformó Inglaterra y a los ingleses más que otro siglo excepto el presente”, escribió en 1989 el también historiador John Murrill, “debemos ese reconocimiento a Hill por encima de cualquier otro académico”. Fue el elemento revolucionario lo que atrajo a Hill hacia el XVII. Textos como Orígenes de la revolución inglesa, puritanismo y revolución o La reforma de la revolución industrial, escritos entre 1958 y 1967, se convirtieron en manuales obligados del mundo universitario. Compaginó la docencia con la investigación y siguió publicando ensayos históricos hasta mediados de los noventa. Hill creció en York, al norte de Inglaterra, en el seno de una familia metodista. Estudió en la Universidad de Oxford, donde Vivien Galbraith y Kenneth Bell corrigieron sus pruebas de acceso brindándole la nota más alta posible. Galbraith, al parecer, viajó hasta York para asegurarse que el entonces niño de 16 años no se sintiera atraído por la rival Cambridge. Hill permaneció en Oxford, impartiendo clases en el Balliol College, hasta su jubilación en 1978. Para entonces mantenía vivo su credo marxista aunque atrás quedaban sus años de militancia en el Partido Comunista. Su tendencia izquierdista no se sabe a ciencia cierta cuándo ni cómo se produjo. Él mismo lo relacionó con un intento de comprender a los poetas metafísicos del siglo XVII, pero probablemente tuvo más que ver con la lectura de Marx y la coyuntura nacional e internacional en sus años formativos. “Me vi forzado a cuestionar aspectos de mi propia sociedad que hasta entonces no me había planteado”, llegó a comentar. Su desengaño con el comunismo se produjo poco después de la invasión de Hungría en 1956. Según ha dicho Martin Kettle, el texto maestro de Hill sobre la revolución de 1640, publicado originalmente en una colección de ensayos, fue un “asalto a la representación tradicional de la época como una aberración en la continuidad majestuosa de la historia inglesa”. El libro apareció durante la II Guerra Mundial, con la amenza de muerte presente en su autor. “Lo escribí”, recordó en una entrevista, “muy rápido y con abundante caudal de furia interna”. Creyó equivocadamente que sería su “último testamento”. Hill tenía fama de hombre reservado, inescrutable en su vida privada y tendente a callar frente a sus alumnos.

[Lourdes GÓMEZ. “Christopher Hill, historiador”, in El País, 27 de febrero de 2003]