Teoría de la historia

Instituto Superior del Profesorado "Dr. Joaquín V. González". Departamento de Historia ● Universidad Nacional de General Sarmiento. Instituto de Ciencias BUENOS AIRES ❖ ARGENTINA

✍ The Indian Ideology [2012]

cache_278_435_3_the-indian-ideologyThe Indian Ideology by Perry Anderson is a collection of three essays originally published in the London Review of Books. Perry Anderson is well established name in Western Marxism/New Left and has been editor of New Left Review for twenty years starting 1962. Currently he is Professor of History and Sociology at the University of California, Los Angeles (ULCA). He has written voluminous influential books which include Passages From Antiquity to Feudalism, Lineages of the Absolutist State, The Origins of Postmodernity, Spectrum: From Right to Left in the World of Ideas, among many others. He has written innumerous articles as well. Among his more recent articles include Gandhi Centre Stage, Why Partition, and After Nehru which provide much deeper insight into the partition and aftermath. As the title suggests, The Indian Ideology through critical engagement delves deep into the set of ideas (or nationalist discourse) that shape the Indian nation – democracy, multicultural unity and secularity – and deals with ‘conditions and events that generated them, and which they both reflect and distort’ (p.2). For Anderson the idea of India as one in its civilizational aspects of evolution and inherent unity is contested by the fact that ‘subcontinent as we know it today never formed a single political or cultural unit in premodern times’ (p.10). Demonstrating the intellectual depth of Perry Anderson, this book is a significant intervention in the direction of constructive criticism – whether this comes through self engagement in nationalist historiography or, through the efforts of the scholars from without (as Perry Anderson does here). We often come across familiar discourses when it comes to the question of independence struggle and partition, putting the burden of blame straight on imperialist rule of Britain through its policy of fanning the communal orientations. But this book has different things to say than the commonly accepted theories of the origin and evolution of the two states of India and Pakistan as seen in the writings of the intellectual pundits on the subject. Against this commonly accepted legacy, Anderson is quite vocal in holding Congress responsible for the partition as the Congress is essentially a Hindu party to him. More to it, Anderson squarely holds Gandhi and Nehru responsible for the ills and wrongs that have followed during the trajectory of the Indian state after partition. The three essays in the book thus deal with these pertinent issues. The first of these essays is related to the man known for his steel-like commitment to non violence and humanity – M K Gandhi. M.K. Gandhi was an able political leader, ‘a first-class organizer and fund raiser – diligent, efficient, meticulous ……. (p. 17)’. But that doesn’t exempt him from criticism and there is no need to sentimentalize him. (See the author’s interview with Praful Bidwai). M K Gandhi is held to be responsible for injection of religion into politics, (…But it was not Jinnah who injected religion into the vocabulary and imagery of the national movement, it was Gandhi. p. 93), for flirting with non violence like resorting to violence in 2nd non cooperation movement (…. ‘in mid 1918 went out of his way to try and drum up recruits for the imperialist slaughter in Flanders, tramping as far as Bihar in a bid – happily a dismal failure – to round up more villagers for the trenches’ p. 28) and for ambiguity on the question of caste (‘there was no need to adjust balance in this life: Interdrinking, interdining, intermarrying, I hold, are not essential for the promotion of spirit of democracy’ p.37). Infact Gandhi feared the ganging up of untouchables with Muslims (after the communal award) that might have led to the killing of caste Hindus, so he used his weapon of the fast and ultimately Ambedkar ‘yielded to Gandhi’s blackmail’ (p.41). The intoxication of national iconography, according to Anderson has rendered the nationalist opinion of Gandhi intolerant to criticism as shown by the reception of some important works like Kathryn Tidrick’s book on Gandhi. The second chapter deals with partition of the subcontinent and the gory aftermath of riots associated with it. It reflects on the role of Nehru and the Congress party in bringing about such an outcome. One of the main ideas that Perry Anderson rightly brings out here is that brisk statesmanship on part of the Congress (Had it acted more modestly and wisely, the subcontinent would have avoided the calamity of its division. p.97) and Nehru could have averted the partition. But the things turned otherwise and finally the partition that should have been taken place in the timeframe of a year was hastily brought forth in matter of few weeks that led to the heavy avalanche of massacre and refugees (One could also add here that early partition proved tempting, otherwise Congress would have to counter mass confrontation by the Left according to the historian,-Sumit Sarkar). Obsessed by the election results of 1937, Nehru considered the British and Congress as the only two political forces considering the Muslim league always as a relic of Muslim feudalism, – ‘a spent force that might now be ignored’ (p.58). And more importantly, Nehru thought that coalition with it was injurious to Congress. . For Muslim league and Jinnah what mattered more was ‘that independence would have to accommodate their coexistence in a form that gave autonomy and sovereignty to those areas where there was a Muslim majority, as constituent units within any future constitution (p.59).’ This for Nehru was worse as it would defeat his aim of a centralized state, and hence he prepared for division. India according to Nehru should get the lion’s share in the partition and for this, time bestowed Mountbatten on him. Two Muslim majority districts were awarded to India: one that was strategic containing the only land route to Kashmir (Gurdaspur) and other containing a large arsenal, Hyderabad, brought in with massacre of about forty thousand Muslims (report on massacre suppressed by Nehru on insistence of Patel) and Bengal divided by Congress rallying behind Hindu Mahasabha so as to fuel division on religious lines. NWFP which had rallied behind Congress through the leadership of Badshah Khan considered partition a betrayal and Nehru’s insistence of keeping the independence option out a double betrayal. Overall the social misperception: that Muslim league could be discounted, electoral architecture (first past the post: that kept minorities at disadvantageous position and paid fruitfully for Congress), historical mythology: impression of oneness of Indian civilization kept Congress away from taking a balanced look into the political situation in the struggle for independence. The big question in South Asia – Kashmir dispute – is given a very different treatment than the one presented and propagated by the Indian nationalist narratives. It is here that Perry Anderson makes many radical interventions into the much guarded, yet vulnerable, Indian discourse on Kashmir. Anderson is scathing in his critique of the way India handled and has since handled this issue, which has sapped the vitality of Indian intellectual life vis-à-vis Kashmir. Barring Ambedkar, all leaders of the time, Nehru, Gandhi (who felt proud of Indian forces and aeroplanes that went with materials and arms and ammunition requirements for the army fighting in Kashmir) and Patel acted in unison to subdue a population of 5 million as if they were a “lottery ticket”. Kashmir’s ‘intimate personal significance (p.81)’ for Nehru, substantiated by its strategic importance as route to Central Asia, an ideological prize for Indian secularism, made them to take a step that still mars the peace in south Asia. The question of Kashmir in the Indian nationalist discourse is and has been justified on the basis of signing of the Instrument of Accession by Maharaja Hari Singh. But, for Anderson, this is a sham. The fact is that Instrument of Accession brought by V.K. Menon (waving the document in triumph to Manekshaw ‘Sam, we have got it’) was a forged declaration of accession to India by the Maharajah, supposedly brought back by him (Menon) from Srinagar, when in fact he was still in Delhi – a document recently ‘discovered’, but which India was unable to produce for half a century. [...] Congress high command, fearing Srinagar was about to fall, could not wait for this formality (p.83)’. Even if that may be the case, it looks highly unreasonable to argue that 5 million people can be unwillingly held against their wishes on the basis of a single signature or document by a person who hardly had any concern for the same people. Fearing that India will lose the officially announced plebiscite, it was never conducted. The reality is that when Sheikh Abdullah raised the demand for independent Kashmir, he was jailed and replaced by the corrupt government of Bakshi Ghulam Mohammad commonly called as Bakshi Brothers Corporation (BBC). In the service of national interest New Delhi time and again tolerated and shamelessly encouraged the corrupt governments in Kashmir. As Nehru authoritatively remarked, ‘Till things improve, democracy and morality can wait (p.119)’. The things have in fact moved from bad to worse with no improvement in sight in the near future. After independence/partition what accompanied the newly-formed Indian state? Raj system bureaucracy, corruption, first-past the-post electoral system, an excuse for strong government that actually helped Congress every time, political subterfuge in Kashmir and the North East, minorities ignored, Congress tuned to needs of rich farmers, traders and urban professionals, poor record in education, health and more. But what then kept India from disintegration. For Anderson, caste has become the enabling condition of democracy. ‘Fixing in hierarchical position and dividing from each other every disadvantaged group, [...] , it struck away any possibility of broad collective action to redress earthly injustice that might otherwise have threatened the stability of the parliamentary order over which Congress serenely presided for two decades after independence, as it became the habitual framework of the nation (p.112)’. One need not to sideline what happened in North East. The repression in North East is even more appalling if one goes into the brutalities done under the garb of Armed Forces Special Powers Act – a repressive piece of legislation enacted in 1958. Add to it the events of the border dispute with China which according to Anderson was never settled during British Raj. Lack of historical common sense on part of Nehru led to the heavy damage both in territorial and military terms – that completely shattered him. One of the worst legacies that Nehru left was that ‘he injected a further irrational element into political system, blood rather than faith, with the creation of a heredity dynasty that has been an additional curse that lingers without end (p.147).’ On the parameters of secularism, according to Anderson, Indian secularism is actually Hindu confessionalism considering the circumstances the Muslims found themselves in when it came to entitlements and citizens’ rights from the state. This is mainly because the practice and composition of Congress is based in the Hindu community. Under the conditions in which religion and state were not separated, rise of BJP need not be taken with alarm since there was no actual threats to democracy equivalent to inter war Europe. The fallout out of such secularism is blurring of boundaries between ideologies in which Congress is soft on Hindutva and BJP professing the language of secularism. Under this heavy criticism, only one institution stands laudable in analysis of Perry Anderson – judiciary (rightly so, if one looks at the 95-97 World Values Survey in which 67% Indians showed trust in legal system). The courts in India have taken lead in declaring the laws unconstitutional that contravene the public interest and are against the ideals of constitution. The intervention of courts into body politic for general public interest on account of decay of other institutions is ‘chemotherapy for a carcinogenic body politic’ (p.161). Towards the end of book, Anderson looks into how intellectuals have tackled the question of Indian ideology or in general the political system. The approach of most of the intellectuals is highly critical, but the approach to the cardinal values of Indian ideology – democracy, secularity, unity – is different. Political critique is less searching and less comprehensive in the context of apparatuses of repression like preventive detention laws. The cultural aspects like practice, belief burden of metaphysics, poetry and mathematics make it highly difficult to engage with a secular criticism of the Hinduism. In this line, Kashmir held as secular image of India, has served as an excuse for Indian expansionism, and response to this from Indian intellectuals has been dismal as they mostly have kept silent/showed lack of moral indignation on the issue, including the Nobel laureate Amartya Sen. What is the way out then from this intoxication by the uniqueness of idea of India that harms the national character and interest? First of all, there is aneed to engage in a self-critical manner. Secondly there is need to come out of the burden of the romanticized past. And lastly, exit of the paralytic Congress from the national scène. Overall the book fulfills the need in the academic and intellectual circles – that ideals and democratic consciousness needs to be backed by democratic practices and if that is not followed, then there is need of self critical engagement to fine tune the ideas to the reality, whether that reality be BJP, or need to move to consociational politics. BJP is a party that has established cadres and programme and so long as Congress plays soft on Hindutva there is no reason to vote for it. Consociational representation for minorities in proportion to population could well serve to protect their interests. The reality thus demands justice to be done to the people at the margins. But there are certain issues that strike the mind while reading the book. It looks apparent at the face that author has focused on Nehru and others as individuals making decisions in ‘individual capacity removed from the context’ in which they lived. The reality however is that pushes and pulls to carry all others in unison, and weigh the decision in terms of national interest bear heavily on decision makers. Take the case of Nehru and his socialistic pattern of economy. His choice for this pattern was countered by conservative clique of Sardar Patel. One could see this when Patel remarked that “We do not need Lenin here”. The sustenance of this conservative clique – that provided niche for Indian Bourgeoisie – was facilitated by particular method of decision making in congress in which Nehru had little room of maneuvering. This is because there was a 3:1 ratio in favour of the Patel-led conservatives in the Congress Working Committee since the mid-1950s and this method maintained the status quo. The structural factors also limited his choice for reform. For example the bureaucratic system was still colonial in its orientation and was averse to change. Similarly, Nehru’s Kashmir policy was conditioned by structural and international factors in addition his personal interest. The correspondence of trio – Patel, Maharajah, Menon – had decisive role in the integration of Jammu and Kashmir with India. One could see this in Patel’s Correspondence with Maharajah: “I wish to assure you that the interest of Kashmir lies in joining the Indian union without any delay. Its history and tradition demand it and all India looks up to you and expects you to take this decision”. (Patel to Hari Singh as quoted in Victoria Shoefield, Kashmir in conflict; India, Pakistan and the Unending War). Patel also had played spoil sport in the Article 370 during Nehru’s absence from country in October 1949 which greatly restricted the broader vision of Nehru about Kashmiri autonomy. Even when Nehru favored amicable solution to Kashmir issue by authorizing Sheikh Abdullah to travel to Pakistan to discuss with Ayub khan, later considered it as ‘absurd suggestion’ and thus kept Kashmir issue unaddressed. One could thus clearly notice how socio – political factors come to bear on the individual decision makers embedded in the complexities of national interest. Mahatma Gandhi needs to be contextualised as well when it comes to his support for British in conquest of Flanders. This support like others for British, Gandhi will himself mention ‘was actuated by the belief that it was possible by such services to gain a status of full equality in the Empire for my countrymen (Gandhi’s statement in court in 1922 when he was sentenced for six years imprisonment)’ By early 1920’s he was utterly disillusioned with the British policies and experience had proved to him that it acted in unscruplous and unjust manner. Morris Jones will say it brilliantly that ‘Circumstances and temperament caused him to concentrate his attention far more on the duty of the citizen in the imperfect states of the everyday world.’(Jones, Mahatma Gandhi – Political Philosopher). Moreover, the focus on faltering ideology throughout the book ignores how far India has been successful in sustaining the institutions of parliamentary democracy. Whatever has been the problem with the “Indian ideology” that does not negate what has evolved in course of its progress – power as a sharable good in coalition and parliamentary form (Yogendra Yadav et al, Crafting State Nation: India and other Multinational Democracies). Relieving British of the responsibility of partition on the note that it ‘played safer divisions’, Anderson ignores the fact that over the course of time British foisted an all India political category of ‘Indian Muslims’ that acquired relevance in the partition. This identification and breach between two communities became politicized, leading to a thoroughly painful course to partition. It is a case that repression has taken a heavy toll on the democratic expression in the many parts but democratic practice in India has given way to multiple identities that are complimentary to the national identity. In this case of multiple identities, Anderson hardly mentions the role of strong regional parties that have cemented such identities. To end, one is reminded of Romila Thapar’s remark that ‘in course of democratic struggle one has to move against the notion of two India’s – the shining India and the other India’. That could be a better thought in reckoning than just focusing on one and keeping the other in suspension.

[Latief DAR. "Book Review: The Indian Ideology by Perry Anderson", in Sanhati (Bengala), 31 de marzo de 2013]

✍ San Francisco de Asís [1999]

416-RMFH2bLA sus 76 años Jacques Le Goff está viviendo su momento intelectual más productivo. Si su Saint Louis fue un auténtico fenómeno de masas, su última obra, Saint François d’Assise, discurre por el mismo camino. Desde los años setenta las editoriales francesas supieron captar al gran público a través de atractivas biografías históricas, fenómeno analizado por Raquel García Arancón en su reseña del anterior libro de Le Goff (Memoria y Civilización, 1, p. 272-274). Sobre esta base, nuestro autor ha desplegado una auténtica campaña de ventas a través de la editorial Gallimard. La edición del libro, sobria y poco comercial, aparece enmascarada bajo una atractiva presentación gracias a las fotografías a color de las páginas centrales y a una camisa colorista. Todo un producto concebido para continuar el éxito comercial de San Luis. Tras su presentación en otoño de 1999, el libro puede adquirirse en todo tipo de librerías. El ejemplo más elocuente lo constituye el centro parisino del FNAC-Les Halles, donde se dedica toda una estantería a Le Goff. Allí San Luis ocupa todavía un lugar relevante entre las obras más vendidas y, San Francisco, preside la sección de exitosas novedades. Paradójicamente nuestro autor acaba de editar junto con su colega Jean-Claude Schmitt el Dictionnaire raisonné de l’Occident médiéval (Paris: Éditions Fayard, 1999. 1224 p. 498 FF.), publicación desapercibida para el gran público. ¿Responde el contenido de San Francisco al fenómeno sociológico generado? En su anterior obra Le Goff optó por biografiar uno de los monarcas medievales más apasionantes. Ahora lo hace con la figura clave para comprender la religiosidad bajomedieval europea. Estamos ante una personalidad creadora de órdenes religiosas innovadoras, de nuevas formas de la oración y de toda una renovación del pensamiento cristiano. Su atractiva y seductora personalidad se convirtió en un modelo a seguir por un pueblo alejado del encorsetado sistema eclesiástico del siglo XIII. Su nueva visión del mundo enlazaba con las necesidades espirituales de la sociedad secular de esta época, buscadoras de una vivencialidad más humana. En definitiva, unos ingredientes exquisitos para una biografía jugosa. En 1996 Le Goff sentó las bases para la renovación de la biografía con la monografía del monarca francés. Su San Francisco en cambio, dista mucho de aquellas pretensiones. La obra, pese a tener una estructura atractiva, no pasa de ser una recopilación de artículos dispersos publicados sobre el tema, si bien actualizados y retocados para este libro. En este sentido, los lectores galos agradecerán especialmente la traducción al francés de un antiguo estudio de 1967, publicado en italiano bajo el título Francesco d’Assisi, que compone el cuerpo central de este libro. El resto de trabajos fueron publicados entre 1973 y 1981, una cronología un tanto alejada en el tiempo para una figura sobre la que se está escribiendo constantemente. Intentando paliar esta realidad, nuestro autor actualiza la bibliografía del texto y la incluye en un suplemento bibliográfico final, recogiendo los estudios más relevantes realizados entre 1967 y 1999. En el apartado bibliográfico resulta sorprendente la escasa presencia de diferentes estudios publicados en las últimas décadas sobre el santo de Asís, como el artículo de Hester Goodenough Gelber en la obra Saints and Virtues editada por John Stratton (1987, p. 15-35). Todavía resulta más extraño la escasa relevancia otorgada a revistas como Archivum Franciscanum Historicum y Franziskanische Studien, y la nula presencia de otras como Collectanea Franciscana/Bibliographia Franciscana, Estudios Franciscanos, Selecciones de Franciscanismo, Franciscanum, Franciscan Studies, o Itinerarium, por citar algunas de las más representativas. Descendiendo a su contenido, la obra se nos presenta como un producto genuino de Le Goff, con la marca metodológica de la nouvelle histoire. No nos hallamos ante una hagiografía ensalzadora de la figura de un santo, tampoco ante una biografía que pretende historiar diacrónica y minuciosamente un personaje; se trata de un pretexto para mostrar el conjunto de una sociedad erigida alrededor de este protagonista. Elsaint-francois-d-assise-jacques-le-goff-9782070756247 autor no puede ocultar su fascinación por este santo que, rehuyendo la riqueza, se consagra a los pobres. El San Francisco dibujado por Le Goff se enmarca dentro del fenómeno urbano italiano, donde nacen modos de vida y estrategias sociabilizadoras hasta entonces inéditas. La economía de la época tuvo su reflejo en el pensamiento del franciscanismo. Aunque San Francisco no tuvo una doctrina económica determinada, lanzó su peculiar cruzada contra la riqueza a través de la pobreza. Pero el santo de Asís no pretendió imponer su modelo a toda la sociedad, por lo que restringió su doctrina únicamente a su regla, aunque ello no le supuso vivir de espaldas al mundo. Los franciscanos se encomendaron a actividades de caridad, poniéndose al servicio de pobres y enfermos. Sus sermones, dirigidos a la gran muchedumbre, proponían la imitación de Cristo. Del mismo modo, en San Francisco se constataba una verdadera repugnancia al ejercicio del poder. Unido a ello estaba el rechazo a los sabios doctores, viendo en la ciencia una forma de propiedad; los libros resultaban caros, por lo que el pobre debía alejarse de aquellas ambiciones de los sabios. Llegar a esta categoría conllevaba el riesgo de la posesión de bienes y la posible ansia por acceder al poder. Pese a estas teorizaciones, San Francisco intentó comprender aquellas actitudes e, incluso, autorizó a su discípulo Antonio de Padua a seguir los estudios universitarios. Esta espiritualidad se concretó en la creación de una nueva Orden y en el compromiso de los laicos, aspectos analizados por Le Goff. A través de esta obra se nos ofrece una visión muy atractiva e interesante de la figura clave que puso las bases del paso de la religiosidad feudal a una nueva época. La novedad del libro no radica tanto en su contenido, ya publicado en otros lugares, sino en su recopilación en un solo volumen, 3079311-Mpermitiendo al investigador acceder a las inteligentes apreciaciones que sobre este santo y su sociedad contemporánea realiza el genial autor francés. Por contra, este carácter compilatorio deja a un lado aspectos que el propio autor hubiera analizado magistralmente en el caso de haber acometido esta monografía ex novo, tal y como lo hizo con San Luis. Sería el caso, por ejemplo, de un análisis singularizado sobre el amor de San Francisco por la naturaleza y su admiración por la Creación, aspectos reflejados en los pintores franciscanos, inventores del paisajismo. Jacques Le Goff suele concluir alguna de sus obras con un colofón que deja en el lector una pregunta o una reflexión que va más allá del contenido mismo del libro. Ésto ocurre con su San Francisco, sugiriéndonos que la enseñanza del santo continúa válida hoy en día: “Abrirse y resistir al mismo tiempo al mundo es un modelo, un programa de ayer y de hoy y, sin duda, de mañana. En nuestra época, a pesar de los fracasos, las tradiciones, y que todavía el hambre, la miseria y la opresión no tienen visos de ser vencidos, nuestras miradas y nuestros esfuerzos, deben canalizarse primero hacia los trágicos países del tercer mundo y tomar como modelo a los pequeños, a los pobres y a los oprimidos. Por ello, la lección del franciscanismo dentro del gran movimiento hacia los laicos es todavía válida en nuestro tiempo”.

[Roldán Jimeno ARANGUREN. "Le Goff, Jacques, Saint François d'Assise, Paris: Éditions Gallimard, 1999, 220 p., 120 FF.", in Memoria y civilización (Navarra), vol. III, 2000, pp. 403-406]

✍ Spectrum. De la derecha a la izquierda en el mundo de las ideas [2005]

4270 SPECTRUMHace algunos años la revista Nexos me pidió reseñar el libro de Perry Anderson Campos de batalla (1992). En ese libro, el autor se ocupó de Michael Mann, Isaiah Berlin, Carlo Ginzburg, Norberto Bobbio y Fernard Braudel, entre otros pensadores. Spectrum es la continuación de ese proyecto. A diferencia de muchos artículos y reseñas publicados en revistas especializadas, los ensayos de Anderson no están lastrados por la jerga. Es notable que ninguno de los que componen este nuevo libro fuera originalmente publicado en revistas académicas especializadas. La mayoría apareció en London Review of Books (LRB) y otros más en New Left Review (NLR) (Verso, la editorial que publicó ambos libros, es el brazo editorial de NLR). ¿Son estos trabajos menos profundos, serios y relevantes que los textos publicados en la American Political Science Review o en Political Theory? En absoluto. Varios de ellos tienen más sustancia que muchos análisis especializados publicados en revistas estrictamente arbitradas. Para el autor, es clara la importancia para el mundo intelectual de publicaciones como LRB y NLR —serias, cultas, donde escriben mayoritariamente académicos, pero no gobernadas por la academia—. Por ello, Anderson dedica uno de los ensayos de este libro a la London Review of Books. Escribe con conocimiento de causa: desde principios de la década de 1960 ha sido un editor clave de NLR. No teme asumirse como un intelectual de izquierda, ligado críticamente a la derrotada tradición marxista. ¿Es Anderson un periodista culto? En lo absoluto: es un respetado profesor de historia en UCLA y ha ocupado distinguidas cátedras en importantes universidades en ambos lados del Atlántico. Sin embargo, Anderson deliberadamente ha evitado la etiqueta de especialista. Cree que la tendencia a la especialización refuerza la introspección intelectual e impide exploraciones intelectualmente más ambiciosas. Esto no quiere decir que carezca de método. En los dos libros —el que aquí nos ocupa y Campos de batalla— Anderson hace un deslinde de otros enfoques en la historia de las ideas. No estudia temas o conceptos individuales como unidades de investigación ni rastrea sus vicisitudes a lo largo del tiempo en la obra de diversos personajes (como hace Berlin), tampoco se centra en los “discursos” ni en el lenguaje colectivo de las ideologías hegemónicas en un momento determinado (escuela de Cambridge), así como tampoco “deconstruye” los textos, como querría Derrida. Los ensayos de Anderson: “se centran en autores individuales, no en conceptos, discursos o textos, con el propósito de reconstruir su trabajo, en cuanto esto sea posible, como una unidad intencional, situada dentro de las corrientes intelectuales y políticas de su época […] intentan identificar contradicciones específicas en las argumentaciones, cuando las hay, y tratarlas no como lapsus fortuitos, sino como puntos de tensión sintomáticos, bien sea dentro del cuerpo mismo del pensamiento o en relación con evidencias que van más allá de él”. Trece años más tarde añade que las ideas complejas: “se estudian mejor en el trabajo detallado de los escritores particulares que las produjeron, como textos inseparables de los contextos históricos (los cuales son, a la vez, sociales y conceptuales), pero no reducibles a ellos (p. xii)”. En otras palabras, para Anderson, el autor —y su genio— viven. El nuevo libro pretende ofrecer una mirada secuencial, de derecha a izquierda, del mundo de las “ideas contemporáneas”, pasando por el centro. Así, se ocupa de cuatro autores de la derecha “intransigente”: Carl Schmitt, Leo Strauss, Michael Oakshoot y Friedrich Hayek. Del centro “ajustable” revisa a John Rawls, Jurgen Habermas y Norberto Bobbio. Por último, en los sitios de honor, a la izquierda, se encuentran: Edward Thompson, Sebastiano Timpanaro, Gabriel García Márquez, Eric Hobsbawm, Eric Brenner y Göran Therborn. De este espectro ideológico, lo más notable son las afinidades disciplinarias. En efecto, los ensayos del libro se encuentran divididos en cuatro secciones temáticas: política, filosofía, historia y “deudas” (donde se recogen los ensayos sobre el LRB y una investigación sobre su padre, funcionario de las Aduanas Imperiales, en China). No es una casualidad que la derecha ocupe el apartado de la política, el centro el de la filosofía y la izquierda el de la historia. El análisis del pasado parecería ser la tesis del libro, es el último refugio de una tradición en desbandada. La idea bien podría ser cierta. En la política y la filosofía —por no mencionar la economía— el marxismo tiene hoy poco o nada qué decir, mientras que algunos análisis marxistas históricos retienen todavía cierto poder explicativo. Pienso en particular en el análisis del nacionalismo. Los iluminadores trabajos de gente como Hobsbawm, Benedict Anderson (su hermano), Russell Jacoby y el propio Perry son muestra de ello. Aun así, hay algo forzado en la tesis de la historia como santuario de la izquierda: la inclusión de García Márquez (“¿Qué crestomatía de la izquierda podría realmente excluirlo?”) en un panteón de historiadores (“su ficción nunca ha tenido como objeto el mundo contemporáneo”) es un indicio de que no todo lo “bueno” cabe en una misma categoría. Anderson se ocupa, en primer lugar, de los cuatro autores en la derecha que ya hemos mencionado. Así, intenta explicar el atractivo de sus ideas, pero también busca identificar sus vulnerabilidades lógicas y conceptuales. En Campos de batalla el autor fue uno de los pocos marxistas que tomó en serio las ideas de Francis Fukuyama sobre el fin de la historia.2 Su ensayo sobre Schmitt, Strauss, Oakshoot y Hayek es agudo, sobre todo en lo que respecta al filósofo inglés. El Oakshoot de la “conversación interminable” es también el crítico de derecha que pensaba que el laborismo en su país amenazaba con convertirse en un totalitarismo nativo. Anderson encuentra al introvertido profesor británico más reaccionario que el propio Hayek (como señala Hitchens en su reseña, la idea de Hayek como un conservador es probablemente incorrecta, pues él mismo escribió un ensayo titulado “Por qué no soy un conservador”). Oakshoot es un diletante, cuya idea del gobierno, desprovista de cualquier sentido de dirección colectiva, sólo puede justificarse mediante metáforas artísticas. Anderson también utiliza su escalpelo analítico con elegancia y rigor paraanderson_spectrum exponer algunas de las incongruencias y debilidades de Bobbio, Rawls y Habermas. Expone con elegancia las deficiencias de la concepción axiológica de Bobbio de la izquierda y la derecha, la triste retirada teórica del Rawls de Liberalismo político y las claudicaciones conceptuales del autor de Las transformaciones estructurales de la esfera pública en trabajos recientes. Sin embargo, uno de los mayores pecados de los filósofos del centro es su tolerancia a las aventuras imperiales de las grandes potencias, en Iraq, los Balcanes, etcétera. Sin embargo, cuando Anderson se ocupa de los autores más afines a su posición es donde tiembla la mano del cirujano. Quizá la mera idea de cortar carne querida merma la precisión del análisis. Ya en la introducción hace un deslinde entre la izquierda “vencida” —pero honorable— y todos los demás. La derrota y la sumisión no son la misma cosa, afirma. La diferencia entre el centro “ajustable” y la izquierda es que ninguno de los autores de izquierda discutidos “ha inclinado la cabeza ante los vencedores”. ¿Qué quiere decir esto exactamente? Como Hitchens hace notar, este acto de valentía simbólica bien podría ser una simple ofuscación ante las lecciones de la historia. Entre la necedad y la valiente persistencia hay una línea tenue. Los ensayos sobre Thompson y Hobsbawm son historias familiares en las cuales se reviven viejos desacuerdos, coincidencias de fondo intemporales y lealtades a prueba de fuego. Sin embargo, aquí y allá aparecen destellos cáusticos. ¿Por qué Hobsbawm, en su larga vida, nunca renunció al partido comunista británico, aun después de conocerse los horrores del estalinismo, los gulags, etc.? Anderson cita las explicaciones que el propio historiador ha ofrecido, pero no queda del todo convencido de su validez. De la misma manera, critica la falta de interés de Hobsbawm frente al gran actor en la historia del siglo XX: Estados Unidos. La última parte de la trilogía histórica del autor, Age of Extremes, ofrece lecciones, piensa Anderson. La derrota política en la historia conduce inevitablemente a tapar el sol con un dedo: “En el mundo, una gran parte de la izquierda ha gastado buena parte de la década haciendo poco más que eso. Las dos estrategias más comunes en el repertorio de esas reacciones son aquellas a las cuales Hobsbawm ha dado una expresión excepcional: rebautizar el sistema victorioso para volverlo menos desagradable y exagerar las grietas en su triunfo para creer que es más vulnerable. En cualquier caso, el impulso subyacente es el mismo: la idea de que cualquier oposición efectiva al orden establecido requiere creer que pronto desaparecerá y que reconocer su identidad y fortaleza conduce de alguna manera a su aceptación. Esto es un error. La inteligencia precisa sobre el enemigo importa más que los panfletos dirigidos a elevar una dudosa moral. Una resistencia que prescinde de los consuelos es siempre más fuerte que una que depende de ellos”. Tiene razón Perry Anderson: ojalá escuchara sus propios consejos.

[José Antonio AGUILAR RIVERA. "Spectrum. From Right to Left in the World of Ideas, por Perry Anderson, Londres, Verso, 2005, 388 p.", in Política y gobierno (México), vol. XIII, nº 2, II semestre de 2006, pp. 417-421]

✍ Saint Louis [1996]

373560Las biografías históricas dirigidas al gran público tienen en Francia una larga tradición. En la década de los años 70 y 80 las editoriales Fayard y Tallandier popularizaron en libros baratos y de reducido formato a grandes protagonistas de la historia francesa, especialmente medievales. Las colecciones abarcaban, desde títulos clásicos como el Charlemagne de A. Keinzclausz y el Saint Louis Philippe le Bel de Ch. V. Langlois, a nuevas síntesis dedicadas a Felipe el Hermoso y Duguesclin por J. F Favier y G. Minois respectivamente. El éxito de este género coincidió con el «boom» de la historia medieval en Francia. Historiadores prestigiosos y representantes de la «Nouvelle Histoire» eran figuras bien conocidas del francés medio y sus obras se vieron convertidas en verdaderos «best-sellers», gracias a la habilidad para unir la erudición del especialista y la pluma ágil del novelista: la biografía de J. Favier alcanzó en 1978 los 120.000 ejemplares. En este contexto, las dos editoriales arriba mencionadas publicaron en 1983 sendas biografías de San Luis, confiadas a J. Richard, profesor de Dijon, y R. Sivery, de Lille III. La coincidencia en el personaje analizado no era casual: en marzo de ese año, según una encuesta de la revista de actualidad bibliográfica Lire, San Luis ocupaba el tercer lugar entre las doce figuras más populares de la Edad Media, detrás de Juana de Arco y Duguesclin. Había sido votado, sobre todo, por conservadores y personas mayores de 50 años. El sondeo revelaba la pervivencia del modelo escolar, matizado por la profesión, la edad, y las opiniones políticas. Casi tres lustros después el fenómeno se renueva: por los mismos días (noviembre de 1996) en que desaparecía Georges Duby, gran pontífice de la Nouvelle Histoire, Jacques Le Goff, su sucesor indiscutido en el liderazgo del medievalismo francés, alumbraba una nueva biografía sobre San Luis, fruto de quince años de trabajo. Su impacto en el público galo ha sido extraordinario. Los medios de comunicación se hacen amplio eco de la obra por espacio de un año y en estos momentos se siguen multiplicando las reseñas, algunas de ellas incorporadas a Internet. Parece difícil que aún se puedan escribir casi mil páginas nuevas sobre San Luis, pero esta biografía sólo en escasa medida recuerda las de las décadas anteriores. Conserva el formato, el precio y la disposición de las fotos e ilustraciones. El texto, salvo en la primera parte, que recuerda los análisis clásicos en orden cronológico, es diferente, novedoso y muy sugestivo. En primer lugar es un claro exponente del retorno de la «Nouvelle Histoire» a la temática que esta escuela llamó despectivamente «événemenciale»: personajes singulares de las oligarquías dirigentes son diseccionados en el contexto metodológico de una historia total. A través de individuos excepcionales, aflora el sentido profundo de la sociedad de su época. Nadie mejor que San Luis para esclarecer un periodo que, pocos años después de la muerte de rey, ya estaba idealizado con él y que, paradigmática y nostálgicamente, se llamaba «le bon temps de Saint Louis». La obra de Le Goff ofrece así un panorama apasionante del mundo occidental del siglo XIII, cuya figura central es el rey francés, junto con el emperador Federico II. Pero además Le Goff tiene la pretensión, antigua y moderna a la vez, de conocer al verdadero San Luis, más allá del arquetipo que sus coetáneos y los siglos sucesivos fabricaron. Por eso, tras resumir en la primera parte los principales hechos del reinado, dedica 600 páginas de amena pero incisiva prosa a responder a su propio enigma: ¿existió San Luis? El reto no es fácil ya que, tras un minucioso recorrido por todas las fuentes de la época, sólo un historiador coetáneo parece aportar una visión equilibrada, razonable, creíble: Juan de Joinville, amigo del rey, primer escritor laico de una vida de santo y el primero también en redactar en francés en primera persona una obra que, en cierto modo, es autobiográfica. Gracias sobre todo a este personaje, Le Goff muestra las dudas, decisiones y momentos claves de la vida de San Luis, en interacción con la sociedad del siglo XIII, pues en palabras del autor, si bien es verdad que el hombre construye su vida, también es cierto que esta lo construye a él. En las diez últimas páginas Le Goff se cuestiona hasta qué punto se ha implicado personalmente con «su» San Luis, manteniendo el necesario distanciamiento del historiador. El difícil desafío de unir, de forma a la vez erudita y apasionada, la fascinación del biógrafo y los interrogantes del científico, se salda con el sentimiento de la verdad que nace de la tensión entre el autor y su personaje. Deslumbrado por su carisma y su destino, Le Goff admira en San Luis al hombre que hay detrás del mito, aunque rechaza su rigorismo ascético y moral. Las circunstancias que permitieron al monarca afirmarse como figura excepcional fueron su posición en la cumbre de la jerarquía temporal (realeza) y espiritual (santidad), y su herencia política, económica y «nacional». Figura emblemática de un «siglo de luces», sólo en las dos últimas centurias se ha ensalzado frente a él a Federico II. Ambos reyes personifican un sueño universal: el Imperio Romano en Federico y la Cristiandad agustiniana en San Luis. Convertido éste en un topos del sentimiento histórico, Le Goff termina preguntándose ¿existió San Luis?

[Mª Raquel GARCÍA ARANCÓN. "Le Goff, J., Saint Louis, París, Gallimard, 1996, 976 p., 185 FF", in Memoria y Civilización (Navarra), vol. I, 1998, pp. 272-274]

P00642Eminente representante de la Nueva Historia y especialista de la Edad Media, Jacques Le Goff acaba de publicar el fruto de diez años de investigaciones sobre una de las figuras más populares de la historia de Francia: Luis IX, el único rey francés que ha sido canonizado. Esta biografía, erudita y apasionante, conjuga perfectamente el relato con el análisis, la historia colectiva con la vida de un hombre. Jacques Le Goff ha intentado encontrar, más allá de la leyenda de este rey cristiano, justo y piadoso, el “auténtico rostro” del individuo, reconstituyendo asimismo lo esencial de la época. Con la pasión crítica propia del historiador nos habla aquí de este encuentro y nos confía tanto las dificultades metodológicas con las que se ha encontrado, como sus descubrimientos.

—¿Por qué decidió escribir una biografía sobre san Luis?

—Decidirse por la biografía es sin duda un reto. Se ha dicho tan a menudo que a los historiadores de la École des Annales no les gustaba el género biográfico que pensé que sería divertido profundizar un poco más. Por otra parte, pienso que sólo se puede escribir una buena biografía sobre un personaje al que se piensa poder acceder. Antes del siglo XIII la ausencia de fuentes fiables imposibilita esta empresa. Así pues opté por el siglo XIII donde destacaban tres personalidades, no sólo por su importancia, sino sobre todo por las fuentes disponibles sobre ellos: san Francisco de Asís, el emperador germánico Federico II y san Luis. Sobre los dos primeros ya existían trabajos muy buenos, así que pronto se impuso san Luis. Me parecía que la mayoría de las numerosas biografías que le habían sido consagradas en los últimos veinte años no respondían suficientemente a las exigencias de rigor histórico. Exceptuando dos obras de gran calidad publicadas en los años 80 por dos historiadores: el americano Bill Jordan y el francés Jean Richard. Pero ni el uno ni el otro se habían planteado la cuestión del individuo (y en contra de lo que se piensa, la noción del individuo aparece en el siglo de san Luis), y ambos habían centrado en mayor o menor medida el tema en las cruzadas. Y sin negar la importancia que estas tuvieron en la vida de san Luis, no pienso que hayan sido el gran pensamiento de su reinado. Desde un punto de vista historiográfico, estimé pues que el terreno estaba libre.

—¿Qué dificultades encontró para edificar esta biografía monumental?

—Fiel al concepto de la “historia-problema” de la Ecole des Annales, mi primera dificultad consistió en definir una problemática que me permitiera comprender al individuo san Luis en interacción con la sociedad del siglo XIII, evitando lo que el sociólogo Pierre Bourdieu ha llamado la “ilusión biográfica”, que pretende considerar la vida de un gran hombre como un destino pretrazado, sin contar con los azares de la vida. Yo me dediqué por el contrario a mostrar las dudas, las decisiones y los momentos claves de la vida de san Luis desde su infancia de rey. Pues si bien es verdad que el hombre construye su vida, también es cierto que ésta lo construye a él. En realidad los principales obstáculos que encontré en mi trabajo de historiador tenían que ver con las fuentes, y ello a causa de su propia naturaleza. Ya que gran parte de los documentos disponibles sobre san Luis son de carácter hagiográfico o normativo. A través de san Luis, se pinta más bien al rey tal y como debiera haber sido que como en realidad fue, como ocurre en los Miroirs des princes, estos textos que nos informan más sobre la concepción del soberano ideal que sobre la auténtica personalidad de los reyes. Las cualidades y los hechos que se le atribuyen a san Luis -tratar con los pobres, los leprosos, dar muchas limosnas, etc.- también les son atribuidas a otros reyes. Sin embargo, a veces tengo la impresión de toparme con detalles lo suficientemente concretos de su vida cotidiana como para decirme: éste sí es él. Pero también en este caso me he llevado malas sorpresas… Fue entonces cuando me hice esta pregunta provocadora: ¿Existió san Luis? No se trataba por supuesto de decir que san Luis fuera tan sólo fruto de la imaginación de la historia y los historiadores, sino de preguntarme si era posible conocer al verdadero san Luis.

—¿Cómo pudo desentrañar al “verdadero” san Luis de su leyenda?

—Para empezar, los textos laudativos no ocultaban a pesar de todo algunos de sus defectos. Se sabe gracias a las confidencias de su confesor, eximido del secreto de confesión en el proceso de canonización, cuáles eran las tentaciones de san Luis y cómo luchaba contra ellas. Una serie de anécdotas nos muestran el temperamento de un hombre muy atraído por los placeres de la carne, atrapado entre la tentación y el escrupuloso respeto de las prohibiciones de la Iglesia… También disponemos del excepcional testimonio de un personaje cercano al rey, Jean de Joinville, autor de una Historia de san Luis. Joinville es el primer laico que escribe la vida de un santo, además en lengua vulgar, es decir, en francés y no en latín. Habiendo vivido la intimidad de san Luis, Joinville fue un testigo privilegiado de su vida cotidiana. Aunque admiraba mucho al rey, Joinville sabía también juzgarlo y no dudaba en regañarlo cuando estimaba, por ejemplo, que no se portaba bien con su mujer. De hecho, el título de la obra da fe de esta distancia que el autor tomaba respecto al tema. Este documento me permitió pues llegar al individuo, a ese que he llamado el “verdadero” San Luis, y “arrastrar” con él gran parte de la sociedad y problemas de su época.

—¿Cómo se explica el enorme prestigio del que disfrutaba san Luis en su época, en toda la Europa cristiana e incluso en el Imperio mongol?

—San Louis contó en vida con un extraordinario prestigio que repercutió en Francia. En mi opinión se debía sobre todo a tres cosas. En primer lugar, en un innegable carisma de jefe, retomando la noción del sociólogo alemán Max Weber. A la gente le llamaba la atención ese aura que le rodeaba, que en parte era física, y sin duda incrementada por su devoción. Pero los dos rasgos más impresionantes de su personalidad residen aún hoy en su sed de justicia y en su amor por la paz. Estas aspiraciones constantes desde el año 1000 se concretizan por fin en el reinado de san Luis. Su voluntad de pacificar el reino sucede a movimientos populares contra el poder feudal y señorial fundados en la violencia y en la guerra. Por eso san Luis era lo que podíamos llamar la conciencia cristiana. Pero más que la paz, lo mejor que hizo por Francia fue tal vez el haber generalizado un llamamiento a la justicia real, es decir al Estado. San Luis se escandaliza al descubrir que los oficiales reales y todos aquellos que dependen del Gobierno central pueden cometer injusticias o ser culpables de corrupción. Las medidas que toma para poner fin a esto responden a motivaciones de orden tanto éticorreligioso como políticas. Estableciendo una red de inspectores para controlar y dar cuenta de la correcta aplicación de la justicia, san Luis logra un doble objetivo: hacer reinar la justicia y reforzar el poder real. Hoy, sus excesos moralizadores, sus persecuciones de los judíos y su agresiva cruzada contra los musulmanes, ya criticadas en su época, reducen necesariamente nuestra admiración. Hoy, sus excesos moralizadores, sus persecuciones de los judíos y su agresiva cruzada contra los musulmanes, ya criticadas en su época, reducen necesariamente nuestra admiración.

—San Louis es pacifista y sin embargo va dos veces a las cruzadas para luchar contra los musulmanes ¿Por qué?

En aquella época, establecer la paz entre cristianos e ir a las cruzadas contra los “infieles” no era nada contradictorio. No hay que olvidar que san Luis estaba profundamente impregnado de la concepción cristiana de la guerra tal y como la define san Agustín, que considera justa cualquier guerra contra los paganos o para restablecer la justicia donde no la hay (por ejemplo la invasión territorial). De hecho sólo en este caso justifica san Agustín la guerra entre los cristianos. Finalmente, para limitar las guerras, san Agustín desea que dependan del orden político, es decir del Príncipe, el único que tiene derecho a declarar la guerra y firmar la paz. Una idea de la que se inspirará bastante san Luis, y así al abolir las guerras entre señores logra una vez más un doble objetivo: pacificar el reino y reforzar considerablemente el poder monárquico. Finalmente, irse a las cruzadas era también para san Luis una manera de perpetuar la tradición de sus antepasados, los reyes cristianos, que se remontaba a 1095. Existen además otras motivaciones de orden religioso, pues san Luis tiene una visión de la cristiandad que, desde el punto de vista territorial, comprendía Europa, donde está establecida, pero también Tierra Santa, lugar de sus orígenes y de la presencia mística de Cristo. Pero mientras que san Francisco de Asís preconiza en Tierra Santa una cruzada mediante la palabra, san Luis interviene con una cruzada militar. En el momento de entregar a los musulmanes el precio de su rescate, san Luis había obligado a los suyos a devolverles una suma de dinero hábilmente hurtada en el momento de la transacción. Un sentido de la justicia, casi universal en aquella época…

[Hugues SALORD y Anne RAPIN. "¿Existió San Luis? Entrevista al historiador Jacques Le Goff", in Label France, nº 24, junio de 1996]

✍ La bolsa y la vida. Economía y religión en la Edad Media [1986]

11106415_3_2011822_17_52_16Dans ce bref essai, Jacques Le Goff étudie le statut réservé par l’Église à l’usure et aux usuriers, question centrale dans bien des réflexions éthiques et religieuses du Moyen Âge. Le XIIIe siècle est au centre de cet ouvrage car, d’une part, les valeurs traditionnelles de l’idéal chrétien se trouvent menacées par la diffusion de l’économie monétaire et l’essor de l’usure; d’autre part, l’Église, confrontée à la montée des hérésies et face à une société en pleine mutation, choisit de parler (p. 15), ce qui induit une renaissance de la prédication. De ce fait, la source principale de l’auteur est constituée par les exempla (exemples donnés comme véridiques et insérés surtout dans des sermons), auxquels il faut ajouter les traités théologiques et les manuels de confesseur rendus nombreux par l’essor de la confession après 1215 et le IVe concile du Latran. Dans le deuxième chapitre, J. Le Goff présente le cadre théorique de son analyse, qu’il situe dans la perspective développée par Karl Polanyi: d’une part, la notion de réciprocité domine les échanges économiques; d’autre part, l’économie se trouve encastrée dans des situations qui ne sont pas elles-mêmes de nature économique, ce qui justifie le recours à une analyse institutionnelle et conduit aux notions scolastiques de juste prix et de juste salaire. L’argument majeur de l’Église contre l’usurier est que celui-ci vend le temps qui s’écoule entre le moment où il prête et celui où il est remboursé; or le temps n’appartient qu’à Dieu (p. 42). Cette accusation est très souvent reprise par les clercs, d’autant plus sensibles à cette atteinte au monopole divin que la fin du XIIe et le XIIIe siècle voient se multiplier ce type d’empiétement sur le domaine sacré. Dans le même ordre d’idées, l’auteur souligne l’accusation portée contre les intellectuels non clercs qui vivent de la vente de la science qui, comme le temps, n’appartient qu’à Dieu. À l’inverse, la valeur nouvelle du XIIIe siècle est le travail, ce qui condamne l’usurier oisif qui s’enrichit sans travailler. Ce dernier agit donc contre le plan du Créateur, ce que souligne Thomas de Chobham: L’usurier veut acquérir un profit sans aucun travail et même en dormant, ce qui va contre le précepte du Seigneur qui dit? À la sueur de ton visage, tu mangeras ton pain? (p. 45). Son salut est donc en question car si les excuses se multiplient au XIIIe siècle pour nombre de métiers jusqu’alors illicites, l’usurier reste avec les prostituées et les jongleurs condamné en soi (p. 53). J. Le Goff cite à ce propos un sermon original de J. de Vitry qui présente une variante de la société trifonctionnelle médiévale: Dieu a ordonné trois genres d’hommes, les paysans et autres travailleurs pour assurer la subsistance des autres, les chevaliers pour les défendre, les clercs pour les gouverner, mais le diable en a ordonné une quatrième, les usuriers. Ils ne participent pas au travail des hommes et ils ne seront pas châtiés avec les hommes mais avec les démons. Car à la quantité d’argent qu’ils reçoivent de l’usure correspond la quantité de bois envoyée en enfer pour les brûler (p. 61). L’auteur souligne combien ce dédoublement de la troisième fonction manifeste la méfiance des intellectuels à l’égard de la sphère des échanges qui se multiplient au XIIIe siècle mais sans être assimilés à une activité économique fondée sur le travail comme l’agriculture. À ce choix imposé à l’usurier: la bourse ou la vie vont progressivement se substituer des accommodements pour aboutir à une formule plus conciliante: la bourse et la vie. L’intégration de l’usurier à la société médiévale a été facilitée par deux éléments: la modération des taux pratiqués et l’existence d’un taux de marché accepté comme normal s’il reste à l’intérieur de certaines bornes ; l’émergence de nouvelles valeurs qui permet à la tradition scolastique de multiplier les excuses, comme les notions d’indemnité ou d’incertitude. Plus fondamentalement, c’est l’apparition de l’idée de purgatoire qui a permis cette mutation. J. Le Goff en a ailleurs évoqué la naissance, il en rappelle ici brièvement les conditions. Nombre d’exempla étudient les exigences requises pour que l’usurier et ses proches puissent accéder au purgatoire. Puisque la condamnation définitive n’est plus la sentence unique prononcée par l’Église, la contrition, le repentir et la pénitence (la restitution des biens injustement acquis) à la veille de la mort constituent des moments essentiels dans la vie religieuse de l’usurier qui retrouve ainsi un certain libre arbitre face à sa vie ou sa mort éternelles. L’auteur voit dans cet espoir de salut un élément important dans l’évolution du système économique médiéval. Les initiateurs du3068269-M capitalisme sont les usuriers, vendeurs de temps et d’argent, deux notions bien propres, notons-le, à définir le capital. Or, ce qui retient ces hommes au seuil du capitalisme, ce ne sont pas les condamnations terrestres de l’usure mais la peur angoissante de l’enfer (p. 99). De ce fait, l’espoir d’échapper à l’enfer grâce au purgatoire permit à l’usurier de faire avancer l’économie et la société du XIIIe siècle vers le capitalisme. Ce beau livre présente de multiples attraits. Outre un recueil de textes médiévaux, souvent peu accessibles, consacrés au problème de l’usure, il offre une réflexion sur les formes que peut avoir la prise en compte des réalités économiques dans une société préindustrielle. Si, dans un premier temps, le seul outil culturel disponible est religieux, l’émergence d’une forme de pensée plus laïque, et la pression du milieu social obligent dans un deuxième temps le discours de l’Église à s’adapter. De ce fait, en dehors de ses apports propres à la réflexion historique sur le Moyen Âge, cet essai constitue une contribution à l’étude théorique des systèmes économiques sous l’angle des blocages mentaux que ceux-ci rencontrent et de leur dépassement. Cette voie de recherche, qui renoue avec de célèbres exemples de l’historiographie, peut certainement apporter beaucoup, comme J. Le Goff vient de nous le démontrer.

[Jean-Yves GRENIER. "Jacques Le Goff, La Bourse et la vie : économie et religion au Moyen Âge. Paris, Hachette, 1986. 11 × 18, 126 p. (Textes du XXe  siècle )", in Revue de Synthèse (Paris), vol. CIX, 1988, pp. 161-162]